×
×
Red Internacional

Escritora con historia.Carson McCullers: escritora de la Gran Depresión de 1929, la cuestión negra y la soledad

Personajes solitarios, una niña que hace música sin instrumentos, un sordo, un hombre negro, todos afectados por el clima de esta enorme crisis que comenzó el 24 de octubre de 1929. “El corazón es un cazador solitario” es su primer novela ambientada al Sur de Ee. Uu. ¿La conoces? Te invito a agregarla a la lista de tus pendientes.

Liliana Vera IbáñezRedacción LID @liluzlisam / IG: @Pisotomia

Lunes 25 de octubre | 09:00

Virgina Spencer Carr, dijo que “Carson amaba atrapar la verdad con los dientes y escapar corriendo, una costumbre que jamás abandonó”. Y no hay dudas de que lo hiciera a lo largo de sus historias.

Carson McCullen vivió y escribió rodeada de las terribles condiciones de la Gran Depresión en Estados Unidos de 1929.. La estadística más memorable de este período es la tasa de desempleo, que alcanzó el 25% en 1933,y los trabajadores que lograron conservar sus trabajos encararon una mayor explotación y una reducción de salarios y horas. Una cuarta parte de los niños sufrieron desnutrición, las tasas de natalidad disminuyeron. También en 1933, los negros estaban lejos de ser asimilados. En el Sur, donde nació Carson, habían proliferado los linchamientos, el Ku Klux Klan, amparados por la ley y los Estados: eran una parte importante de trabajadores.

Un corazón cazador de pasiones y penas

En El corazón es un cazador solitario, su primer novela publicada en 1949 cuando apenas tenía 23 años, Carson delinean personajes con mucho realismo, con aguda introspección psicológica. Personajes bizarros, siniestros y tiernos a la vez, con vidas limitadas por las consecuencias de la crisis económica. Sus narraciones claman contra la soledad y el racismo, y están llenas de borrachos filósofos y negros que les ponen a sus hijos el nombre de Karl Marx. Carson McCullers transmitió con una maestría insuperable la grandeza y la tragedia humana. Estas páginas transitan el amor, la violencia, la soledad y el fracaso, dotadas de una insólita musicalidad, desprenden una fuerza y una pasión que sacuden a quien las lee.

“La ciudad estaba enclavada en pleno Sur. Los veranos eran largos y los meses de frío invernal, escasos. Casi siempre el cielo ofrecía un aspecto azul, cristalino, y el sol ardía con un resplandor desenfrenado. Más tarde venían las lluvias suaves, frías de noviembre, y quizá después las heladas, y unos cortos meses de frío. Los inviernos eran variables, pero los veranos eran siempre abrasadores. La ciudad era bastante grande. En la calle principal había varias manzanas de tiendas de dos o tres pisos y oficinas comerciales. Pero los mayores edificios de la ciudad eran las fábricas, que daban empleo a un alto porcentaje de la población. Eran hilanderías muy grandes y florecientes, aunque la mayor parte de los obreros de la ciudad eran muy pobres. Con frecuencia podía observarse en las caras de la gente que caminaba por la calle una desesperada expresión de hambre y de soledad" describe un pueblo al sur de los Estados Unidos en la novela El corazón es un cazador solitario.

Entre sus personajes, John Singer, un sordomudo educado y amable al que todos acudían para contarle sus problemas. Jake, un hombre hundido por la bebida que intentaba explicar, en vano, el socialismo marxista a los trabajadores de la localidad. El doctor Copeland, un médico negro entregado a la comunidad. Y sobre todo, una adolescente incomprendida, cuya vida era la música, “o bien se iba a la biblioteca a mirar el National Geographic, o se dedicaba a pasear sola y pensar un poco más (…) Pero en todo momento, hiciera lo que hiciera había música. En ocasiones canturreaba para sí misma mientras paseaba, y otras veces, escuchaba en silencio las canciones que sonaban dentro de ella. Había toda clase de música en sus pensamientos. Parte de ella la había oído en las radios, pero otra estaba ya en su mente sin que jamás la hubiera oído en ninguna parte”.

"Quizá uno o dos de nosotros sea propietario de la casa en que vive, o haya podido ahorrar un par de dólares..., pero no poseemos nada que no contribuya directamente a mantenernos vivos. Todo lo que poseemos es nuestro cuerpo. Y vendemos nuestro cuerpo cada día. Lo vendemos cuando vamos por la mañana a trabajar y cuando trabajamos todo el día (...) Nos vemos obligados a vender nuestro cuerpo para poder comer y vivir. Y el precio que nos pagan es sólo suficiente para permitirnos conservar la fuerza y así trabajar más tiempo en beneficio de ellos" reflexionará Jack en su soledad y bronca.

Carson, la niña prodigio de la literatura americana

Lula Carson Smith, mejor conocida en el ámbito literario como Carson McCullers, nació en Columbus, en el año 1917, y a los diecinueve años se casó con Reeves McCullers, con quien mantuvo una relación compleja y llena de contradicciones. Padeció durante su corta vida, una enfermedad respiratoria y psicológica. Ella paso varios meses postrada en una cama, tiempo que no desaprovechó, ya que empezó a escribir “El corazón es una cazador solitario” y a su vez idear una historia corta, Su primer cuento, “Wunderkind”, fue publicado en la edición de diciembre de 1936 de la revista Story. En el año de 1951 es publicada una de sus mejores obras literarias, esta era la reconocidísima novela breve: “La balada del café triste”, la cual tuvo su primera edición en el año 1955. Un año después publica el famoso cuento llamado “¿Quién ha visto el viento?” que también recomendamos disfrutar.

Su narrativa está poblada de amor y de dolor prácticamente a partes iguales; el paisaje de su infancia en el Sur, con sus veranos tórridos, sus cafés, sus barrios miserables y los solitarios personajes embrutecidos por la frustrante vida provinciana, es recurrente y protagónico. Emparentada con la de los grandes escritores del sur estadounidense, en sus relatos se perciben puntos de contacto con la obra de William Faulkner, y eso es mucho. Muere el 29 de septiembre de 1967 en el Hospital de Nyack en el Estado de Nueva York de una hemorragia cerebral.

Historias que fluyen de forma peculiar, así consiguió denunciar la injusticia, el odio y los graves problemas sociales que produjo la depresión económica de la década de 1930 en el "profundo sur", a través de los conflictos individuales que padecen los protagonistas de sus obras. "Porque, bajo este sistema, los cerdos son valiosos y los hombres no. No se pueden hacer costillas y salchichas de cerdo de los flacuchos niños de las hilanderías".

The Heart Is A Lonely Hunter, 1968, película dirigida por Robert Ellis Miller

Te puede interesar: Carson McCullers, la búsqueda y la iluminación




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias