Géneros y Sexualidades

POLÉMICA

Clarín una vez más reafirmando su misoginia

Una entrevista de Clarín deja aún más al descubierto las posturas de Firpo. El “gran diario argentino” acompaña a donde sea las lógicas de derecha.

Kobe Nikoláyev

Estudiante de la Facultad de Filosofías y Letras (UBA)

Miércoles 31 de agosto de 2016 | 15:08

Hernán Firpo volvió a escribir en Clarín esta vez en el formato de entrevista. La última vez que escribió nos dejó una breve pero intensa declaración de la lógica derechista que se intenta instalar desde los medios de comunicación hegemónicos, sobre lo que él llama “el oficio de dar pena en el subte”; ahora, su visión machista sobre las mujeres.

De golpe se ha invertido la ecuación y las mujeres sólo se cosifican entre ellas.

La entrevista que nos presentó en Clarín el pasado lunes es a Lucía Noel, estudiante de sociología y fotógrafa. La introducción de la entrevista reza: “Futuro perfecto. De golpe se ha invertido la ecuación y las mujeres sólo se cosifican entre ellas. El varón señalado y perseguido por el Feminismo dejó de piropear hace rato y ya no mira ni siente ni nada en relación a su semejante con tetas. Un cambio de cultura”.

La ecuación que Firpo cree que “se ha invertido” en realidad sigue igual. La imagen del hombre perseguido por el feminismo no existe. La misma entrevista choca con esa realidad desde el momento en el que titula la nota “Ellas eligen quedarse en bombacha” y tilda a las fotos de la entrevistada como “en lencería ratonera”. El liberalismo que esconde su filo conservador no deja de chocar torpemente con las contradicciones de su propia máscara.

“El futuro perfecto”

Cuando Firpo afirma en las primeras dos palabras “futuro perfecto”, se refiere en contexto a determinado nivel de igualdad entre géneros que se traduce, según su lectura, en mujeres cosificándose solas. Dar por sentado que vivimos en el “futuro perfecto” porque una fotógrafa mujer saca fotos en lencería a otras mujeres, es tan incorrecto como disparatado.

La igualdad maravillosa de la que se habla tácitamente durante toda la entrevista se parte en mil pedazos al chocar con la realidad de manera tan brutal que es imposible que no resuene. Una mujer muere cada treinta horas asesinada por la violencia machista, que es reproducida por la Iglesia y sustentada por un Estado patriarcal y capitalista.

Dar por sentado que vivimos en el “futuro perfecto” porque una fotógrafa mujer saca fotos en lencería a otras mujeres, es tan incorrecto como disparatado.

Esta lógica hace el intento de borrar las batallas que el movimiento de mujeres ha dado en los últimos tiempos y durante toda su historia. Después de dos NiUnaMenos que instalaron profundos debates en la sociedad. Después de una movilización y una campaña enorme por Belén, la joven tucumana que estuvo presa luego de un aborto espontáneo y con una causa armada; a través de las cuales se logró su liberación y para quien hoy se exige la anulación de la causa. Por un lado el “futuro perfecto” de Firpo y por otro la realidad de miles de mujeres muertas por abortos clandestino en la última década. Por un lado una sociedad donde los hombres “dejaron de piropear” frente a otra en la que miles de mujeres que sufren acosos e incluso violaciones.

Como si fuera poco, primero pregunta si los hombres cosifican “mejor” que las mujeres, como si el machismo, con las cifras de femicidios y travesticidios que lleva en su espada, no fuese un mecanismo de opresión y adoctrinamiento, sino una mera competencia entre hombres y mujeres para ver quién tiene la mirada más morbosa. Luego le pregunta sobre la siguiente afirmación “hay quien dice que los pechos son objetos del deseo puestos en la primera estantería viviente: la mujer ¿coincidís?”. Otra vez, el mismo Firpo refutando con esta pregunta condicionada su propia idea del futuro perfecto donde los hombres “dejaron de piropear” y “ya no miran ni sienten nada con respecto a sus semejantes con tetas”

Otra vez, las condiciones materiales de existencia

A la pregunta del entrevistador, Lucía Noel contesta: “A todo el mundo le gustan las tetas menos al mundo de la moda, donde nunca hay una curva. Es más, las travestis se hacen las tetas porque así cobran más”.

No es casualidad que el periodista pase alto el comentario “las travestis se hacen las tetas porque así cobran más”.

No es casualidad que el periodista pase alto el comentario “las travestis se hacen las tetas porque así cobran más”, que intenta reducir la identificación de las personas trans con un cuerpo que rompe con las normas sociales de los géneros, a la de un cuerpo moldeado para “cobrar más”. A su vez agrega: “Me da gracia eso de que sin clientes no hay trata. Una ridiculez total. Hay chicas que eligen prostituirse y esta sociedad no las deja”. La prostitución es el ejemplo más claro del matrimonio entre capitalismo y patriarcado al punto de mercantilizar la sexualidad y el cuerpo de las mujeres que, a diferencia de lo que dice la respuesta, la mayoría de las veces se da en un contexto donde la persona se ve presionada por las condiciones materiales de la existencia a hacerlo. Así también reduce la prostitución a un simple “acto carnal” cuando miles de mujeres trans que, por la discriminación y marginación que sufren, se ven obligadas a prostituirse para subsistir.

El final de la entrevista se da con la última pregunta de Firpo y la última respuesta de Lucía Noel. “¿’Cosificar’ es un verbo propio de vedettes que utilizan mucho ‘ningunear’?”, a lo que la entrevistada responde “Yo creo que la única manera de que no te cosifiquen es tener palabras como mecanismo de defensa. Cuanto menos palabras tenés, más te tienen”. Así culmina todo, otra vez reivindicando la “liberación individual” como la única manera de que “no te cosifiquen”. Ignorando la movilización masiva que tiene el movimiento de mujeres y la diversidad sexual que le exigen al Estado y los gobiernos demandas democráticas elementales, como el aborto legal para no morir. Se intenta tapar el sol con un dedo y se quiere reducir los problemas de las mujeres y la diversidad a algo fácilmente solucionable con “tener palabras como mecanismo de defensa”.

De cara al XXXI Encuentro Nacional de Mujeres es necesario traer estos debates a colación, no solo para combatir los sentidos comunes que intentan instaurar medios como Clarín como impulsamos a través de La Izquierda Diario, sino también para que seamos miles de mujeres y LGBTIs organizándonos para luchar por nuestras demandas. Por la anulación de la causa de Belén, el derecho al aborto libre, seguro y gratuito, el cupo laboral trans, contra la violencia machista, contra la homolesbotransfobia, gritando ¡basta de femicidios y travesticidios!







Temas relacionados

Misoginia   /    Clarín   /    Machismo   /    Medios de comunicación   /    Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO