Mundo Obrero

BUROCRACIA SINDICAL

Cinismo sin fin: Ricardo Pignanelli “reivindicó” el Cordobazo

El secretario general de SMATA publicó un breve "homenaje a los caídos por la represión". Memoria selectiva. La conducción de ese gremio colaboró en la entrega de trabajadores de durante la dictadura.

Martes 28 de mayo | 13:37

El domingo pasado, en un breve artículo titulado "Un homenaje a los caídos por la represión", Ricardo Pignanelli afirmó que "el Smata fue uno de los protagonistas centrales del Cordobazo. En esa fecha, de la que se cumple ya medio siglo, estalló una protesta gremial y popular sin precedentes, como una muestra de incontenible bronca por parte de los manifestantes”.

En el texto publicado en Tiempo Argentino, Pignanelli también escribe que “cuando la represión brutal de la policía se cobró la primera víctima fatal, se trató del compañero Máximo Mena, un trabajador del Smata. En aquella jornada de rebelión de los trabajadores cordobeses, sofocada por la represión ordenada por el gobierno de Onganía, también cayeron varios obreros y estudiantes más. Quisiera recordar el Cordobazo, una de las grandes luchas del movimiento obrero organizado, con un homenaje a los caídos".

Te puede interesar: La revolución no es un sueño eterno: a 50 años del Cordobazo

Más allá de lo superficial del artículo, no deja de causar bronca que un burócrata sindical como él reivindique una de las grandes gestas obreras de la historia nacional. Desde hace décadas, Pignanelli es parte de la conducción de un gremio que durante la dictadura genocida partició de la entrega de trabajadores, tal como quedó demostrado en juicios de lesa humanidad. Esa misma burocracia sindical fue parte del armado de la Triple A, la banda paraestatal que realizó entre 1.500 y 2.000 asesinatos entre 1973 y 1976.

El paso de los años no ha hecho que los dirigentes de este sindicato cambien de postura. Pignanelli, durante las luchas de los trabajadores mecánicos en la década kirchnerista, ha sido una vez más aliado de las grandes multinacionales a la hora de despedir e imponer peores condiciones de trabajo. Así ocurrió en luchas como Lear y Gestamp (2014).

Refrescando la memoria: El SMATA cómplice de la dictadura genocida

En este momento se está desarrollando en el Tribunal Oral Federal de San Martín, el juicio por los crímenes de lesa humanidad contra trabajadores de Mercedes Benz.

En su testimonio Julio D Alessandro, uno de los ex trabajadores de la automotriz alemana explicó como el SMATA fue el que entregó a sus compañeros, de los cuales sólo uno sobrevivió y será testigo en el juicio.

El de Mercedes Benz no es el único caso. Vale recordar que en el auto de elevación a juicio de la causa Ford (que tiene muchas similitudes con el de Mercedes Benz), la jueza Alicia Vence demostró la dura disputa entre la burocracia sindical y las expresiones clasistas y antiburocráticas del movimiento obrero. Allí dice que los dirigentes sindicales que “lideraban las bases, pues su cercanía a los empleados y trabajadores fomentaba una relación más directa y consciente de los inconvenientes diarios que reclamaban sus pares”, tenían diferencias que trajeron no pocos problemas “con la llamada ‘burocracia sindical’ que según su sentir no reclamaba sus problemas ni luchas por mejoras tangibles”.

El escrito agrega que “la eficacia y productividad tan añorada por los empresarios se topaba con su enemigo puntual, ‘la comisión interna’, y pareciera que este análisis de la situación fue compartido con las fuerzas armadas que usurparon los poderes del Estado, fueron los obreros quienes más sufrieron la violencia del régimen”.

En ese momento el secretario general del gremio era José RodrÍguez, quien murió impune por el secuestro, tortura y desaparición de decenas de trabajadores mecánicos, pero procesado junto a integrantes de su familia por administración fraudulenta de la obra social de su sindicato.

Te puede interesar: Caras de piedra: el Smata cómplice de la dictadura marchó el 24 de Marzo

El SMATA y su rol antes y durante la dictadura genocida

Eduardo Fachal fue delegado de la Comisión Interna de Mercedes Benz entre 1975 y 1979, detalló en conflicto de 23 días que en octubre de 1975 que llevaron adelante sus 4 mil trabajadores. El entonces secretario general del Smata el “gordo” José Rodríguez publicó una solicitada en el diario Clarín con su firma acusando al cuerpo de delegados como “prohijados de la subversión”.

Meses después el golpe militar hizo desaparecer a 14 de esos delegados y activistas.

Cuando Rodríguez fue a declarar al Juicio por la Verdad y se le exhibió una carta con su firma dirigida al ministro de Isabel Perón, Corvalan Nanclares pidiendo más despidos en Mercedes Benz durante el conflicto, reconoció su firma como auténtica pero no se acordó de los desaparecidos de Mercedes-Benz, “porque con tantas fábricas no estaba en el detalle de cada una”. Tan cínico como Pignanelli.

Como decía Eduardo Fachal en 2014 durante el conflicto de Gestamp: "Hoy 2014 otro “gordo” del Smata, Ricardo Pignanelli, justamente trabajador de Mercedes-Benz, pero que no surgió de esa lucha de 1975 sino de la represión posterior dentro de la fábrica y que nunca se acordó ni hizo nada por sus compañeros desaparecidos, al igual que Rodríguez acusa al PO y al PTS (¿los nuevos prohijados?) de ser los responsables del conflicto (nunca la patronal) en Gestamp. Amenaza con el desalojo de la fábrica (¿una nueva carta pidiendo más despidos?). Si pudiera llamaría a los militares, golpearía los cuarteles, pidiendo nuevos desparecidos".

Fachal es querellante en la causa 4201 en la que se acusa al gerente de Mercedes-Benz Juan Ronaldo Tasselkraut de ser cómplice de la dictadura y junto con otros directivos de presunto apropiador de hijos de desaparecidos.

El ex delegado de Mercedes asegura: "En 1976 cuando era miembro de la Comisión Interna de Mercedes-Benz fueron desaparecidos mis compañeros, por eso pido justicia. Sé quién era el gordo Rodríguez, sé quién es Ricardo Pignanelli.

Te puede interesar: El cinismo de Ricardo Pignanelli hecho solicitada







Temas relacionados

Cordobazo   /    Genocidio   /    Smata   /    Ricardo Pignanelli   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO