Sociedad

BIODIVERSIDAD

Comercio de marfil: en quince años no quedará ningún elefante

Según primer Censo continental de elefantes, en siete años desapareció un 30 % del total para abastecer mercado negro de marfil. También fueron asesinados mil guardaparques que los protegían.

Roberto Andrés

Periodista | Editor y redactor de la sección Ecología y medioambiente | @RoberAndres1982

Martes 6 de septiembre de 2016 | 12:13

El pasado 3 de septiembre se entregaron los resultados del primer Censo continental de elefantes, durante el Congreso Mundial de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), que se celebra hasta el 10 de septiembre en Honolulu, Estados Unidos.

Los datos, entregados por Anthony Banbury, exalto cargo de Naciones Unidas, revelan dramáticos resultados: desde el año 2007 hasta el 2014 se contabilizaron 144 mil elefantes asesinados para abastecer el mercado negro de joyería de marfil. La cifra representa el 30 % del total contabilizado en 2007. A ese ritmo, los elefantes serán una especie ya extinguida en poco más de quince años.

A este hecho se suma el asesinato de más de mil guardaparques en diez años, a causa de la protección de los elefantes. Solo en el Parque Nacional de Virunga, en República Democrática del Congo, han sido asesinados 150 ‘rangers’ en la última década. Los últimos, Fidèle Mulonga Mulegalega, de 25 años, y Venant Mumbere Muvesevese, de 35, murieron tiroteados en marzo por las milicias Mai Mai.

La conservación de la naturaleza en África es una guerra a muerte. Entre los principales responsables de esta masacre se cuentan grupos de cazadores y las guerrillas extremistas cristianas e islamistas de El Ejército de Resistencia del Señor de Uganda y Boko Haram de Nigeria (par africano del Estado Islámico), respectivamente.

Cada quince minutos muere un elefante en África

“Perdemos 96 elefantes al día, entre 25 mil y 30 mil cada año. Si no somos capaces de salvar al mayor mamífero terrestre, el pronóstico para la conservación de la fauna salvaje es deprimente”, lamentó Mike Chase, autor principal del censo.

La extirpación de los colmillos de marfil es para abastecer el mercado negro de joyería que tiene como objetivo principalmente la demanda china, en donde es considerado símbolo de estatus social. Los colmillos de cada ejemplar se venden por unos 24.700 dólares.

Hace un tiempo atrás otro hecho expuso esta delicada situación abriendo un gran debate, cuando se supo que el rey Juan Carlos de Borbón de España se había roto la cadera participando de una cacería secreta de elefantes en Botsuana.

El Censo se realizó en 18 países y contabilizó 352.271 supervivientes. Según este, Botsuana es el gran bastión de la especie con 130 mil ejemplares. Lo secunda Zimbawe con 83 mil. Las comunidades que más han sufrido los ataques se encuentran en las vecinas Angola y Zambia, sin embargo la amenaza se cierne sobre estos dos reductos de la fauna africana.







Temas relacionados

Biodiversidad   /    África   /    Ecología y medioambiente   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO