Mundo Obrero

CRISIS DE SALUD PUBLICA

Con la fuerza de residentes y concurrentes, terminemos con la precarización

Saltó la ficha de la precarización laboral y de la salud, que ningún gobierno cambió. Ganamos al PRO organizados desde abajo, en asambleas con delegados votados, con paro por tiempo indeterminado y movilización. Vamos por una jornada de 6 horas de trabajo con un salario igual a la canasta básica familiar, por el pase a planta, y porque la salud no sea un negocio de las grandes farmacéuticas y prepagas, sino un derecho. Te invitamos a ser parte de esta pelea sumándote a la corriente de izquierda en salud que impulsamos junto a Nicolás del Caño y Myriam Bregman, la agrupación Marrón.

Melina Michniuk

Lic. en Psicología. Residente en el Hospital Elizalde

Martes 10 de diciembre de 2019 | 23:40

Una gran victoria. Residentes y concurrentes tras 8 días de paro, movilizaciones masivas y organización en asambleas, con delegados por hospital votados por nuestros compañeros, donde discutimos cada paso a dar trayéndolo de nuevo a la asamblea, para de forma democrática impedir que nadie decida por nosotros, así logramos un primer triunfo histórico.

En la ciudad del PRO, del 55% de Larreta, logramos que el gobierno retroceda en una semana de su intento de reforma laboral con la que pretendía precarizar aún más nuestras condiciones de vida. Pelea que comenzó el día que llegó al recinto el proyecto ley gracias a la aprobación en comisión de salud del bloque oficialista, del partido socialista y el Frente Para la Victoria (FPV). El Frente de Izquierda fue el único bloque que se posicionó desde el primer momento en defensa de nuestros derechos, siendo consecuente con sus planteos durante todo el año en la campaña electoral y sin dobles discursos. Creemos que la presentación por la anulación de la sesión que hizo Myriam Bregman fue fundamental para ayudar a ganar la opinión pública, destacando lo escandaloso de la represión y que se impidiera a la oposición ser parte de la votación en el recinto.

Los sindicatos de salud y nuestra pelea

Un punto importante. Logramos con nuestra fuerza arrancarle un paro a los sindicatos de salud como Médicos Municipales y Federación de Profesionales. Conducciones sindicales que de otra manera no hubieran movido un pelo por nosotros. Se lo impusimos. Y gracias a esta enorme pelea logramos algo que hace mucho no se lograba: que nuestros compañeros de planta, enfermeros, médicos, camilleros, administrativos y todos los que son parte del equipo de salud también pudieran pelear con nosotros. Con la unidad de todos las y los trabajadores de la salud, junto a los pacientes, seríamos una fuerza importante.

En este sentido, nuestra agrupación sigue muy de cerca la conflictiva situación latinoamericana. Decimos esto porque para nosotros las y los trabajadores no tenemos fronteras. Por eso, tenemos como un gran ejemplo de lucha y organización al más importante hospital de Santiago de Chile, el “Barros Luco” donde nuestros compañeros y compañeras de nuestra partido al otro lado de la cordillera, utilizan el hospital como un gran centro de coordinación del conjunto de los trabajadores y la población, atendiendo a los heridos de la brutal represión, y discutiendo cómo lograr que se vaya Piñera para acabar con 30 años de régimen neoliberal y que la salud sea un derecho en Chile.

De todos modos, nadie se cree el verso de que fue por las conducciones sindicales esta primer victoria, sabemos bien que las conducciones sindicales jamás nos reconocieron como trabajadores y fueron parte de avalar la precarización en que trabajamos durante años. Separan entre trabajadores “de primera” (de planta) y “de segunda” (precarizados), lo cual sólo suma a dejarnos en peores condiciones para defender la salud como un derecho de quienes quieren volverlo una mercancía, favoreciendo el negocio de los privados. Cuanto más unidos estemos los trabajadores, mejor podremos pelear. Es por eso que quienes militamos en la agrupación Marrón, apostamos a que haya un sindicato único de todos los trabajadores de la salud y mientras tanto, buscamos recuperar los sindicatos que hoy controla la burocracia para ponerlos al servicio de nuestros intereses, mediante la puesta en pie de corrientes que peleen por esta perspectiva.

Te puede interesar: Quince días de rebelión de residentes y concurrentes de la Salud

¡Precarizados no vamos a trabajar!

Pero la posta es que salto la ficha de la precarización laboral y de la salud. Con nuestro pequeño y enorme ejemplo mostramos que somos columna vertebral del sistema de salud, que sin los más de 4000 residentes y concurrentes no funciona la mayoría de los servicios y se paralizan los hospitales y centros de salud. Esto es en todo el país gracias a las recetas del FMI que quedaron vigentes desde los ’90 ¿Acaso quien no sabe que se atienden con médicos que no durmieron por tres días? ¿O que para un turno necesitas horas de cola pasando la noche en el hospital o que no hay insumos?

En algunos servicios, te exigen que no pares de trabajar hasta en las horas de almuerzo y ni siquiera se respetan las horas de sueño entre las jornadas. ¿Cómo llegás a tu casa después de haber estado en la guardia con situaciones de violencia, intentos de suicidio, con urgencias que demanden pelear por la vida de los pacientes? Sumado a que sí estás en un traslado, lo hacés completamente solo.

Te puede interesar: “Estuve de guardia 30 horas decorrido y sin dormir. ¿Querés qué te atienda?”

Los concurrentes son quienes más padecen este régimen de precarización. Trabajan gratis bajo la supuesta “formación”, de la cual no ven ni un sólo peso, ni siquiera en viáticos, mientras que tienen pacientes a su cargo. La concurrencia te exige trabajos de medio tiempo para poder sostenerla, por eso necesitamos contar con dos o tres trabajos más, porque sabemos que el sueldo no alcanza, muchas veces terminamos como monotributistas, doblemente precarizados, trabajando para obra sociales que tardan tres meses en pagar su sueldo.

Por eso se hace necesario que parados desde nuestro gran triunfo, vayamos por más. Hasta acá nos defendimos. El gobierno nos atacó y logramos tirar abajo la Ley Larreta. Pero como en un juego de ajedrez, ahora nos toca mover a nosotros.

Queremos que se nos reconozcan todos nuestros derechos como trabajadores. No queremos más jornadas interminables. No puede ser que haya compañeros sin dormir, que existan las “guardias castigo”, y que en esas malas condiciones atendamos a las familias que se acercan a pedir nuestro cuidado.

Queremos reorganizar el sistema de salud en turnos de 6 horas, sin reducción salarial, para cuidar la salud de todos, tanto trabajadores como pacientes. Queremos un salario que cubra las necesidades básicas, para evitar tener que tener más de un trabajo.

Queremos que la formación esté contemplada dentro de las horas de residencia y que no tengamos que pagar posgrados y especializaciones carísimos para seguir capacitándonos. Necesitamos formarnos en los hospitales y centros de salud para ofrecer esa atención de calidad en el sistema público, y no que no haya más trabajadores que “huyan” al privado porque “pagan mejor”.

Para acabar definitivamente con la precarización tenemos que pelear por el pase a planta permanente de todos las y los concurrentes y residentes de salud. El Frente de Izquierda presentó tanto en la Ciudad como a nivel nacional proyectos en este sentido, como el que presentó Nicolás del Caño, quien también escribió un libro buscando atacar de raíz el problema de la precarización en la juventud . ¿Les dará tratamiento urgente el peronismo en el próximo gobierno?

Sabemos que bajo la mirada neoliberal, la salud es un negocio y no un derecho y sólo acceden un puñado de privilegiados a una salud de calidad, aquellos que pueden pagar el sistema privatizado de salud, mientras miles son relegados cada vez más a un sistema vaciado. Queremos terminar con la fragmentación por municipio y/o provincia, proponemos un sistema único nacional y estatal para acabar con el curro de las prepagas. La salud, tiene que ser prioridad.

Exigimos más presupuesto. Sabemos que para todo eso necesitamos recursos y sabemos que esos recursos están. La clave es discutir cuáles van a ser las prioridades: ajuste fiscal para pagar una deuda ilegítima como propone el FMI o plata para salud, para infraestructura, insumos, medicamentos, vacunas, etc.

Para todas estas peleas que tenemos por delante para invertir las prioridades, contamos con una importante herramienta como La Izquierda Diario, un diario con millones de visitas por día, la voz de los que no tienen voz y que realizó una cobertura total de todas las actividades y acciones durante el conflicto. Queremos mostrar desde sus páginas lo que realmente es el sistema de salud en Argentina, siendo corresponsales de la Izquierda Diario mandando tus fotos, videos y posteos en las redes con la realidad de los hospitales públicos, otra cuestión que ningún medio quiere tomar.

Pero además, te invitamos a construir una fuerte corriente militante junto a las y los trabajadores de la salud de la agrupación Marrón y el Frente de Izquierda; que pelean codo a codo junto a trabajadores del subte, docentes, de la industria, servicios y Estatales. ¿Por qué? Porque esta perspectiva no nos la dará actualmente ningún gobierno, tenemos que pelear por ella. Tampoco vendrá de ningún sindicato ni empresario poderoso de la salud, como es el nuevo amigo del próximo gobierno, el conocido Hugo Sigman y Alejandro Roemmers. Porque darnos estos derechos, significaría que la salud no puede ser un negocio capitalista como lo es hoy y que tiene que ser un derecho totalmente accesible al conjunto de la población, sin distinción de salud de “primera” y de “segunda”.







Temas relacionados

Residentes   /    Crisis de la salud pública   /    Myriam Bregman   /    Horacio Rodriguez Larreta   /    Nicolás del Caño   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Salud   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO