Juventud

MUNDO OBRERO Y JUVENTUD

Cierre de la línea 504 de colectivos: enorme solidaridad con los trabajadores en la UNLaM

Desde que el intendente Alberto Descalzo de Ituzaingó decidió el cierre de la línea de colectivos comunal 504 - para la cual habían sido asignado 14 millones de pesos- dejando a 23 familias en la calle, los trabajadores resisten y pelean por sus puestos de trabajo. El viernes recorrieron la UNLaM con el fondo de huelga junto a la Juventud del PTS de Nicolás del Caño y Myriam Bregman recibiendo una enorme solidaridad de estudiantes y docentes. La voz de los trabajadores contando su experiencia.

Jennifer Wainberg

Estudiante de la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM)

Ariel Moreno

Trabajador de Secco

Sábado 20 de febrero de 2016 | 12:33

El viernes por la tarde en la Universidad de La Matanza se sintió en los pasillos y en las aulas la presencia de los trabajadores de la Línea 504 que pelean por sus puestos de trabajo. De aula en aula iban animándose a hablar y contarle a docentes y estudiantes su conflicto. Explicaron que ellos son trabajadores del transporte público que muchos utilizan para ir a estudiar, a sus trabajos; contando como vienen resistiendo en defensa de sus puestos de trabajo. Recibieron aplausos y ovaciones de los estudiantes, que debatieron con ellos y aportaron al fondo de lucha. Acompañados por los jóvenes de la Juventud del PTS y por Franco Villalba de la Comisión Interna de Jabón Federal, también del PTS, empezaron a tejer lazos de solidaridad muy importantes.

Paulo, trabajador despedido nos decía: “Lo que más me gusto fue haber sido escuchado antes chicos que son nuestro futuro y poder por intermedio de ellos exteriorizar nuestra situación. Me siento realmente emocionado porque es una experiencia nueva de vida para mí. Nos enseña a aprender más y a ser más solidarios. Realmente no tengo palabras para expresar lo que siento por lo que viví hoy. Es una emoción muy profunda que no tengo palabras para describir”. Silvia, también despedida de la Línea 504 nos contaba “la verdad que me voy muy contenta fue una experiencia linda y nueva. Y como toda experiencia nueva la viví con nervios. La verdad que nunca pensé que había tanta solidaridad de parte de la gente, los chicos nos escucharon y debatieron el tema, incluso nos dieron consejos”. Fabián expresaba “la verdad estamos muy contentos y muy agradecidos porque nos están acompañando y apoyando, los muchachos que nos trajeron acá a la universidad. Les agradezco mucho también a los estudiantes de la universidad porque nos recibieron muy bien, nos sentimos muy a gusto, fue todo muy agradable y colaboraron todos más allá de escuchar lo que queríamos decir que es difundir el conflicto que estamos viviendo. Recibir la solidaridad y difundir nuestro conflicto nos da muchísima fuerza. No vamos a bajar los brazos porque nos sentimos muy acompañados tanto por los estudiantes como por los partidos que nos están apoyando y dando mucha fuerza. Sentimos que no estamos solos”.

La actitud de los estudiantes, expresando su solidaridad, escuchando y debatiendo con los trabajadores, contrastó con la del personal de seguridad de la UNLaM que los interceptó planteándoles que no podían estar en la universidad, trayendo incluso a un efectivo de la Policía Federal. Pero eso no pudo evitar que los trabajadores continúen su recorrida. Paulo nos cuenta “desgraciadamente tuvimos a los de seguridad que vinieron a pedirnos que nos retiremos del establecimiento, una compañera nos vino a defender”. César agrega que: “Nos sentimos seguros. Antes que nada porque estábamos acompañados por ustedes. Aunque sufrimos un intercambio con la gente de seguridad que nos quiso poner un bozal para que no podamos expresar lo que estamos viviendo en la sociedad argentina. Me sentí muy seguro al lado de ustedes”. Los despedidos siguieron recorriendo las aulas del curso de ingreso de la UNLaM, los estudiantes aplaudían y les daban palabras de aliento, además de abrir interesantes debates sobre cómo debería organizarse el transporte público.

Por último César nos decía: “Ante todo agradezco toda la actitud para con nosotros, les súper agradecemos todo lo que están haciendo por nosotros. Es una experiencia espectacular. Ustedes estuvieron permanentemente alentándonos. Es muy difícil para un hombre de 45 años ir a una facultad a esa edad y enfrentar a un público para expresar todos los problemas que uno tiene a diario, en este caso, que somos despedidos. Estoy eternamente agradecido, fue muy bueno y muy positivo todo, me voy supe re contento por el aliento”. Y Silvia agregó: “Estamos infinitamente agradecidos porque si no fuera por toda la ayuda que nos dan, tanto ustedes los chicos del PTS como ahora los estudiantes de la universidad y la gente del hospital posadas nosotros no podríamos seguir con esto. Tenemos gastos que no podemos afrontar porque como todos saben a nosotros nos despidieron sin pagarnos ni siquiera una indemnización, ni nos liquidaron bien el último mes trabajado. Es una ayuda muy grande, estamos muy agradecidos”.

Desde la juventud de Nicolás del Caño y Myriam Bregman nos proponemos organizar la resistencia junto a todos los trabajadores y estudiantes que salgan a enfrentar el ajuste y la represión. Seguiremos acompañando y desarrollando la lucha de los trabajadores de la 504. En todos los locales, terciarios, universidades, nos proponemos organizar junto a ellos una gran campaña solidaria contra la privatización de la línea y exigiendo la inmediata reincorporación de los trabajadores, cientos ya han firmado el petitorio contra el cierre de la línea. Convocamos a todos los que no quieran que esta lucha sea derrotada al comité de solidaridad que realizaremos en el Local del PTS Morón - Yatay 275 – el domingo 21 de febrero a las 16 hs, contacto: Pablo (1135873612).







Temas relacionados

Línea 504   /    UNLaM   /    Despidos   /    Provincia de Buenos Aires   /    Juventud   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO