×
×
Red Internacional

Las restricciones han causado severas consecuencias en las economías, empeorado las condiciones de vida de amplios sectores. Si bien para el personal de salud significan un respiro ya que los ayuda a que merme la demanda, saben que no es suficiente. Entrevistamos a Federico, médico de emergencias en la guardia del hospital de Cipolletti.

Domingo 23 de mayo | 20:39

La guardia del Hospital Cipolletti el fin de semana pasado estuvo saturada, la capacidad de la sala de emergencias del hospital Pedro Moguillansky no daba abasto.

Las instalaciones de la guardia no alcanzan para la alta demanda que impuso la pandemia, ya no quedan camas en la mayor parte de la provincia y las medidas de restricción ayudan, pero no están acompañadas de una solución de fondo: “a nosotros como personal de salud nos viene re bien ya que los contagios disminuyen o se mantienen, pero sabemos que afecta a los comercios, a los que tienen que salir a trabajar para llevar un plato de comida a su casa” nos comenta Federico Vilte, médico emergentologo, quien trabaja hace 9 años en la provincia, y hace 3 años que lo hace en la guardia del hospital Pedro Moguillansky de la ciudad de Cipolletti.

¿Con qué recursos cuenta el Hospital? ¿Qué hace falta para mejorar la atención?

“Hoy lo que necesitamos es un recurso infraestructural, fíjate que tenemos un oxigeno central para 100 personas, pero contamos con una capacidad para 20, si tuviéramos una infraestructura más adaptable no tendríamos esta realidad hoy, ni como la que nos pasó el año pasado”.

Los edificios no tienen la capacidad para la atención de los pacientes que llegan afectados por el contagio del virus del Covid y otras afecciones que necesitan de atención urgente.

En relación a como han atravesada los contagios entre el personal nos comentaba: “ hoy dio positivo una compañera de técnica del laboratorio, lo que implica que ya hay un sector que se tiene que aislar, en la guardia hoy no tenemos ningún positivo, al año pasado si tuvimos con una situación similar a la que está pasando ahora, con pacientes en los pasillos, entonces no solo era tener un sector limitado que implicaba que nos tuviéramos que cambiar en el pasillo sino que también en octubre se contagió casi todo el personal lo que implicó la recarga para los pocos que iban quedando por varias semanas”

A los problemas existentes desde antes de la pandemia, que también eran denunciados por las y los trabajadores, hoy agudizan la crisis sanitaria que los gobiernos, Nacional y Provinciales, manejan con restricciones de circulación, pero que no acompañan con la creación de edificios que amplíen la capacidad.

El año anterior prometían que se usarían el tiempo de la fase 1 y las cuarentenas más estrictas para prepararse, hacer las obras que se necesitaban y acondicionar los hospitales, sin embargo la segunda ola llego antes que las inversiones prometidas y nuevamente encontró a un sistema de salud colapsado y sin los recursos necesarios para hacer frente a la pandemia.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias