×
×
Red Internacional

Un jurado popular lo declaró culpable por matar al joven en González Catán, provincia de Buenos Aires, en julio de 2020, y por intentar asesinar a un amigo de la víctima, que sobrevivió.

Jueves 25 de agosto | 11:03

Ezequiel Benítez, agente de la policía bonaerense fue condenado a 21 años y 8 meses de prisión luego de que un jurado popular lo declarara culpable por matar en exceso del cumplimiento de sus funciones al joven Lucas Verón y por intentar asesinar a un amigo de la víctima en julio de 2020 en la localidad de González Catán.

Cristian y Graciela, padres del joven asesinado, escucharon la decisión junto su familia con carteles que decían "Justicia por Lucas - A lxs Pibxs se lxs cuida" y una camiseta con la foto de su hijo. Al conocerse la pena contra los policías, los familiares gritaron "Lucas Verón, presente, ahora y siempre" y cerraron con un aplauso.

Gayol explicó que en el fallo no advirtió ninguno de los atenuantes que habían pedido las defensas oficiales, tales como la ausencia de antecedentes penales, la edad de Duarte o los hijos que tienen en común ambos acusados, a quienes criticó su "desprecio en el actuar". La condena a 21 años y 8 meses de prisión a Benítez fue por "coautor de un homicidio en exceso del cumplimiento del deber" y "coautor de una tentativa de homicidio calificada" de Gonzalo Aguirre, todo ello en "concurso real". Por otra parte, a su pareja -también policía que intervino en el crimen-, se le aplicó la pena de 4 años de cárcel como "coautora de un homicidio en exceso del cumplimiento del deber", tal como lo había decidido el jurado popular la semana pasada.

La policía gaseó a la familia de Lucas Verón dentro de la Universidad de La Matanza

Recordemos que el caso de violencia institucional cometido el 20 de julio de 2020 fue en pleno Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio por la pandemia de coronavirus. Ese día, Lucas Verón cumplía 18 años y con su amigo Gonzalo se reunieron a festejar en la casa del primero, tras lo cual salieron en moto a comprar gaseosas. Como no había nada abierto, regresaron a la casa de Lucas, pero en ese momento se encontraron con un patrullero con las sirenas y luces apagadas que, según el joven que sobrevivió, los "quiso chocar". "No nos dieron una orden de alto, nos asustamos y aceleró, era la primera vez que nos pasó algo así. Nos subimos a la vereda y el patrullero nos persiguió tirando cuatro tiros", declaró Aguirre. Según le explicó al jurado, primero hubo dos disparos y luego otros dos cuando cayeron de la moto.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias