×
×
Red Internacional

Al menos 72 niños de entre 12 y 18 años y varios adultos fueron atendidos de emergencia por una intoxicación con monóxido de carbono en una escuela de El Maitén. La desinversión en materia de infraestructura casi causa una tragedia. Es hora de poner un freno al ajuste y poner en pie Comités de Seguridad e Higiene independientes en cada escuela.

Ulises CrauchukCorresponsal Comarca Andina | @ulisescrauchuk

Viernes 24 de junio | 11:54

El pasado 16 de junio al menos 21 niños sufrieron síntomas de intoxicación durante el turno mañana en la escuela 93 del paraje Buenos Aires Chico de El Maitén, en el Noroeste de Chubut. Pamela, madre de uno de los niños, nos informaba que en ese momento advirtieron a las autoridades del colegio sobre este hecho, aunque en ese momento desconocían las causas. Este miércoles 22 se supo que era intoxicación por monóxido de carbono producto de una deficiencia en el sistema de calefacción cuando tres adultos y más de 69 niños fueron atendidos en el Hospital Subzonal de El Maitén.

Durante la jornada de este miércoles, varios chicos pidieron a sus padres que los retiraran del colegio al sentirse mal. Finalmente, uno de los chicos se desmayó en clase producto de la inhalación de monóxido. Por la tarde, chicos y chicas comenzaron a concurrir al hospital local con síntomas de descompostura y mareos. “Una de las máquinas que se usan para calefacción en vez de largar aire caliente largaba monóxido”, decía Ramiro, padre de una alumna de segundo año que quedó internada en el hospital. Pamela decía “se podría haber evitado lo que pasó”. Ella es madre de uno de los niños de primaria que sufrió la intoxicación el pasado 16 de junio, y denuncia haber informado que algo pasaba a las autoridades.

Aunque la dotación de oxígeno en el Hospital en esta época contempla el posible aumento de casos de intoxicación por inhalación de monóxido de carbono producto de sistemas de calefacción deficitarios, la masividad superó toda previsión. Elba Puelman, directora del nosocomio, confirmó la información detallando que de no ser por los tubos de oxígeno que facilitaron desde los hospitales de Epuyen, El Hoyo y Lago Puelo, hubiera resultado imposible hacer frente a tamaña emergencia. Incluso, durante la medianoche, un camión del Hospital debió hacer el viaje a Esquel para garantizar el abastecimiento necesario. Al menos 30 personas permanecieron internadas varias horas en el Hospital.

Te puede interesar: XIX Congreso Nacional. Manifiesto Programático del PTS-2022

Los padres de los chicos relataban a La Izquierda Diario que, tras la ampliación del edificio a comienzos del año donde por la mañana funciona la escuela primaria 93 y por la tarde el secundario 7719, recién hace diez días fue instalado un sistema de calefacción ya que las aulas nuevas no estaban conectadas a la caldera central. Este nuevo sistema de calefacción sería el responsable de la intoxicación. Betty, madre de la escuela, decía que la mayoría de los chicos se fueron descompuestos de la escuela este miércoles, pero desde el martes notó que los chicos venían con dolor de cabeza. “Ayer una madre fue a retirar al chico a las cinco de la tarde porque le dijo que se sentía mal. Después hubo un chico que se desmayó y ahí se destapó todo”.

Resulta urgente ante la amenaza a la vida de docentes, auxiliares y estudiantes que pone de manifiesto este hecho que ATECH y el resto de los sindicatos impulsen la conformación de Comisiones de Seguridad e Higiene en todas las escuelas para que junto a las familias controlen lo que el Estado es incapaz de hacer, exigiendo el presupuesto necesario para infraestructura. No podemos esperar a un nuevo crimen social como el de Moreno, donde murieron Sandra y Rubén en 2020, o la escuela de Neuquén donde murieron una docente y dos trabajadores por una explosión. Es necesario que ATECH y CTERA llamen a un paro inmediato ante el ataque a la educación pública de gobernadores como Arcioni y del gobierno nacional de los Fernández.

En enero de este año, mediante la contratación directa N° 5/22, el Ministerio de Educación contrató a la Empresa de Servicios Integrales, única oferente, para la reparación del sector cocina con intervención en la red de gas, colocación de caldera nueva y conductos de calefacción, el traslado de las calderas de interior a exterior en la zona de aulas nuevas y la reparación e intervención en el sector de los sanitarios, por un monto de $4.233.264.

“La cuestión de infraestructura edilicia es un tema saldado” dijo la ministra Florencia Perata en la ocasión. Este jueves se esperaba su presencia en la localidad cordillerana para responder por esta grave situación en la escuela. Mientras tanto, se conoció este mediodía que cuatro auxiliares de la escuela N°4 de Rawson sufrieron un principio de intoxicación por una hornalla de la cocina que utilizaban para calefaccionarse.

En horas de la mañana, Camuzzi retiró el medidor de la escuela 93, pero lo extraño es que se haya habilitado la obra sin controlar el correcto funcionamiento de los artefactos con anterioridad. Como decía una docente en la reunión realizada este jueves en la escuela “desde abajo sube todo en notas, los reclamos, los pedidos a delegación, pero desde arriba no baja una nota diciendo que está en condiciones la escuela después del final de obra”. “Aún no se sabe quien firmó la finalización de la obra” dijo Claudio Marquéz, subsecretario de Recursos y Servicios Auxiliares, quien deslindó responsabilidades del Ministerio buscando descargar la responsabilidad en la empresa contratada, el municipio o las autoridades de la escuela, y planteó la reubicación de la escuela. “El responsable de todo sos vos”, le dijo una docente en la reunión realizada este mediodía en la escuela.

Finalmente, por la tarde, la ministra Perata se hizo presente en El Maitén. La solución que ofreció a las familias fue que anotaran a los chicos en otras escuelas para que no pierdan el ciclo lectivo. “Vamos a una superpoblación, porque hay una sola escuela en Maiten para absorber la 93 y la 7719” decía Soledad, madre de una alumna. “Vengo a transmitir la tranquilidad de que sepan que, obviamente, vine hasta acá y si me tengo que quedar hasta mañana, pasado, hasta que esta situación se reencauce, sobre todo las trayectorias escolares, sepan que se han hecho las denuncias correspondientes por parte del gobernador desde esta mañana”, dijo una muy nerviosa Perata ante los padres. “He pasado de todo en estos años, pero una situación como esta donde hay estudiantes en riesgo es la primera vez” agregó la ministra, y la tentación de iniciar un listado excede los caracteres de esta nota.

En una reunión realizada en la plaza, padres autoconvocados decidieron realizar una denuncia penal. El gobernador Mariano Arcioni, rápidamente salió a hacer lo propio buscando desligarse de su responsabilidad ante la desastrosa situación de la educación publica en la provincia, y pidió a la ministra de Educación Florencia Perata que viajara de urgencia a la zona. Una maniobra en que Perata sería el fusible en caso de ser incapaz de contener el escándalo que representa este desastre. La ministra anunció que de aquí en más sería en Ministerio de Infraestructura el encargado de dar conclusión a las obras en la escuela. Por las dudas, informó que este martes entregarían las netbooks a los chicos de tercer año, no sea cosa que las clases no se retomen prontamente.

Es urgente poner en revisión el conjunto de la infraestructura y el control de las partidas asignadas a tal fin. Hoy, el Ministerio delega la resolución en los equipos directivos de cada escuela, desde la compra de alimentos hasta la contratación de reparaciones menores. De este modo, el ministerio responsabiliza a directoras y directoras ante hechos tan graves como este que, de haber invertido en un sensor de monóxido de carbono, algo que no cuesta más de $2000, se podría haber evitado. Resulta indispensable el control de la comunidad educativa del accionar del ministerio, y el cierre inmediato de toda institución que presente un riesgo para la integridad de estudiantes y trabajadores, pero también para verificar la realización de las obras necesarias.

Te puede interesar: El Congreso del PTS propuso a Myriam Bregman y Alejandro Vilca como precandidatos presidenciales

De allí que la puesta en píe de organismos amplios como Comités de Higiene e Seguridad, sean una necesidad, no sólo para enfrentar la debacle administrativa y presupuestaria del gobierno, sino para que sea la propia comunidad educativa la garantía de que las soluciones necesarias se realicen. Es hora de tomar en nuestras manos, padres, docentes, auxiliares y estudiantes, la defensa de la educación pública y del conjunto de nuestras necesidades ante un gobierno que ha demostrado servir al saqueo y el ajuste. Porque nuestras vidas valen mucho más que sus ganancias.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias