×
×
Red Internacional

Este miércoles 7 de agosto comienza el juicio por el asesinato de Valentino Blas Correas. Los 4 amigos que lo acompañaban en el auto y son sobrevivientes de la balacera policial, serán querellantes. Son 13 los policías acusados.

Laura VilchesConcejala PTS - FIT Córdoba. Legisladora provincial PTS-FIT (mandato cumplido) | @VilchesLaura

Escuchá esta nota
Miércoles 7 de septiembre | 08:54

Este miércoles 7 de septiembre, comienza el juicio por el asesinato de Valentino Blas Correas de 17 años, ocurridohace dos años en la madrugada del 6 de agosto de 2020, en plena pandemia.

Por este caso de gatillo fácil que conmocionó a Córdoba y el país, irán a juicio 13 policías: 2 de ellos acusados por los disparos que terminarían con la vida de Blas. Son los suboficiales Lucas Gómez y Javier Alarcón, quienes responden por homicidio calificado y tentativa de homicidio. Los otros 11 acusados responden por toda la cadena de encubrimiento posterior.

El juicio oral que comienza este miércoles en la Cámara 8ª del Crimen, en los Tribunales II de Córdoba. La acusación está en manos de el fiscal José Mana, quien entendió que, si bien Gómez fue el autor material del crimen, los dos uniformados fueron los que abrieron fuego de manera temeraria contra el auto en el que iban los cinco amigos aquella madrugada.

Durante la jornada de hoy en la que arranca el juicio, se procederá a la lectura de la acusación y la presentación del caso con todos sus elementos, ante el jurado popular. Estarán presente la fiscalía, querellas y los defensores. Amnistía Internacional, que durante este martes acompañó en conferencia de prensa a la familia Correas, oficiará de "veedora" durante el desarrollo del juicio. Acompañan a la familia distintas personalidades, entre las que se encuentra VIviana Rivera Alegre (mamá del joven desaparecido hace 10 años, Facundo Rivera Alegre), Noel Argañaraz (legisladora MC del PTS-FITU), entre otras.

Los amigos de Blas, 4 sobrevivientes, serán querellantes: son Cristóbal Bocco, Mateo Natalí, Juan Cruz Camerano y Camila Toci. Cristóbal era quien acompañaba a Blas en el asiento trasero, salvó su vida de una bala que atravesó su ropa. Mateo Natalí los acompañaba allí. Juan Cruz Camerano y Camila Toci conducían e iban como acompañante respectivamente, en el FIAT Argo que fue perseguido sin motivo aquella noche de un agosto pandémico.

El caso

El caso Blas Correas fue un parteaguas en la política provincial, porque dejó al descubierto el accionar policial ante los casos de gatillo fácil. La mecánica es "de manual": asesinato de algún joven considerado sospechoso por los prejuicios policiales, considerados culpables de "portación de rostro" o "portación gorra", disparo a quemarropa, descubrimiento del asesinato y ocultamiento del crimen de las fuerzas policiales. En el medio, las maniobras de encubrimiento incluyen la inculpación de las víctimas: plantan armas, siembran pistas falsas, hay relatos ficticios de cómo sucedieron los hechos según la versión policial. Como se observa en el caso Blas Correas, la cadena es extensa.

Te puede interesar: Córdoba también fue parte de la Marcha Nacional contra el Gatillo Fácil

Las fuerzas policiales no actúan solas, no son miembros individuales de la fuerza. El caso Blas Correas lo dejó alevosamente de manifiesto. Desde entonces, Soledad Laciar, mamá de Blas lo señala cada vez con más insistencia: el caso de mi hijo es uno de esos casos. Desde entonces, acompaña a otras familias y madres de víctimas de gatillo fácil que no han tenido la notoriedad del caso de su hijo. Como se observó en la 8va Marcha Nacional contra el gatillo fácil, los nombres de las víctimas se cuentan por decenas y se enmarcan en las diversas formas de la violencia represiva del estado y su fuerza policial: Jonathan Romo, Ezequiel Castro, Rodrigo Sánchez, Vanesa Ledesma, Joaquín Paredes, Lautaro Guzmán, Yamil Malizzia, Facundo Rivera Alegre, y la lista sigue.

La conmoción que generó el caso Blas dejando al descubierto, para la sociedad entera, incluidos gran parte de los sectores medios que poco eco se hacían de los casos de violencia policial contra los pibes de las barriadas populares, significó un antes y un después para el gobierno de Schiaretti. Uno más de los cambios en la cúpula de la fuerza, propuesto como "maquillaje" no modificó nada, en absoluto. En pleno 2022, la filmación desde un teléfono celular mostraría cómo era golpeado y maltratado por la fuerza, hasta provocarle la muerte, Jonathan Romo.

Ante este nuevo caso, Schiaretti, el que nunca habla de las crisis de su gobierno, habló. Dijo, con un cinismo practicado de antemano que "iría hasta las ultimas consecuencias". Es el responsable político de las fuerzas policiales. Es el responsable de las directivas que le dan. Es responsable de haberlas educado e instruido en el hostigamiento, persecución, humillación a la juventud de las barriadas populares con los retenes en todos los puentes de acceso a la ciudad; con los "corralitos" a la moda de la Edad media; con el discurso estigmatizante de sus voceros mediáticos en defensa de la "seguridad ciudadana".

Hoy inicia en Tribunales II, el juicio contra los asesinos y encubridores del crimen de Blas Correas. Pero como suele afirmar Viviana Alegre, mamá de Facundo Rivera Alegre: "el responsable máximo de la fuerza policial", en este caso, no estará sentado en el banquillo de los acusados. Sabe muy bien que para las madres que luchan contra la impunidad estatal en el asesinato de sus hijos, eso no lo convierte en inocente.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias