×
×
Red Internacional

El sindicato de la alimentación -STIA- exige al Gobierno provincial de Mariano Arcioni que declare la emergencia laboral pesquera. La situación es grave en Chubut: hay más de 3 mil trabajadores que perdieron su fuente laboral al finalizar la zafra del langostino.

Miércoles 13 de abril | 18:55

El STIA - Sindicato de Trabajadores de la Industria Alimentación- denunció que en Chubut hay más de 3000 desocupados en la actualidad y exige a empresas que garanticen la continuidad laboral.

La cifra es impactante, aunque cíclica. Se trata de mano de obra contratada sólo para la temporada de langostinos, que una vez que culmina, son dejados sin trabajo.

Te puede interesar: La inflación de marzo fue de 6,7 % y es récord en los últimos 20 años

El gremio exige desde hace un tiempo que el empresariado garantice la continuidad de los puestos laborales, más allá de la zafra de estos crustáceos. Incluso ya hubo sendos pedidos al Gobierno provincial para que se permita a las empresas procesar otras especies en planta, como la merluza, a fin de asegurar la continuidad laboral en el sector.

El STIA señala que «Chubut cuenta con recursos renovables como lo es el pesquero y tiene el Gobierno la obligación moral de administrarlos para beneficio de todos, con un sentido social como lo establece en su artículo primero la ley vigente, pero eso no sucede hoy y miles de trabajadores se quedan sin un sustento porque las empresas no quieren procesar otros recursos que no sea el langostino». Además, el escrito cuestionó que el Estado «tiene el deber de actuar para lograr un equilibrio, evitando los monopolios, además. El recurso nos pertenece a todos, pero se priorizan los negocios y no el trabajo».

Este reclamo fue elevado a la legislatura provincial y a los consejos deliberantes de Trelew, Rawson y Puerto Madryn apunta a que se obligue a la industria a procesar otras especies.

Explotación y saqueo una práctica añeja de los empresarios de la alimentación en Chubut

La situación de las y los trabajadores de la alimentación en la provincia no es nueva, ya que las empresas del sector se manejan con un convenio de actividad de zafra, lo que les permite por un lado desvincular, es decir, despedir a los trabajadores eventuales y contratados sin pagar el salario durante seis meses y a los efectivos solo pagarles el básico, con lo cual maximizan sus ganancias en los meses de pesca y procesamiento basado en la superexplotación de las y los trabajadores, pagando salarios en pesos, mientras exporta la mayoría de la producción al exterior teniendo ganancias en dólares, con lo cual el negocio es redondo.

Así también ésta sobreexplotación de los langostinos hace que la temporada de la zafra cada vez sea más corta, ya que no permite el desarrollo de los crustáceos y hace peligrar no solo las fuentes de trabajo sino la vida de la propia especie marina.

Te puede interesar: Recuperación para los grandes empresarios: se llevaron casi la mitad de la torta en 2021

El STIA reclama al gobierno que se les garantice continuidad laboral a los obreros de temporada de langostino que se quedan sin actividad entre la zafra de aguas provinciales y el inicio de las operaciones en aguas nacionales, como sucede actualmente.

Esta situación que no es nueva, plantea la necesidad de luchar por imponer la emergencia ocupacional imponiendo a las patronales esta medida, pero a su vez plantea la pelea por acabar con la precarización laboral que permite la flexibilización laboral.

A su vez es necesario enfrentar la prepotencia patronal y los despidos como en Cabo Vírgenes donde luego de lograr la reincorporación de los 20 despedidos tras 45 días de lucha, apenas finalizada la temporada de langostinos, despidió a 4 trabajadores, que en estos momentos acampan desde hace más de una semana en los portones de la empresa y exigen su reincorporación.

El STIA señala en su nota que «Ante la situación imperante y de extrema gravedad para el sector del trabajo dentro del sector de las plantas de procesamiento de frutos de mar y en general, es que venimos a solicitarle al vicegobernador y presidente de la Honorable Legislatura de la provincia de Chubut, por su intermedio, a quien corresponda, decrete la emergencia para el sector y se lleven adelante todas las medidas conducentes a dar contención a trabajadores de temporada nucleados en nuestra organización sindical y otras».

Te puede interesar: Trabajadores pobres y precarios: ¿y si se reduce la jornada laboral para trabajar todes?

Este reclamo, también pone en el tapete la discusión de que el conglomerado urbano de Trelew-Rawson según el INDeC es el segundo conglomerado de la Patagonia en cantidad de pobres e indigentes, luego de años de ajuste del gobierno actual de Mariano Arcioni, y como producto de una economía basada en la exportación de comodities que llevó a liquidar el parque industrial de Trelew y favorecer la explotación y el saqueo de los bienes comunes naturales.

El reclamo del STIA de lograr la estabilidad laboral tras la temporada de langostino ha conseguido el apoyo de la CGT de la región y es una bandera de lucha para las y los trabajadores privados y estatales de la provincia.

En este camino la pelea por lograr repartir las horas de trabajo entre todas las manos disponibles como planteamos desde el Frente de Izquierda, para que trabajemos todos 6 horas 5 días a la semana es una bandera que junto a acabar con la precarización laboral, reincorporar a los despedidos de Cabo Vírgenes y un salario igual a la canasta familiar indexado mensualmente según la inflación son un planteo necesario para que la crisis en curso no la paguemos los trabajadores, sino los que la generan, los empresarios y el gobierno.

#leydeemergenciaocupacionalya


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias