×
Red Internacional

Los dirigentes sindicales, las cámaras empresariales y el Gobierno acordaron un aumento de 35 % en siete cuotas que se terminará de cobrar en febrero de 2022, se estima una inflación mayor al 40 %. El monto acordado está por debajo de la canasta de pobreza.

Martes 27 de abril | 18:45
Foto: Télam.

El Gobierno junto a los dirigentes sindicales y las cámaras empresariales acordaron un salario mínimo vital y móvil (SMVM) de miseria. Se pactó una suba del 35 % en siete cuotas que se terminará de cobrar en febrero de 2022. Las minicuotas son: 9 % en abril, 4 % mayo, 4 % junio, 3 % julio, 5 % septiembre, 5 % noviembre y 5 % en febrero de 2022. También se acordó una revisión en septiembre.

En la actualidad el salario mínimo es de $ 21.600 y alcanzará recién en febrero del año próximo los $ 29.160. Un monto que está por debajo de la canasta de pobreza que en marzo fue de $ 60.874, según el Indec. Con el nivel elevado de inflación, el salario mínimo se mantendrá por debajo de dicha canasta.

El salario mínimo también afecta a los más de 800 mil trabajadores y trabajadoras cooperativistas que perciben un “salario social” que es la mitad del SMVM, es decir que en febrero de 2022 cobrarían solo $ 14.580.

Te puede interesar: Salario mínimo y ataques mediáticos: ¿quién lo negocia y quién ataca la movilización?

La pauta salarial pactada quedó alineada al 29 % anual para 2021 como defiende el Gobierno que será la inflación de este año, ya que las cuotas de este año suman un 30 % y el resto se cobrará en 2022. Sin embargo, las consultoras estiman una inflación superior al 40 %. Alberto Fernández aseguró que los salarios le ganarán a la inflación este año, pero parece que es una falsa promesa.

Por parte del gobierno participó de la reunión el ministro de Trabajo Claudio Moroni, el jefe de Gabinete Santiago Cafiero y el ministro de Desarrollo Social Daniel Arroyo, además de funcionarios del Ministerio de Desarrollo Productivo.

Entre los empresarios se conectaron en la reunión virtual Daniel Funes de Rioja (UIA), Pedro Etcheberry (Cámara de Comercio), Daniel Pelegrina (Sociedad Rural), Jorge Hulton (Cámara de la Construcción), Carlos Achetoni (Federación Agraria), Javier Bolzico (Asociación de Bancos), Jaime Campos (AEA) y Pedro Cascales (CAME), entre otros.

Por parte de las centrales gremiales participaron, entre otros dirigentes, Héctor Daer (Sanidad), Carlos Acuña (estaciones de servicio), ambos secretarios generales de la CGT, Sergio Romero (Unión Docentes Argentinos), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Antonio Caló (metalúrgicos) y Armando Cavalieri (Comercio), Andrés Rodríguez (UPCN), y Gerardo Rodríguez (Construcción).

¿Cuánto cayó el salario mínimo?

En la actualidad el Salario Mínimo, Vital y Móvil es de $ 21.600, un monto que está por debajo de la canasta de indigencia. Según el Indec, la Canasta Básica Alimentaria (CBA) (mide lo que se necesita para no ser indigente, según el organismo) ascendió a $ 25.685 en marzo, un aumento de 4,5 %. Entre diciembre de 2019 y marzo 2021 la linea de indigencia subió un 64,8 % y la de pobreza 56,2 %, mientras que el salario mínimo 28 %.

La situación es más crítica si se compara el salario mínimo con la canasta de consumos mínimos que elabora la Junta Interna de Ate Indec. La canasta incluye el gasto de alquiler, y si bien no es un ideal, como aclara esa organización gremial, se acerca a lo que necesita un hogar para llegar a fin de mes: en marzo fue de $ 92.928. Es decir, que el salario mínimo en la actualidad alcanza para vivir solo siete días del mes. Con el aumento del salario mínimo a $ 29.160, alcanzaría para vivir nueve días del mes. Esto solo a modo de comparación ya que seguramente la canasta de consumos mínimos sea mayor para cuando se termine de cobrar la totalidad del aumento del salario mínimo.

El poder de compra del salario mínimo se derrumbó en los últimos años. Según un informe de Cifra, en marzo de 2021 el poder adquisitivo del SMVM se ubicó 37,5 % por debajo del nivel de 2015, previo al gobierno de Cambiemos. En 2019, último año del gobierno de Cambiemos, el SMVM real quedó 25 % por debajo del nivel que tenía en 2015.

En el primer año del Gobierno de Fernández, en 2020 volvió a caer, en promedio un 10 %.

El análisis del acuerdo y la jornada, en Alerta Spoiler:

Ocupados y desocupados en defensa del salario y del empleo

Este martes como votó el Encuentro de trabajadores en lucha realizado en MadyGraf el pasado 17 de abril los trabajadores y las trabajadoras se concentraron en el Obelisco para movilizarse al Consejo del Salario junto al movimiento piquetero independiente, sectores del sindicalismo combativo, la izquierda y todos los que quieren enfrentar el ajuste.

Te puede interesar: Imágenes de una gran jornada de lucha por salario, trabajo y vivienda

Con una gran bandera que decía “Unidad de trabajadores ocupados y desocupados” miles de trabajadores se movilizaron por el apoyo y solidaridad con las luchas en curso, por las demandas de los movimientos sociales y piqueteros, y para pelear por vivienda y trabajo genuino con un salario que cubra la canasta familiar. La crisis no la tiene que pagar la clase trabajadora.

La pobreza aumentó y la inflación carcome los ingresos de los trabajadores. Es necesario un Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) de $ 40.000 para los que se quedaron sin empleo. Así como también, un salario mínimo de $ 50.000 para activos y jubilados como medida de emergencia, mientras se pelea para que cubra el costo de la canasta familiar. Aumentos de salarios igual a la canasta y cláusula gatillo para hacer frente a la inflación. Las centrales sindicales tienen que terminar la tregua y convocar a un plan de lucha por las demandas de trabajadores y trabajadoras y de los sectores populares.

Te puede interesar: La fuerza y el entusiasmo de los sectores en lucha marcó la jornada de protesta




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias