Política México

DOSSIER ESPECIAL LEÓN TROTSKY

Clave / Tribuna marxista: voz de la IV Internacional en Latinoamérica

Como parte del dossier especial en el 75 aniversario luctuoso del asesinato de León Trotsky, presentamos una reseña sobre la revista Clave*. Esta publicación fue editada por Trotsky y sus colaboradores desde México para el mundo de habla hispana, entre 1938 y 1941.

Bárbara Funes

México D.F | @BrbaraFunes3

Sábado 15 de agosto de 2015

Hace 77 años vio la luz el primer número de la revista Clave / Tribuna marxista. Eran tiempos difíciles. La sombra amenazante de la Segunda Guerra Mundial se cernía en el horizonte.

Un año antes, en 1937, León Trotsky, uno de los principales dirigentes de la Revolución Rusa, había obtenido asilo en esta tierra que fue escenario de la gesta revolucionaria liderada por Francisco Villa y Emiliano Zapata. El revolucionario, el hombre, perseguido por Stalin y sus secuaces, odiado y temido por los principales hombres de la burguesía internacional, llegó así a México, gracias a las gestiones realizadas por el dirigente trotskista Octavio Fernández Vilchis y Diego Rivera, el prestigioso muralista ante el gobierno de Lázaro Cárdenas.

Clave / Tribuna marxista

En el marco de una situación internacional convulsiva, desarrollando febrilmente elaboraciones para presentar una alternativa a los Frentes Populares, a la guerra mundial que se avecinaba, elaborando las lecciones de la derrota de la Revolución Española y preparando la defensa contra los Juicios de Moscú, León Trotsky fundó Clave / Tribuna marxista, junto a algunos de sus colaboradores.

Cuando Cárdenas le concedió a Trotsky la visa para entrar a México fue bajo las condiciones del artículo 33 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, aun vigente, que reza “Los extranjeros no podrán inmiscuirse de ninguna manera en los asuntos políticos del país”. Trotsky aceptó y, de acuerdo con Isaac Deutscher, en su obra El profeta desarmado, mantuvo su compromiso “[y] nunca aventuró opinión alguna sobre la política mexicana [...]” (1). Además, debió enfrentar las provocaciones del estalinismo mexicano, que no sólo desarrolló una gran campaña de desprestigio contra él para evitar que el gobierno de Cárdenas accediera a darle asilo, sino que también aprovechaba cada oportunidad para montar provocaciones y “denunciar” que violaba las condiciones del asilo (2), así como llevó adelante dos atentados, de los cuales el último culminó en su asesinato.

A pesar de todos los obstáculos que enfrentó, en las páginas de Clave León Trotsky pudo expresar su punto de vista ante la convulsiva situación mundial, y a través de la pluma de sus colaboradores se expresaron muchas de las posturas que sobre la política nacional y los fenómenos latinoamericanos tenía la corriente que él encabezaba, de acuerdo con los lineamientos teórico-políticos del marxismo revolucionario.

Descripción general

Esta revista tuvo periodicidad mensual. Se publicó en dos épocas. La primera fue de octubre de 1938 a junio de 1939 y constó de 9 números, con 584 páginas. La segunda fue de septiembre de 1939 a mayo de 1940, con 447 páginas. Hubo un intento de darle continuidad luego del asesinato de Trotsky: se publicó un número de la tercera época, de 49 páginas.

Su aparición fue saludada por The New International (3) con estas palabras:

Los dos primeros números de Clave señalan el renacimiento del movimiento marxista en México, tan disperso y desorganizado en los últimos 15 años de decadencia estalinista. Con un formato mejorado a partir del segundo número, la revista ha ganado los elogios de los intelectuales y los trabajadores de la izquierda revolucionaria.

De acuerdo con Octavio Fernández:

Podemos decir con absoluta certeza que Clave fue la revista de Trotsky. Ésta nació de él y sirvió a sus intereses fundamentalmente. De principio a fin, la usó para servir a sus ideas y su obra. Fue él quien tuvo la idea de una revista en español para la formación teórica de quienes comenzaron a simpatizar con el trotskismo en América Latina y ésta superó nuestras expectativas. En muy poco tiempo, tuvimos muchas nuevas relaciones políticas a través de Clave, que se convertió en el centro ideológico y organizativa del movimiento trotskista emergente en América Latina (4).

Entre el equipo de colaboradores de Trotsky para la edición de esta revista se contaron Octavio Fernández, Manuel Fernández Grandizo (Munis), Diego Rivera, Jean van Heijenoort, José Ferrel, Adolfo Zamora, Rodrigo García Treviño, Charles Curtiss, George Novack, Juan Luis Velázquez, Liborio Justo, Mateo Fossa, Francisco Zamora, Enrique Espinoza, J. Enrique Blanco Corpeño, Sherman Stanley, Oscar Fisher y Casanova.

Octavio Fernández, en la entrevista ya citada que realizó Olivia Gall, señaló que en la fundación de la revista participaron, en primer lugar Francisco Zamora, quien luego presentó a su hermano Adolfo. Charles Curtiss contribuyó mucho también a organizar la salida de la revista, y en particular a supervisar su impresión, y en cuestiones técnicas fue cualitativo el aporte del profesor Arturo Martínez, quien fue responsable de la corrección y de la distribución de la revista (que era nacional e internacional) por un periodo.

De acuerdo con el testimonio de Adolfo Zamora, Trotsky escribía los artículos en ruso, otros colaboradores los traducían al inglés, y Adolfo Zamora los traducía del inglés al español. Así, desde las páginas de Clave, los redactores dieron a conocer el punto de vista de los impulsores de la IV Internacional, aunque no todos ellos eran miembros orgánicos de grupos trotskistas (ver anexo biográfico).

La revista de conjunto constituyó un aporte invaluable para el establecimiento y desarrollo de grupos trotskistas en América Latina, y para dar a conocer el programa y las elaboraciones de la IV Internacional en el mundo de habla hispana.

Reunió en sus páginas la lectura que hacían los marxistas revolucionarios de la estructura económica, social y política de América Latina en general y de México en particular, como la definición del gobierno de Cárdenas como “bonapartismo sui generis” (5), junto con posiciones sobre los prolegómenos de la guerra y la derrota de la Revolución Española, entre otras cuestiones.

* Esta reseña se publicó originalmente en León Trotsky: Escritos latinoamericanos, 4ta.ed., CEIP León Trotsky-Museo Casa León Trotsky, Buenos Aires-México, 2013.

(1) Isaac Deutscher, El profeta desarmado, Era.

(2) Ver artículo “Mis conspiraciones”, una declaración de Trotsky ante acusaciones estalinistas en ocasión de su visita a Jiquilpan y Guadalajara. Dicho escrito está citado en la obra André Breton en México, de Fabienne Bradu.

(3) The New International, vol. V, núm. 1, enero de 1939. Órgano del grupo denominado Communist League of America, fundado a partir de la ruptura de una fracción del Partido Comunista de Estados Unidos de América. Luego convergieron con el Workers Party, un grupo socialista de izquierda dirigido por A.J. Muste y James Burham y crearon el Socialist Worker Party.

(4) Entrevista realizada por Olivia Gall a Octavio Fernández: “Octavio Fernández recuerda”, Cahiers Leon Trotsky, núm. 26, junio de 1986, del Institut Leon Trotsky.

(5) Para un análisis en profundidad de esta cuestión, ver el prólogo de este libro “Trotsky en la tierra de Villa y Zapata”, de Pablo Oprinari.







Temas relacionados

Política México   /    León Trotsky   /    Historia   /    Cultura   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO