Internacional

ISRAEL-PALESTINA

Cerca de 1.200 presos palestinos cumplen una semana de huelga de hambre en cárceles israelíes

Unos 1.200 presos palestinos continúan la huelga de hambre iniciada el 17 de abril contra las prácticas de tortura y de aislamiento que ejerce el Estado sionista de Israel en sus cárceles.

Lunes 24 de abril de 2017 | 13:35

Alrededor de 1.200 palestinos presos en cárceles israelíes han cumplido una semana en huelga de hambre, que entra hoy en su octavo día, para exigir la mejora de sus condiciones y el aumento de las visitas de familiares. La huelga de hambre indefinida se inició el 17 de abril, coincidiendo con el Día nacional de Solidaridad con los presos.

El ministro palestino Isa Qaraqe, responsable del Comité de Asuntos de Prisioneros afirma que "Quieren mejorar condiciones como el régimen de visitas familiares, permitiendo a los niños visitar a sus padres sin acoso, las negligencias médicas, el cierre de hospitales, la liberación de los presos enfermos, la política de traslado entre cárceles y juzgados" o "el fin de la detención administrativa o políticas de aislamiento".

Akram Ayasa, portavoz de la Comisión de Asuntos de los Prisioneros y Exprisioneros palestinos, señaló en un comunicado que alrededor de 1.500 detenidos mantienen el ayuno, denominado "Huelga por la Libertad y la Dignidad". Este organismo asegura que el líder de Al Fatah y promotor de la protesta, Marwan Barguti, ha comenzado a resentirse y sufre "una severa caída en la presión arterial y de los niveles de azúcar en sangre", según la agencia de noticias Maan.

Barguti ha sido aislado en la cárcel de Jamala, al norte de Israel, y la Comisión ha denunciado las "medidas represivas contra los huelguistas, a los que han trasladado a otras prisiones y se han hecho redadas en sus celdas". La Comisión ha elevado una protesta al Servicio de Prisiones por la decisión de impedir a los presos que participan en la huelga recibir la visita de sus abogados.

Treinta y seis internos en la prisión de Meguido, en el norte de Israel, se unieron ayer al ayuno y otros seis el jueves pasado, de acuerdo con ese organismo, además de unos 20 presos de la cárcel de Raymond.

Las autoridades israelíes se oponen a iniciar algún tipo de negociación con los presos y aseguran que se tomarán las “medidas necesarias” para controlar la situación.

"Estamos llevando a cabo una política decidida y responsable de conformidad con las normas internacionales y no al dictado de los terroristas", declaró ayer el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, durante una reunión con su gabinete.

El presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, ha pedido a la comunidad internacional que reaccione, mientras que el Parlamento Árabe solicitó hoy al secretario general de la ONU, António Guterres, que se tomen medidas urgentes.

Actualmente, unos 6.500 palestinos están en prisiones israelíes, incluidos 300 menores, 12 parlamentarios y 28 periodistas, según la ANP. La organización Adamir cifra en 850.000 los detenidos durante los cincuenta años de ocupación israelí que se cumplen este 2017, lo que supone una quinta parte de la población.

Un estudio realizado en 2008 por Médicos por los Derechos Humanos revelo que el Estado sionista de Israel recurre a prácticas inhumanas y de tortura como el aislamiento prolongado, uso excesivo de las esposas y vendas para taparles los ojos, privación del sueño, de alimentos y de agua durante largos períodos de tiempo, negación del acceso a un baño y privación de aseo personal y sometimiento a gritos, insultos y acoso sexual, como forma sistemática de medida disciplinaria durante las sesiones de interrogatorio y el encarcelamiento.







Temas relacionados

Sionismo   /    Estado de Israel   /    Cárceles   /    Palestina   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO