×
×
Red Internacional

Extractivismo. Chubut: la planta de arenas silíceas de Dolavon, daño ambiental, enfermedades y negocios al servicio de Vaca Muerta

El polvo de arena fino en el aire causa silicosis que es una forma de cáncer producto de respirar ese polvo. ¿Esta actividad extractiva de arena silicia ha presentado algún estudio de impacto ambiental, y este fue aprobado? ¿Se ha realizado alguna audiencia pública en donde puedan participar los vecinos? Preguntas sin respuestas donde los empresarios ganan millones y la población trabajadora solo contaminación y enfermedades.

Lunes 23 de mayo | 10:43

A 80 km de Dolavon, sobre la ruta provincial 40, por debajo de la Fractura Salamanca, afloran bancos de arenas de cuarzo, se trata de una concentración de cuarzo (SiO2) mayor al 98.9% en masa, que lo hacen apto para su utilización para la industria del vidrio, asimismo su redondeamiento y aptitud de resistencia a la compresión, permiten su utilización en el proceso de fracturación secundaria para la explotación no convencional de yacimientos hidrocarburíferos, el fracking.

Silíceas: las arenas movedizas del fracking

Las canteras de arena se encuentran en el centro-norte de la provincia de Chubut, camino a un pequeño pueblo llamado Telsen. La arena se transporta en camiones a la planta de tratamiento recientemente construida a unos 2 kilómetros al oeste de Dolavon, en el valle inferior del Río Chubut.

Esta planta se construyó y comenzó a funcionar sin que mediara una consulta popular para evaluar los riesgos que esta planta presenta para las poblaciones cercanas. No se le avisó a la población que estará expuesta al polvo de sílice que el viento patagónico llevará en cuestión de minutos hasta el centro mismo de la ciudad.

Te puede interesar: Las peligrosas canteras de arena silíceas en el valle inferior del Río Chubut

Tampoco se le avisó a la población que se usaran floculantes muy peligrosos para la salud humana y el medio ambiente. La planta tiene un horno donde se calienta la arena para facilitar el secado. Este horno eliminará por su chimenea los restos de humedad junto con rastros del floculante en forma de vapor. Bajo efectos de la temperatura el floculante se puede descomponer en acrilamida, un peligroso cancerígeno y neurotóxico.

La extracción de esta arena levanta nubes de polvo de silice muy fina y muy peligrosa dada la gran posibilidad de desarrollar una forma de cáncer en los pulmones llamada ¨silicosis¨.

La arena debe ser lavada y filtrada para asegurar la calidad y el tamaño adecuado, el lavado de dicha arena incluye el uso de flucolantes diseñados para eliminar el barro y limo mesclados con la arena. Estos floculantes son peligrosos neurotóxicos con consecuencias gravísimas para la salud.Los floculantes incluyen poliacrilamida, que con la temperatura se descomponen en acrilamida.

La acrilamida es una neurotoxina y además es cancerígena, la acrilamida afecta brazos y piernas, siendo responsables por casos de parálisis, cáncer y también puede resultar en diabetes, ceguera, sordera, ataques al corazón, trombosis, daños a los riñones, cataratas, parkinson, alzheimer y defectos en los recién nacidos.

Te puede interesar: Barbarie capitalista. El número de desplazados supera los 100 millones en el mundo según la ONU

La acrilamida se filtra rápidamente y contamina acuíferos en superficie y subterráneo. Por ejemplo, en el estado de California se incluye a la acrilamida junto a otros 800 productos químicos, que presentan riesgo de producir cáncer y defectos en los nacimientos.

La planta de Dolavon elabora tres productos básicos: arena de sobretamaño, arena fina y arena ultrafina. Sus instalaciones fueron diseñadas para procesar 70 toneladas por hora de material bruto. Al trabajar un turno diario de ocho horas, genera 12.320 toneladas mensuales.

La mercantilización de los bienes comunes como es el caso de la arena, trae aparejada la lesión de los ecosistemas de una provincia apabullada desde lo ambiental, y que ha generado el deterioro de la salud pública, tanto de los que habitan las zonas afectadas, como la de los trabajadores de una industria que comienza a ser cada vez más intensiva.

Como señalan Juan Duarte y Santiago Benítez Vieyra en el prólogo de la Ecología de Marx de Ediciones IPS “Latinoamérica constituye una geografía en la cual esta lógica predatoria se traduce en procesos de destrucción y saqueo extractivista promovidos por intereses imperialistas acentuados a partir de las décadas de auge neoliberal, que avanzan dejando territorios y poblaciones arrasadas como verdaderas “zonas de sacrificio” mediante el agronegocio, con la destrucción de bosques, humedales y otros ambientes naturales o seminaturales y el desplazamiento de comunidades originarias, la explotación de combustible fósil mediante fracking o la megaminería metalífera con uso de sustancias contaminantes”.

En 2018, ya hace 4 años, el doctor Sponer (MP 1302) señalaba que “tras la instalación de la fábrica, las consultas por problemas respiratorios aumentaron un 150% en Dolavon”

“Los casos que más consultan los vecinos es por inflamación, especialmente en las vías respiratorias altas, como la faringitis, laringitis, rinitis y también en las bajas como bronquitis, asmas y neumopatías en general”.

La silicosis es conocida como la “enfermedad de los mineros” y se genera tras algunos años de exposición a la sílice y genera cáncer de pulmón.
En Dolavon hay tres puntos de monitoreo que permiten el control de la calidad del aire. Una en el hospital, otra en la estación de servicio y la última en la planta que procesa la arena.

Un informe sobre la explotación de las arenas siliceas y su legado mortal en China señala que “Los trabajadores que inhalan polvo y pequeños cristales minerales encontrados en rocas y arena no sienten síntomas de inmediato. Pero durante meses, a veces décadas, las partículas alojadas provocan daños devastadores. Caminar, incluso hablar, se vuelve difícil. Estar acostado crea la sensación de asfixia, por lo que la mayoría de los pacientes duermen sentados junto a una pequeña máquina de oxígeno. En las últimas etapas, sufren fuertes sibilancias, fuerte pérdida de peso, frecuentes episodios de resfriados y fiebres. La neumonía y la tuberculosis pueden volverse fatales fácilmente. Tarde o temprano, los pulmones simplemente se rinden”.

En La izquierda Diario señalaba Alvarez Mullaly que “En cuanto a las arenas es muy grave, por un lado hay diferentes tipos de impacto, el económico, el social y el ambiental. En materia económica por ejemplo en Estados Unidos, el centro de explotación de arenas de sílice era Wisconsin pero después encontraron mejores canteras en Texas y la explotación se trasladó, terminaron dejando contaminados, endeudados y con deudas porque la matriz económica de esos pueblos fue cambiando. La industria se maneja de esa manera, hoy la arena casi el 90% se trae de las canteras a las orillas del Paraná”.

Que sucederá en Dolavon quedará el territorio golpeado y devastado en las zonas de extracción y toda la economía que se había generado desaparece alrededor de eso sumamente golpeada. Este tipo de negocios se presenta como solución en materia laboral pero trae otros problemas para la vida humana ya que afecta la vista y el sistema respiratorio, como genera la silicosis.

Te puede interesar: Declaración. Por salario y trabajo con derechos: necesitamos un Paro Nacional ya

En síntesis, Chubut es la historia de un saqueo sin grieta a lo largo del siglo XX y del siglo XXI: petróleo, agua, lana, pesca, bosques nativos, y aluminio, a lo que ahora se suma el negocio de la energía eólica en manos de las grandes empresas, además del saqueo de los pueblos originarios. La provincia que es la cuarta exportadora de Argentina muestra que el extractivismo, que ahora reedita el gobierno nacional del Frente de Todos con el apoyo de la oposición de derecha tiene como resultado una provincia de enormes contrastes y atada al valor de los precios de las materias primas, de tener una ciudad como Comodoro Rivadavia la “Dubai” de la Patagonia pasó a tener las ciudades con más pobrezas de la región como el conglomerado Trelew-Rawson con el 35% de pobres.

Sobre esta irracionalidad generada por el capitalismo intentan avanzar gobierno tras gobierno, provincial y nacional, en pos de maximizar lsa ganancias de las empresas a costa de sacrificar el territorio.

Para enfrentar este plan es necesario retomar la unidad entre trabajadores y ambientalistas como se dio en diciembre de 2021 en Chubut o como también la experiencia de las y los trabajadores de Madygraf, reorganizando su producción bajo criterios ecológicos y organizándose junto a sectores ambientalistas en Argentina.

En este sentido, de forjar una alianza entre la clase obrera, lxs ambientalistas y la juventud, en el prólogo de la Ecología de Marx de John Bellamy Foster señala “La clase obrera, en toda su heterogeneidad –nacionalidades, pueblos originarios y amplios sectores racializados, mujeres y disidencias contra la opresión patriarcal–, cuenta con la fuerza social para llevar adelante una alianza obrera, popular y juvenil, no solo para terminar con las tendencias destructivas más inmediatas, sino para acabar también con la doble alienación del trabajo y de la naturaleza que impone el capitalismo, y así avanzar en una planificación realmente democrática y racional de la economía, planificando el metabolismo social entre la humanidad y la naturaleza, y reorganizando la producción social respetando los ciclos naturales, sin agotar nuestros bienes comunes naturales, terminando al mismo tiempo con la pobreza y las desigualdades sociales. En otras palabras, tiene la fuerza para pelear por el comunismo”.

Empezar a poner en movimiento esa enorme fuerza social es una tarea imprescindible para acabar con este régimen social que lleva a la destrucción del medio ambiente y del planeta.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias

Chubut-la-planta-de-arenas-siliceas-de-Dolavon-dano-ambiental-enfermedades-y-negocios-al-servicio