×
×
Red Internacional

La Hoya es un centro de esquí y snowboard, ubicado a 13 km de la ciudad de Esquel en la provincia del Chubut. La falta de nieve impide la apertura de las pistas de esquí en el Centro de Actividades de Montaña (CAM).

Lunes 2 de agosto de 2021 | 16:09

El sábado 31 de julio se anunció que a partir de este lunes 2 de agosto dejará de funcionar el centro de esquí y snowboard de La Hoya por falta de nieve.

Ya el sábado, la administración de La Hoya había emitido un comunicado oficial respecto al cierre del centro. “Informamos que a partir del 2 de agosto se suspenderá momentáneamente la apertura al público. Las condiciones de nieve y las temperaturas actuales no nos permiten seguir ofreciendo nuestros servicios en forma adecuada".

Tanto en Esquel como en toda la provincia de Chubut se está viviendo un invierno atípico. Con temperaturas que rondan los 15 grados.

Además de la falta de nieve, también hubo escasas lluvias y se vive la mayor sequía de los últimos 30 años.

Crisis hídrica en Chubut

Sobre esta situación el glaciólogo Lucas Ruiz señaló “El escenario es llamativo. No son las condiciones promedio del invierno. En julio o mediados de mes, hay más o menos nieve pero siempre hay. Que no haya nieve es muy anormal”.

Esquel -donde funciona el centro de esquí La Hoya-, no es la única ciudad que sufre la falta de nieve. Situaciones similares se dan en Bariloche, San Martín de los Andes -Chapelco-, El Bolsón -cerro Perito Moreno- y Villa La Angostura -cerro Bayo-.

Este investigador del Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (Ianigla), dependiente del Conicet, destacó que la condición de sequía no es algo nuevo para la región. Puso como ejemplo el otoño y el invierno del 2016, cuando se observaron “condiciones muy secas, aunque después mejoró con la primavera. Entonces, al final de la temporada hubo nieve y uno se termina olvidando. Pero este año es aún más extremo porque ya viene seco desde el verano”.

El clima de la Patagonia está muy influenciado por lo que pasa en la Antártida. El agujero de ozono hace que la parte alta de la Antártida se enfríe y los vientos del oeste se corran más al sur. En estas latitudes, entonces, existen condiciones de alta presión que favorecen el buen tiempo”, expresó Ruiz. “Estas condiciones -continuó- que se vienen manifestando en las últimas décadas están potenciadas por el cambio climático”.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias