Política

NACIONAL

Carlos “Titín” Moreira: “De Videla a la AFI macrista, el Estado siempre infiltró y espió”

A propósito del mega espionaje macrista, la absolución del jefe de la Triple A, y la anulación del juicio al fiscal Fernández Garello, integrante de la DIPPBA, repasamos parte de estos juicios para reflexionar si a casi 50 años del golpe militar, existen resabios de esa dictadura.

Rosa D'Alesio

@rosaquiara

Martes 20 de octubre | 22:02

Entrevistamos a Carlos “Titín” Moreira, dirigente trotskista del PTS-FIT, para hablar sobre estos fallos judiciales que resultan regresivos para la lucha sobre el genocidio de clases. Además, sobre el mega espionaje macrista, Moreira señaló que “los servicios de inteligencia, llamados la cloaca de la democracia, infiltran y espían como antes, como siempre. Son los cimientos de esta democracia de ricos”.

Para el dirigente trotskista, la absolución -después de haber recibido una condena- del jefe de la Triple A Julio Yessi; así como la anulación del juicio de Fabián Fernández Garello, quien prestó servicio en la DIPPBA durante la dictadura, “no puede disociarse de otras resoluciones gravosas, tanto en la esfera judicial como política”.

“A los jueces Bruglia y Bertuzzi, que dejaron en libertad a un criminal de la Triple A, ahora se los conoce por la disputa entre Cristina y el macrismo. Pero es la misma justicia que quiere presa a la ex presidenta, la que deja impune estos crímenes ”.

Sobre el mega espionaje que realizó la AFI macrista, ahora se conoce que parece inspirado en la DIPPBA y una de las causas menciona otra causa que vos conoces mucho ¿nos podes contar algo sobre esto?

  •  Claro, voy del presente al pasado. Días atrás se conoció que la causa “Bases AMBA", que lleva el juez Alejo Ramos Padilla -sobre la AFI bajo el gobierno de Mauricio Macri-, realizaba espionaje ilegal y posibles infiltraciones, en organizaciones sociales, sindicales, de izquierda e incluso a funcionarios de Cambiemos.

    En ese informe el juez habla de que en 2018 realizaron espionaje sobre quienes realizaban un conflicto bancario en Chivilcoy. Ramos Padilla traza una relación, que en el mismo momento que ocurría esto, en los tribunales de la localidad bonaerense de San Martín, se estaba llevando adelante un juicio contra los responsables del crimen de la militante del PST Ana María Martínez, quien por entonces realizaba un trabajo político en bancarios.

    El juez sostiene que el espionaje que se llevó adelante a trabajadores bancarios en 2018, utilizó el mismo método que la Dirección de Inteligencia de la Policía de la Provincia de Buenos Aires (DIPPBA) en 1981, que terminó en el asesinato de la militante trotskista.

    ¿Cómo fue el conflicto bancario de 1981 en el que participó el PST?

    Era el fin de la plata dulce y de la timba financiera. Cerró el Banco de Intercambio Regional (BIR), con sus secuelas de despidos. A partir de ahí, desde el PST -en plena clandestinidad-, resolvimos recorrer los distintos bancos con la propuesta de enfrentar, no solo la dictadura militar, sino también las consecuencias económicas que se desataron en el país. Nuestra lista, la Verde bancaria, era muy conocida porque se formó en 1973 y continuó hasta 1976 cuando se da el golpe.

    En medio de estas recorridas, es que se acerca alguien a Ana María y le dice que le interesa la propuesta. Esta persona se infiltra un tiempo en nuestra organización, hasta que nosotros comenzamos a ver actitudes sospechosas, y lo echamos.
    Poco tiempo después, secuestran a Ana María y la asesinan.

    Nunca supimos quién era el que se había infiltrado hasta el momento en que la CPM (Comisión provincial por la memoria) encuentra en los archivos de la DIPPBA, un informe de la infiltración. Aparece un tal Juan Pablo Peter -ya fallecido-, donde relata cómo realizó la infiltración. En estos documentos aparece la firma de Fabián Fernández Garello. Actual fiscal general de Mar del Plata.

    Permitime un paréntesis, los militares de Campo de Mayo, Jorge Norberto Apa y Raúl Muñoz, que estaban a cargo de la jurisdicción San Martín y coordinaban con la DIPPBA, fueron condenados a cadena perpetua por el crimen de Ana María.
    En cambio, los responsables policiales siguen impunes, algunos juicios continúan en etapa de instrucción, entre ellos Garello.

    El pasado 8 de octubre, se agregó a la causa de Ana María, los archivos que estaban en poder de Estados Unidos -Obama se los entregó al presidente Macri-, fueron presentados como prueba, donde aparece la participación de los militares, junto a la Policía que es la parte que falta condenar.

    ¿Por qué es importante Garello, que incluso anularon su procesamiento?

  •  Se trata del actual fiscal de Mar del Plata, la jueza Alicia Vence lo procesó porque encontró suficientes pruebas para llevarlo a juicio: secuestro y tortura a militantes del Partido Comunista y su participación en los servicios de inteligencia en la DIPPBA.

    El 18 de septiembre de este año, la Cámara 2 de Casación anuló el procesamiento de Fernández Garrello, en la causa que investiga el crimen de Ana María.

    En los 90 fue concejal del PJ en Mar del Plata, y figura destacada en esta Ciudad, después del genocidio. Está bancado por el aparato del peronismo y la Policía Bonaerense. Llegó de la mano del duhaldismo para ocupar el cargo de fiscal general.

    Quiero subrayar esto: Fernández Garello está impartiendo justicia, a pesar que está documentado que fue parte del aparato genocida en la última dictadura. Él reconoce su firma en estos documentos. La ligazón del aparato peronista con los crímenes de lesa humanidad, es absoluta.

    Hugo Moyano acaba de perder nuevamente un juicio, donde un exmilitante de izquierda, lo acusó de formar parte de la juventud sindical peronista que tenía relación con la CNU. Esta organización paraestatal tuvo una fuerte participación en Mar del Plata desde los años previos a la dictadura, que junto a la Marina asesinaron a 27 camaradas del PST, eran trabajadores, estudiantes.

    Pero no es solo Moyano. Rucci fue parte, no solo de la masacre de Ezeiza y el Pacto social, sino que antes de ser asesinado fue parte de la CNU. Es decir, muchos de los que integran el aparato del PJ, fueron parte y cómplices de la dictadura, y luego se reciclaron. Como Julio César Alak, Carlos Ruckauf, entre otros.

    No fue solo la UCR la que integró el gobierno de facto de Videla, con 400 funcionarios, sino que más de 150 peronistas también participaron como intendentes, además de los que integraban la patota. La reivindicación que está haciendo el Frente de Todos de Rucci, es un escándalo.

    Garello no es al único que han dejado impune. Julio Yessi, condenado por crímenes de la Triple A, pocos meses atrás fue absuelto. Este fascista tiene más de 80 años ¿por que el Poder Judicial le interesa dejar impune crímenes que se cometieron hace casi 50 años?

  •  El caso de Ana María, fue parte de los crímenes que no comenzaron con el golpe militar de 1976. Comenzaron bajo el gobierno de Isabel Perón, y fueron ejecutados por la Triple A. En mayo del 74 llevaron adelante la masacre de Pacheco, donde atacaron el local del PST que tenía en la zona norte bonaerense. Tres compañeros fueron asesinados. El responsable de esa masacre se llama Julio Yessi, dirigente juvenil de la extrema derecha peronista, conducía la Juventud Peronista de la República Argentina (JPRA), bancado por López Rega. Muchos de ellos se integraron luego a los grupos de tarea.

    http://www.laizquierdadiario.com/Absuelven-a-Julio-Yessi-condenado-por-crimenes-de-la-Triple-A

    Hace unos años la jueza María Servini, lo condenó a cadena perpetua. La defensa de Yessi apeló, y a finales de 2019 la Sala I de la Cámara en lo Criminal y Correccional, determinó revocar la sentencia. Los jueces responsables de la absolución son: Leopoldo Bruglia, Mariano Llorens, Pablo Bertuzzi.

    A estos jueces ahora se los conoce por la disputa entre Cristina y el macrismo, porque la quieren presa.

    Estos fallos demuestran la continuidad, no solo en el aparato represivo, el de inteligencia, sino también en el judicial, muestran los resabios de la dictadura.

    Esto es tan evidente, como que el Ejército ahora tiene la venia del ministro de Defensa Agustín Rossi, para homenajear a quienes llevaron adelante crímenes de lesa humanidad, como fue en el Operativo Independencia votado en el gobierno de Isabel Perón.

    Es muy interesante esto, porque muchos de los que no cuestionan este Operativo, dicen que se votó bajo un gobierno democrático. No es así, ¿cómo va a ser democrático un gobierno que impone el estado de sitio, actúa con la Triple A, y ordena el Operativo Independencia para matar, secuestrar y torturar gente? Era un gobierno constitucional, pero de ninguna manera “democrático”.

    Es decir el gobierno de Alberto Fernández, le permite a las Fuerzas Armadas que reivindiquen la guerra sucia.

    Quiero volver un poco atrás, sobre lo que vos estás contando, y es sobre la continuidad de la utilización del espionaje

  •  Sí, claro. Son los cimientos de la democracia. Siempre existieron. Seguirán espiando organizaciones obreras, sociales y opositores, con la justificación de que sirve para perseguir bandas criminales. Un ejemplo de esto es Proyecto X, que denunció mi compañera, la diputada Myriam Bregman. El policía Balbuena, que se infiltró en organismos de derechos humanos, es otro ejemplo.

    Aunque haya una legislación, que prohíbe la inteligencia interna, son miles de espías que están en función. Le cambian los nombres de la secretaría de inteligencia, pero el objetivo es el mismo. Esta es la denuncia que hace el juez Ramos Padilla, que hay una continuidad desde la dictadura con esta práctica.

    Tanto en el aparato represivo como el de inteligencia. Policías muy jóvenes, que no tienen más de 30 años, que no habían nacido en la dictadura, detienen a los pibes en los barrios y les dicen “te vamos a desaparecer como en los 70”. Solo mencionar la desaparición y muerte de Facundo Castro, para entender esa continuidad y la continuidad en el encubrimiento.

    No es casualidad que la Bonaerense tenga pocos condenados por su actuación en el golpe del 76. El gral del Ejército Camps -que conducía la Bonaerense-, Etchecolatz y el capellán Christian Von Wernich. Prácticamente, no hay más.

    Hay una política para preservar a esta fuerza policial, por eso son muy útiles estos archivos para condenarlos y mostrar que fueron parte del genocidio.

    Los han formado con la doctrina represiva, criminal, fascista. Ahí tenés a los Berni, Bullrich que alientan la persecución política y social contra la izquierda, los luchadores, los pibes pobres, o los mapuches.







    Temas relacionados

    Dictadura   /    Espionaje ilegal   /    Fabián Fernández Garello   /    Agencia Federal de Inteligencia (AFI)   /    CNU   /    Triple A   /    Macrismo   /    Myriam Bregman   /    Dictadura cívico-militar-eclesiástica   /    Hugo Moyano   /    Cristina Fernández de Kirchner   /    Libertades Democráticas   /    Política

  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO