Chubut: La militarización como garantía de ajuste y saqueo

El gobernador Mariano Arcioni lleva adelante una política marcada por los intentos de ajuste a trabajadores, y de saqueo de los recursos del territorio provincial, para llevar ganancias directo al bolsillo de empresarios nacionales e internacionales. Para aplacar el descontento y la resistencia, y sostener su propia gobernabilidad, prepara y aplica un arsenal de recursos violentos y represivos.

Sebastián Alfonso

La Izquierda en Derecho | Tw:@SebalfoMarte95 Ig: @SebalfoMarte

Martes 24 de noviembre de 2020 | 12:46

La situación provincial se ve caótica y muy entreverada, con manifestaciones, represiones, pujas por el pago de salarios o por la imposición de la megaminería, entre muchos otros conflictos con desenlace incierto. Pero la realidad, es que si miramos la situación atentamente, lo que pasa en la provincia del Chubut es consecuencia directa del plan general de gobierno que pone todos sus esfuerzos en garantizar la ganancia de grandes empresas y corporaciones, a costa de lo que sea.

Protesta social y represión

Durante estos últimos años, los despidos en el sector privado que vivieron entre otros, textiles y petroleros, y el ajuste y no pago de salarios en el sector público, desencadenaron la respuesta de amplios sectores para los que es cada vez más difícil subsistir. Docentes, trabajadores de la salud, y estatales, por ejemplo, llevaron adelante marchas, cortes de calle y de ruta, y enormes movilizaciones reclamándole al gobernador que les pagaran sussueldos adeudados, que llegaron a tener demoras de más de varios meses. Si bien los funcionarios del gobierno aparecieron muchas veces en los medios pidiendo paciencia, la principal respuesta fue de represión.

Cuando no pudo desplegar la represión tradicional, el gobierno encontró medios alternativos para violentar a la protesta social. En Noviembre del año pasado, cuando la lucha docente había ganado la simpatía de amplios sectores de la población, el gobierno provincial se dio cuenta que no podía simplemente “mandar” a sus fuerzas a reprimir los cortes de ruta que llevaban adelante. ¿Qué hizo entonces? Alistó a las patotas de Jorge Ávila, cabecilla del sindicato de petroleros. En plena madrugada los hombres de “Loma”, siguiendo órdenes directas de Arcioni, golpearon y echaron a los docentes que reclamaban cobrar sus salarios adeudados.

Este tipo de respuestas, no son simplemente una reacción improvisada. Tener a Massoni en el ministerio, y continuar financiando multimillonariamente a las fuerzas represivas, muestra el grado de premeditación de un gobierno que sabe que las medidas que toma son profundamente impopulares, y que van a generar una respuesta proporcional.

“Quizás te puede interesar: Una más de Arcioni: Busca recortar la planta estatal jubilando trabajadore

Criminalización

Hace 10 días la policía detuvo en sus casas a varios activistas ambientales. Se metieron en sus casas a la fuerza y los detuvieron como si se tratara de peligrosos delincuentes. Arcioni hace un par de días descolocó a todo el mundo cuando dijo “Chubut es una provincia minera, no me van a callar 500 ruidosos”. Todo esto es parte de una campaña de criminalización y antagonización de todas las personas que salen a las calles a pelear contra la imposición de la megaminería a cielo abierto, para la cual no tienen ningún tipo de apoyo social. La demostración de ellos es la iniciativa popular presentada en la legislatura con más de 30.000 firmas.

“Quizás te pueda interesar: Repudiamos el procesamiento contra dirigentes de ATE Comodoro de la Justicia Federal por luchar contra el ajuste de Arcioni

Ahora, este tipo de campañas, es parte de un modus operandi. Con métodos análogos Arcioni, y Das Neves antes que él, calumniaron a las comunidades originarias que reclaman tierras. Las palabras “terroristas”, “violentos”, y otras, fueron el sustento de procesamientos y detenciones sistemáticas para deslegitimar y antagonizar a comunidades como la Mapuche. ¿Y con qué objetivo? Defender la propiedad ilegal de grandes terratenientes como el italiano Benetton, que acaparan los principales recursos hídricos y de tierra de la provincia.

Así opera el gobierno con sus medios afines para poder legitimar la represión y tener camino más libre para aplicar sus planes.

El control social de Massoni y su policía

Los grandes operativos policiales en barrios humildes, los chequeos masivos, detenciones arbitrarias, la policía subida a un colectivo bajando gente, y los ataques gratuitos, ya no son novedad. Muchas veces con Massoni personalmente, el gobierno provincial impulsa grandes amedrentamientos generalizados. A veces incluso ubicando docenas de policías para poder detener a uno o dos chicos por tener un cigarrillo de marihuana encima. En otras ocasiones, el objetivo fueron las comunidades originarias. Un verdadero despropósito que solo tiene como objetivo reafirmar la autoridad del Estado, aplacar los ánimos, y tratar de intimidar a los vecinos de los barrios más populares.

“Quizás te pueda interesar: “Tratá de meter gente en cana” Impunidad policial en Chubut

Para colmo el gobernador aprovecha cada oportunidad para aumentar el presupuesto de sus fuerzas, y para ofrecerles cada vez más libertad de acción, una suerte de doctrina chocobar local.

La violencia del Estado y el miedo a las masas

Los conflictos abiertos en la provincia son muchísimos, y muy variados. Pero siguiéndolos atentamente, se empieza a ver cómo el gobierno se apoya en sus mal llamadas “fuerzas de seguridad”, para poder hacer pasar sus planes. Y cada paso que da en términos de “política de seguridad”, está orientado a amedrentar, intimidar, y desalentar a la población. En otras palabras, los peores miedos de Arcioni y su gente, son la organización popular y la gente en las calles, dispuestos a enfrentar sus políticas de ajuste y saqueo. Las fuerzas del Estado, a fin de cuentas, cumplen un rol claro: defender a los ricos, y defender al gobierno que trabaja para ellos. Jamás vamos a ver a la Policía del Chubut deteniendo a un empresario pesquero por despidos ilegales, o a un empresario del petróleo por violar las normas ambientales o de seguridad e higiene. Estas fuerzas están apuntadas contra los trabajadores y los pobres. La organización, la movilización popular, y los paros, imágenes de las peores pesadillas de Mariano Arcioni, son algunas de las herramientas que tenemos para pararle la mano y da vuelta la historia.

Al ajuste, el saqueo, y a la represión, los paramos en las calles

El día de hoy, en la legislatura, Arcioni tratará de hacer pasar un proyecto de zonificación para allanarle a las megamineras multinacionales el camino para el saqueo de los recursos de la provincia, y la destrucción del suelo y del agua chubutenses. Habrá un paro provincial de las CTAs y la Mesa de Unidad Sindical, y grandes movilizaciones en las principales localidades de la provincia. Es fundamental que nos demos una movilización gigante para pararle la mano una vez más a las mineras. Lo mejor que podemos hacer, es darle continuidad a este tipo de acciones, reunir a los distintos sectores en pugna, y llevar adelante un verdadero plan de lucha, para imponer una salida a favor de los trabajadores, las comunidades, y las mayorías populares.

“Quizás te pueda interesar: Puerto Madryn: "Los ruidosos" y una masiva movilización contra la megaminería







Temas relacionados

Chubut    /    Mariano Arcioni   /    Represión policial   /    Ajuste   /    Megaminería   /    Estatales

Comentarios

DEJAR COMENTARIO