×
×
Red Internacional

Con el retorno de EE. UU. al acuerdo de París, y las expectativas en un Green New Deal de la mano de la administración Biden, la ONU celebra en Pakistán un nuevo Día del Medioambiente marcado por el aumento exponencial de las emisiones de CO2. ¿Es posible restaurar los ecosistemas en el marco del capitalismo? Algunas puntas para pensar causas y consecuencias del cambio climático.

Sábado 5 de junio | 11:29

Este nuevo Día Mundial del Medioambiente, organizado esta vez por Pakistán, marcará el inicio del Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de los Ecosistemas.

Una década de la cual, según el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), organismo creado a los pocos de días de establecerse el Día del Medioambiente en 1974, depende “el bienestar de los jóvenes de hoy y de las generaciones futuras”.

La declaración en cuestión, que es de 2020 y hoy se retoma en Pakistán, habla de “restauración de la biodiversidad y los ecosistemas” en base a la “ruptura urgente y clara con las tendencias actuales de deterioro ambiental”. Sin embargo, las expectativas depositadas en que la nueva administración de la Casa Blanca encabece un proceso de reducción de emisiones se dan de bruces con el verdadero trasfondo de la política en energías alternativas que impulsa Biden, que tiene como objetivo competir con la economía que desplazó a los EE. UU. como principal emisor de CO2 a nivel mundial, China.

Los cantos de sirena del crecimiento económico y el desarrollo industrial se tiñen de negro en las expectativas progresistas de una reconversión de la producción capitalista “amigable” con el ambiente.

Te puede interesar: El momento populista de Joe Biden
China, vertedero mundial y el colapso ambiental

En línea con la idea de un desarrollo económico a costa del medioambiente pero con relato ambientalista, en Argentina el propio Alberto Fernández y el Frente de Todos se embanderan contra el cambio climático y mientras son fervientes impulsores del fracking, las granjas porcinas y la megaminería, y el agronegocio y la “sojización” del país. Es el medio que vienen aplicando para buscar dólares que vuelven a irse pagando la fraudulenta deuda externa.

¿Cómo se derrotó el golpe de la megaminería, el PJ y la UCR contra la 7722?

En esta política no hay grietas. Oficialistas y opositores avalan e impulsan el saqueo y la destrucción del medio ambiente en el país. Pero también hay luchas socio-ambientales que las enfrentan. Sucedió en Mendoza en 2019 y actualmente en la lucha en curso en la provincia de Chubut.

Primeros elementos de balance de las recientes jornadas de lucha en Chubut

Como sostenemos desde el PTS en el Frente de Izquierda - Unidad, el cambio climático es la consecuencia del uso de combustibles fósiles, la degradación de los suelos, la pérdida de ecosistemas debido a la devastación forestal que arrasa montes y bosque en pos de la expansión de la frontera agrícola y la ganadería extensiva, la explotación megaminera, la contaminación de los océanos, o la caza inmoderada de especies silvestres (algunas veces incluso con fines de exterminio). A su vez todas estas realidades son solo algunas de las consecuencias que deja este modo de producción, el capitalismo. Por eso, no cabe duda de que en la actualidad este está ocasionando la enorme crisis ecológica.

El capitalismo destruye el planeta, destruyamos el capitalismo

A nivel internacional, experiencias de sectores de trabajadores que comienzan a plantear una salida a la crisis ambiental provocada por el capitalismo en sus propias manos -como en la refinería Grandpuits en Francia- son muy alentadoras y tenemos que seguirlas con atención y apoyarlas.

Francia. “Greenwashing”, lucha obrera y transición ecológica: el caso de la refinería de Total

En otra época del capitalismo, pero del capitalismo al fin, Marx y Engels plantearon que la posibilidad de acabar con la contradicción dialéctica entre el hombre y la naturaleza, y lograr cierto nivel de armonía y equilibrio ecológico, solo sería posible con la abolición del modo de producción capitalista. En su momento histórico de declinación esto guarda una enorme vigencia. Y como dijo Engels en Dialéctica de la naturaleza: “Sin embargo, hace falta algo más para lograr esta regulación que el mero conocimiento. Se requiere de una revolución completa de nuestro modo de producción dominante hasta hoy y, con ello, de todo nuestro orden social actual”.

Engels y la dialéctica de la naturaleza en el Antropoceno

John Bellamy Foster, un marxista contemporáneo que ha dedicado años a rescatar los aportes originales del marxismo a la lucha ecológica. Te dejamos una nota para acercarse a su obra y conocer a través de ella por qué el marxismo es la base teórica y práctica para pensar una sociedad que libre de explotación pueda construir una relación armónica entre la humanidad y su entorno natural.

El marxismo y los orígenes de la crítica ecológica

No queremos cerrar este Dossier sin dejarte una invitación a que te sumes a La Comunidad de La Izquierda Diario para seguir difundiendo las luchas y procesos medio-ambientales, denunciar al lucro capitalista del extractivismo y la contaminación y compartir debates ideológicos en torno a la necesidad de poner en pie una alternativa radical al cambio climático.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias