Política

ELECCIONES 2019

Con tu voto elegís: dale fuerza a la próxima lucha contra los ataques del FMI

Faltan menos de veinte días para las PASO. El macrismo y el Frente de Todos buscan imponer la trampa de la polarización, para que no votes contra el FMI y los nuevos ataques que planean para después de las elecciones junto a los grandes empresarios. La izquierda propone otro camino: el único voto útil es el que le da fuerza a los que nos prepararnos desde ahora para pararles la mano.

Fernando Scolnik

@FernandoScolnik

Martes 23 de julio | 21:10

Imagen: Enfoque Rojo

Los poderosos intentan imponer en estas elecciones una trampa: quieren instalar la idea de que solo se puede elegir entre el macrismo y el Frente de Todos.

En Argentina, la película de la polarización ya la vimos varias veces, y nunca tuvo un final feliz para el pueblo trabajador.

En este caso, los estrategas de campaña de ambos espacios arman este juego con ayuda de la mayor parte de los medios de comunicación. Desde Juntos por el Cambio llaman a votar para no “volver al pasado”, y desde la fórmula de Alberto y Cristina Fernández convocan a sacar a Macri como sea y con quien sea.

Sin poder enamorar con sus propuestas, los candidatos de ambas listas llaman a votar contra los otros.

Pero lo importante no es solo rechazar esta trampa (como ya lo hacen millones), sino también enfrentarla con una gran campaña, en la perspectiva de prepararse desde hoy para aumentar la fuerza de los que se preparan combatir los inevitables ataques que vendrán después de las elecciones de la mano del FMI, gane quien gane. Darle el voto a quienes preparan nuevos ajustes, bajo la ilusión del "mal menor", no hace más que debilitar las peleas por venir.

La primera medida entonces es realizar una gran campaña con el Frente de Izquierda y de Trabajadores Unidad, fortaleciendo una fuerza y un programa para que esta crisis no termine otra vez en un gran saqueo al pueblo trabajador.

Veamos entonces los planes y discursos de unos y otros, para desenmascarar la trampa de la polarización.

Macri se prepara para ir a fondo con los planes del FMI

El macrismo intenta vender una ilusión que tiene fecha de vencimiento cuando termine la campaña electoral. Con el millonario préstamo del FMI han logrado contener por el momento el valor del dólar y buscan crear la expectativa de que lo peor de la crisis ya pasó, aunque la economía sigue cayendo y la inflación continúa deteriorando los salarios.

Pero la realidad es que cuando se le escapa la verdad de lo que piensa, Macri ya anuncia cuál sería su plan en caso de ganar las elecciones: “Lo mismo que ahora pero más rápido”. Es decir, acelerar los planes exigidos por el Fondo Monetario Internacional: más ajuste fiscal para pagar una deuda impagable, y reformas laboral, jubilatoria y tributaria para aumentar la flexibilización y la explotación en el trabajo, beneficiar a los empresarios y saquear aún más a los jubilados.

El modus operandi del macrismo es el mismo de siempre. En 2015 prometió “pobreza cero” para después descargar tarifazos y despidos. En 2017 incentivó de forma artificial la economía para luego llevar adelante el saqueo a los jubilados con apoyo del peronismo en el Congreso Nacional y, más tarde, poner en marcha un brutal plan de ajuste de la mano del FMI.

Si esta vez logran ganar, ya sabemos qué esperar. Pero la gran oposición social al macrismo preanuncia que esos planes no pasarían fácilmente sin una gran resistencia del pueblo trabajador.

Las mentiras de Alberto Fernández

En los últimos días, Alberto Fernández redobló la máquina de promesas electorales. Entre lo más destacado, anunció que si gana habrá medicamentos gratis para los jubilados y, sobre todo, que va a “negociar con firmeza” con el FMI, “porque para pagar primero tenemos que crecer”.

Con un poco de voluntad, hasta se podría decir que suena bien, ¿pero es creíble?

¿Es posible imaginarse a un Gobierno con Massa como presidente de la Cámara de Diputados “plantándose ante el FMI”? El referente de Tigre, que encabeza la lista de diputados en provincia de Buenos Aires, más bien es conocido por lo contrario. Los votos de su Frente Renovador fueron claves todos estos años para que Macri pueda aprobar las leyes de ajuste y entrega en el Congreso Nacional.

Veamos más. Alberto Fernández dijo la semana pasada que “no soy el candidato de Cristina, mis socios van a ser los gobernadores”. La verdad es que se hace un poco difícil imaginar que con sojeros, ex menemistas y ajustadores como Omar Perotti, Juan Manzur o Gildo Insfrán pueda salir algo favorable para las grandes mayorías.

Pero esto sigue. El candidato presidencial del Frente de Todos se sacó orgulloso también una foto de campaña hace poco con la burocracia sindical que dejó pasar los ataques de Macri durante todos estos años. ¿Alguien se imagina a Héctor Daer o a Carlos Acuña de la CGT plantándose ante los planes del FMI? Digamos que hasta ahora, más bien, pasó todo lo contrario: dejaron pasar tarifazos, ajustes, despidos.

Te puede interesar: Impactante: los sindicalistas de Alberto Fernández suman 600 años en sus cargos

Continuemos. ¿Qué puede esperar el movimiento de mujeres de un Gobierno del Frente de Todos si su candidato a presidente es acompañado en muchas de sus actividades de campaña por Juan Manzur, un brutal enemigo de los derechos de las mujeres, y hay muchos “celestes” en las listas que entrarán como diputados?

Al fin y al cabo, no es algo que deba extrañar. Como saben los lectores de La Izquierda Diario, Alberto Fernández tiene un pasado de funcionario menemista, legislador electo en las listas de Domingo Cavallo, amigo de las corporaciones que renunció al Gobierno de Cristina tras el enfrentamiento con las patronales del campo y con Clarín, para deambular luego por el massismo y el randazzismo, hasta volver con CFK después de todo un rodeo.

Por lo cual, detrás de toda la demagogia de campaña, se oculta una realidad: el FMI solo “renegocia” los plazos de pago de una deuda monumental a cambio de ajustes brutales, y el Frente de Todos, con esos aliados, no se prepara precisamente para enfrentarlos. Sin cuestionar una deuda que es ilegítima y fraudulenta es imposible rechazar esta relación de subordinación y dependencia. Allí está el caso de Grecia para confirmarlo.

Pero más aún: en estos días escuchamos una y otra vez a Alberto Fernández pedir una devaluación del peso, siempre bajo los eufemismos de fomentar la “competitividad” o las “exportaciones”. Que no te engañen: vienen por más ajustes y ataque al salario.

La conclusión es clara. Votar al “mal menor” solo debilita la necesaria preparación para enfrentar lo que viene de la mano del FMI.

Prepararnos para las próximas luchas con una gran campaña del Frente de Izquierda Unidad

Al revés que todos ellos, o de candidatos como Roberto Lavagna o José Luis Espert que tampoco quieren romper con el FMI, el Frente de Izquierda y de Trabajadores Unidad se plantea hacer una fuerte campaña militante y apuesta a hacer una gran elección con un objetivo claro: ampliar la fuerza de los que nos preparamos desde hoy para enfrentar los ataques del FMI, los empresarios y el futuro Gobierno.

Te puede interesar: Diez razones para votar al Frente de Izquierda Unidad y sumarse a la campaña

El voto al Frente de Izquierda Unidad será un mensaje contra los poderosos: que somos cientos de miles los que no creemos en los engaños de campaña electoral ni nos hacemos ilusiones respecto de una “renegociación” en la que siempre perdemos los mismos. Para derrotar sus ataques de mañana, hay que prepararse desde hoy.

Con una gran campaña militante en todo el país, hecha desde abajo y a pulmón por trabajadores, militantes del movimiento de mujeres y jóvenes, sin aporte de ningún empresario, nos preparamos para potenciar esta perspectiva y para sembrar en millones las ideas necesarias para una salida anticapitalista, para que la crisis no la paguemos otra vez los trabajadores y el pueblo, y dar vuelta la historia.

Te puede interesar: Veinte puntos: cuáles son las propuestas del Frente de Izquierda y de Trabajadores Unidad







Comentarios

DEJAR COMENTARIO