×
×
Red Internacional

La titular de la Asociación Madres de Plaza de Mayo anunció ayer que el 10 de diciembre volverá a ser parte de la histórica Marcha de la Resistencia, que coincidirá con la asunción de Mauricio Macri, un “enemigo” en la Casa Rosada.

Con un encendido discurso, como hace tiempo no se escuchaba, Bonafini dijo ayer: “Repudiamos la presencia de Macri en la Casa de Gobierno, tenemos derecho como pueblo. Nosotros votamos el proyecto de Néstor y Cristina y no a Macri, por eso tenemos derecho de estar en esta Plaza. Vamos estar el jueves 10. No será una Marcha de la Resistencia más, es una marcha que dice: ‘Ni Un Paso Atrás – Resistir es Combatir’. Si tenemos que volver a hacer todo lo que hicimos en los gobiernos de Menem y De la Rúa, lo vamos a hacer”.

Pasaron nueve años de la última participación de Hebe y la Asociación en la Marcha de la Resistencia, como si no hubiera habido nada que denunciar, nada para resistir, nada para luchar.

El 26 de enero de 2006, Hebe de Bonafini y la Asociación Madres de Plaza de Mayo hacían lo que ellas mismas denominaron “la última Marcha de la Resistencia”, luego de 25 años sin interrupciones desde aquel inaugural 10 de diciembre de 1981 en el que marcharon bajo la consigna “Aparición con vida”.

Es que Bonafini y sus compañeras consideraban que "las madres ya no tenemos un enemigo en Casa de Gobierno", y por lo tanto se volvía innecesario estar en las calles cada diciembre.

Paradójicamente, ese mismo año, el 18 de septiembre, Jorge Julio López, víctima del genocidio y testigo clave, volvía a desaparecer sobre el final del juicio contra Miguel Etchecolatz, mano derecha del comisario Camps durante la dictadura. Al día de hoy, López sigue sin aparecer y no hay un solo imputado en una causa en la que la Policía Bonaerense es la principal sospechosa.

De López Hebe no habló, como tampoco lo hizo cuando asesinaron al joven militante del PO Mariano Ferreyra, ni sobre los hermanos Qom asesinados en la Formosa de Insfrán, ni de la desaparición y muerte de Luciano Arruga, ni de los petroleros condenados a cadena perpetua en Las Heras, Santa Cruz; ni…

En fin, Hebe eligió el silencio cómplice, eligió subordinarse y renunciar a luchar y resistir ante la impunidad y la represión del presente. Para ella, la lucha había terminado con el kirchnerismo en la casa de gobierno.

Nueve años más tarde, sin inmutarse dijo ayer: “Nosotros dejamos las Marchas de la Resistencia cuando no estaba más el enemigo en la Casa de Gobierno, Néstor era nuestro amigo, por eso las dejamos. Pero ahora que volvió el enemigo hacemos esta marcha para que el viernes 11 cuando venga a la Casa de Gobierno nos encuentre aquí, al pueblo marchando, repudiando su presencia en esta casa y a ellos, que hablan de legalidad y hacen todo ilegal”, dijo ayer Bonafini en la Plaza.

Sin embargo y a pesar suyo, las Marchas de la Resistencia, siguieron realizándose, como las marchas todos los 24 de marzo, de las que tampoco participa. Ahí estuvimos y estaremos, junto a Nora Cortiñas, Mirta Baravalle, Elia Espen, las Madres que no han renunciado a sus principios, junto a centenares de integrantes de organismos de derechos humanos, luchadores y trabajadores y que todos los años seguimos resistiendo y que no dejamos nunca de luchar. Nosotros no “volveremos a la plaza”, sino que nunca nos fuimos.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias