Política

EDITORIAL - ALERTA SPOILER

¿Con el hambre y la sed de nuestros pibes?

Las y los que vivimos en Argentina muchas veces nos sentimos inmersos en una montaña rusa, donde las novedades vuelan por los aires minuto a minuto.Pero la verdad, es que muchas veces, más bien lo que vemos es una repetición de una espiral de temas que, en realidad, son problemas estructurales.

Patricio del Corro

@Patriciodc

Martes 11 de agosto | Edición del día

¿Con el hambre y la sed de nuestros pibes? | Columna de Pato del Corro para #AS - YouTube
  •  “Hemos pagado hasta este momento todo, y lo hemos pagado sin investigaciones prolijas o hasta casi sin examen, porque bueno o malo, este es uno de los rasgos de nuestro carácter nacional”, decía Nicolás Avellaneda durante su presidencia en 1874, y su legado tuvo continuidad.
  •  Avellaneda se jactaba de haberlo hecho sobre el hambre y la sed del pueblo, como muchas veces se ha rescatado. ¿Parece que en eso ha habido cierta continuidad, no?
  •  Sin embargo, como señalan todos los estudiosos del tema, la deuda como mecanismo de sometimiento (porque nunca tenemos que perder de vista que es eso, un mecanismo de sometimiento) ha pegado un salto desde la última dictadura militar, en los albores del neoliberalismo. Y es una parte importante para explicar la decadencia nacional que hemos vivido.
  •  Como explica Pablo Anino: “desde la dictadura cívico-militar hasta la actualidad, bajo el régimen del endeudamiento eterno, la pobreza pasó de ser menor al 10 % en los años 1970 a ubicarse en un nuevo piso histórico de al menos un cuarto de la población. En los períodos de crisis aguda, como en 2001-2002, la pobreza se expande a más del 50%”.
  •  Hoy estamos en medio de un nuevo capítulo de esta crisis y se viene la renegociación con el FMI. Y acá quiero recordar lo que decía Fernandez hace menos de un año: “Presidente por ahí no se enteró, pero de los US$ 39.000 millones que nos dio el Fondo, se fugaron US$ 30.000. Se los llevaron sus amigos presidente, y algún día va a tener que explicar a la Argentina dónde se fueron esos dólares. Esos dólares no están ni en puentes ni en viviendas, se los llevaron sus amigos. Esa es la única verdad”. Y es verdad, se la llevaron los amigos de Macri, Presidente.
  •  La semana pasada en la entrevista que el presidente hizo con Gustavo Sylvestre volvió a decir que sabía que, como dijeron funcionarios de EEUU, esa deuda fue parte de la campaña electoral que Trump le financió a Macri con el FMI. ¿Y dónde va a dar cuentas el turista Macri? Parece que en ningún lado.
  •  El informe del Banco Central y la comisión bicameral del Congreso para investigar la deuda no se movieron ni un centímetro. Parece que junto con la CGT están en un maniquí challenge, jugando a ver quién se mueve menos.
  •  En parte, el festejo de Caputo, que nos endeudó por cien años, y el resto esos miserables que capitanearon este último shock de endeudamiento, festejaron porque con la renegociación también se avalan todas sus estafas. Es una deuda que se reconoce sin siquiera cuestionarla, lo que para muchos de ellos hubiera sido peligroso.
  •  Los fondos también festejaron, y algunos festejan doble porque tienen acciones en las grandes empresas del país. Como en YPF, así que deben estar felices también con el aumento de naftas que se anuncia.
  •  En este mismo programa, hace unos días entrevistamos a Sebastián Waisgrais de UNICEF que nos decía que “En los últimos años nunca se perforó el 30% de pobreza infantil”. También nos contaba que para este año seis de cada diez pibes estarán en la pobreza y dos de cada diez con problemas de alimentación o en pobreza extrema.
  •  Entre datos de bonos, riesgo país y las bolsas, este numero pasó bastante desapercibido. Son nuestro pibes.
  •  Según sus propias palabras, dedicando menos del 1% del PBI se podría duplicar la Asignación Universal por Hijo y que ningún pibe esté bajo la línea de indigencia. Una medida que podría ser mínima, de emergencia.
  •  Mientras, en las últimas dos décadas los intereses de la deuda pública se llevaron, en promedio, más de 2% del PBI al año, y la suma de capital e intereses 11%.
  •  No veo a ninguno, de esa casta de políticos de los partidos tradicionales, diciendo que esto es inadmisible y que no le vamos a repetir el mandato de Nicolás Avellaneda y pagarle a los buitres o la plata que le debemos al FMI, porque Trump decidió pagarle la campaña electoral a Mauricio Macri, con el hambre y la sed de nuestros pibes.
  •  Porque la pandemia empeoró esta situación. Pero como venimos charlando, no es un hecho natural, porque en la pandemia los más ricos se están haciendo más ricos y los laburantes más pobres. Hay una relación entre una cosa y la otra. Y Argentina está en el podio de los países de la región donde más creció la desigualdad.
  •  Sarmiento, en 1886 reformulaba algunas estrofas del Himno Nacional y decía: “México, Ecuador, Perú, Venezuela, están acribillados de deudas, empréstitos, y declarados más o menos insolventes en la bolsa de Londres. La República Argentina puede exclamar con orgullo: Calle Esparta su virtud, sus hazañas calle Roma. Silencio que al mundo asoma la gran deudora del sur”.

    - Sería hora de pensar en un país que pueda dejar de leer las frases escritas hace un siglo y medio con tanta actualidad.

  •  De lo que se trata es de romper con este mecanismo de sometimiento para empezar a pensar en una política y en una economía donde las mayorías populares decidan sus prioridades, donde se discuta cómo los recursos que generan las y los trabajadores del país, los frutos de su tierra y sus recursos naturales se pueden poner al servicio de impulsar la producción, la salud, la educación. De romper con la dominación de empresarios y buitres.





    Temas relacionados

    Hambre   /    Alberto Fernández   /    Unicef   /    Deuda   /    YPF   /    Liberalismo   /    FMI   /    Política

  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO