×
×
Red Internacional

Inflación de abril.Comer, cada vez más un lujo: leche, pan y carne entre los bienes que más subieron

En la tarde del jueves el INDEC dio a conocer los datos de la inflación de abril. La leche, el pan y la carne, junto con otros alimentos, son de los bienes que más vienen aumentando. Con el informe del organismo se confirmó el duro golpe que vienen sufriendo los sectores populares por el alza de precios.

Jueves 13 de mayo | 20:36
Foto: ElDiario

Según el Índice de precios al consumidor de abril, elaborado por el Indec y dado a conocer en la tarde del jueves, la inflación de abril fue de 4,1 %, de un 17,6 % en lo que va de 2020 y de 46,3 % con respecto a abril de 2020. Como parte de éstos números, la división de Alimentos y bebidas no alcohólicas fue una de las que sufrió las mayores variaciones, junto a Prendas de vestir y calzado y Transporte.

Te puede interesar: Durísimo golpe al bolsillo popular: la inflación de abril fue del 4.1 %

A su vez dentro de esa categoría, el pan, la leche y la carne, fueron algunos de los bienes que más aumentaron durante el último mes. Alimentos y bebidas no alcohólicas es uno de los grupos de bienes que vienen acumulando las mayores subas en el año y en comparación al mismo mes del año anterior.

Te puede interesar: El pan, otro alimento de lujo: desde el sábado costará $ 170 el kilo

En abril, las divisiones de mayor incremento en el mes fueron Prendas de vestir y calzado (6,0 %), Transporte (5,7 %) y Alimentos y bebidas no alcohólicas (4,3 %). Se trata de bienes y servicios esenciales para las mayorías populares y trabajadoras, sobre todo aquellos que se engloban dentro de Alimentos y bebidas no alcohólicas.

Ésta última división de bienes además de ser la más básica por tratarse de la alimentación e hidratación de la población, es la que mayor incidencia tiene en el conjunto de la canasta. Es decir que la mayoría de las familias gastan una porción mayor de sus ingresos en Alimentos y bebidas no alcohólicas que en el resto de los rubros como Prendas de vestir y calzado o Transporte (las que le siguen en incidencia).

En cuanto al aumento de precios, este grupo de bienes se ubicó tercero en abril en comparación al mes anterior (4,3 %), entre los cuatro primeros en lo acumulado en 2020 (17,6 %) y entre los 5 rubros que más aumentaron en la comparación con abril de 2020 (un 46,4 %).

A la vez, al interior de este grupo de bienes, la leche, el pan y la carne fueron algunos de los productos que más incidieron en la suba general de esa división. A esos tres se le suman otros productos lácteos, huevos; aceites, grasas y manteca; Café, té, yerba y cacao; y cereales. Es decir que en el índice general de inflación, los alimentos más importantes para la mesa de millones de familias siguen estando entre los bienes que más aumentan. Como si se tratara de un lujo, alimentarse se vuelve un objetivo cada vez más difícil de cumplir para millones de familias trabajadoras.

En un contexto de crisis social y económica, con la pandemia como telón de fondo, el 42 % de pobreza dado a conocer unos meses atrás por el Indec junto a la suba de precios (46,3 % en un año), generan un combo mortal para millones de personas. La desocupación, precarización y desempleo se mantienen en niveles altos mientras se reduce el gasto social a través de la eliminación del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y el ajuste a las jubilaciones. La ampliación y el aumento del monto de la Tarjeta Alimentar en comparación con el IFE (que aunque suficiente alcanzaba a un universo de 9 millones de personas) confirman el ajuste por parte del gobierno.

Vale mencionar que desde el Gobierno nacional, con el Ministro Martín Guzmán a la cabeza se proyectó para el Presupuesto 2021 una inflación del 29 %, la cual está descartado que pueda cumplirse atendiendo los propios informes del Indec. El Gobierno, en el marco de sus negociaciones con el FMI y el Club de París recortó para este año el gasto social basándose en una supuesta superación de la pandemia, que por el contrario golpea todavía más fuerte que el año pasado con su segunda ola.

Se vuelve necesario como medidas de emergencia, el restablecimiento de un IFE de $ 40.000, jubilaciones mínimas iguales a la canasta del jubilado, un salario mínimo vital y móvil equivalente a la canasta básica familiar, la efectiva prohibición de despidos y un plan de obras públicas bajo control de trabajadores para enfrentar el déficit de vivienda y generar puestos de trabajo con plenos derechos. El desconocimiento de la deuda externa fraudulenta se vuelve imprescindible para poder destinar todos esos recursos a las necesidades de las mayorías, junto con el monopolio del comercio exterior para poner fin a la especulación con el precio de los alimentos por parte de los grandes grupos exportadores y productores, que licúan cada vez más el bolsillo de las mayorías trabajadoras.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias