×
×
Red Internacional

Esta semana el Gobierno se sentará en la mesa paritaria con el SUTE. El oficialismo deberá hacer una propuesta salarial que reconozca la inflación, por su lado el sindicato tiene un mandato votado en plenario de 96hs. de paro y exige que no se descuenten esos días. El gobierno enfrenta la exigencia de resolver el problema salarial en la escalada inflacionaria. Y el temor de que la fuerza docente se contagie por el apoyo popular.

Cecilia Soria@Ceci_Soria_

Escuchá esta nota
Martes 16 de agosto | 10:58

Las grandes marchas repletas de apoyo popular, han sido muestra del hartazgo y el cansancio en las escuelas. La situación de crisis con inflación, pérdida del poder adquisitivo y una creciente desigualdad se hace eco en las escuelas y entre las familias. Las paritarias que firmaron los gremios estatales con el Gobierno están 20% por debajo de la inflación acumulada. El reclamo que empuja al sindicato crece desde abajo.

La implementación de jornada los días sábados pagadas con un bono fue tomada como una provocación por las trabajadoras y trabajadores de la educación. Luego del receso invernal tuvo lugar una importante marcha del sector donde el Gobierno se negó a reabrir la paritaria. Por esto desde asambleas por escuela, a través de mandatos, se dispuso un paro de 48hs. que terminó siendo votado por un plenario provincial.

El acatamiento a la medida fue muy alto, en la marcha participaron más de 25.000 personas y las familias decidieron no mandar a sus hijos e hijas a clases el resto de la semana para manifestar su solidaridad con el reclamo. El gobernador Rodolfo Suárez tuvo que posicionarse y habló de un esfuerzo sensible que harían para solucionar la situación. Finalmente firmó un aumento por decreto que generó más bronca en las escuelas. La prensa salió a pedir sensatez y mesura a las trabajadoras y trabajadores, y funcionarios del gobierno montaron un operativo mediático para deslegitimar el reclamo y buscar dividir la opinión pública.

Te puede interesar: Mostramos nuestra fuerza, construyamos un paro provincial

Las escuelas volvieron a deliberar y votaron otro paro, esta vez por 72hs. que culminó con una movilización todavía más grande el pasado miércoles. A pesar de la amenaza de descuentos del Ítem Aula, la presencia policial para controlar el ausentismo en las escuelas y la resolución que prohíbe hacer a asambleas, otra vez la medida fue contundente.

Fue por esto que el Gobierno anunció por los diarios que re abriría las paritarias. Lo hicieron transcender para buscar influir sobre los plenario del SUTE que se estaban llevando adelante. A pesar de esto, el sindicato definió entre los mandatos, un nuevo paro de 96hs. y paro por tiempo indeterminado. La propuesta de la conducción, “paro rotativo” de 24hs. en cada departamento, no logró convencer ni tener mandatos suficientes para ponerse en votación. La conducción anunció que las medidas quedarían en suspenso hasta ver la propuesta en la mesa paritaria del jueves 18.

El Gobierno irá a la paritaria con la intención de no negociar el descuento de los días de paro, según informo MDZ. En los pasillos de Casa de Gobierno toman nota de la rebelión al ítem aula que tantos años sirvió como disciplinamiento. Para cuidarse nadie se atribuye la declaración. Primero bajó su perfil Suarez y después Thomas, dejando como portavoz al Ministro de gobierno Víctor Ibáñez.

Los gobiernos radicales han construido un discurso autoritario y denigrante de la labor en las escuelas para separar al sector de la comunidad y el resto de los trabajadores, sobre él se pararon muchos ataques al salario y las condiciones laborales. Su debilidad se encuentra en el cambio de la forma de pensar de las familias trabajadoras que empatizan con el reclamo docente. Tienen miedo de que la fuerza demostrada se contagie, como cuando el pueblo defendió la 7722. Si el apoyo se convierte en organización en común, puede cambiar la situación para el sector de educación, pero también para muchos otros que ven con buenos ojos que salgan a luchar contra el ajuste.

Te puede interesar: Los aumentos de precios alcanzaron el 71 % en los últimos doce meses en Mendoza

Esta semana será clave para en las escuelas. Para torcerle el brazo al gobierno no se puede esperar. Cada día las escuelas son puestas en funcionamiento por miles de trabajadoras y trabajadores de la educación que sostienen la educación pública y tienden lazos con las comunidades. Se calcula que hay 60.000 personas trabajando en las escuelas, en cada familia hay una maestra, en cada barrio se conoce como viven y cuánto ganan.

Lo que menos quieren los gobiernos se gesta por abajo, reuniones por escuelas entre familias y docentes, recorridas por barrios, debates sobre el conflicto, los salarios y los ajustes del gobierno nacional. En varios establecimientos ya se preparan ferias americanas, bingos y todo tipo de actividades con la comunidad para enfrentar los posibles descuentos del Ítem Aula. Si esa unidad logra fortalecerse, transformarse en un apoyo activo y solidaridad mutuas, va a crecer la fuerza para poder ganarle al Gobierno.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias