Política

OPINIÓN

CFK y el Pacto Social: "incorregibles" servidores de los empresarios y el FMI

En la presentación de su libro Sinceramente, Cristina Fernandez de Kirchner reivindicó el Pacto Social del 1973 como el modelo a seguir y a José Bel Gelbard como el prototipo de burguesía nacional.

Facundo Aguirre

IG: @hardever // Twitter: @facuaguirre1917

Sábado 11 de mayo | 21:12

Uno de los firmantes del Pacto Social, secretario general de la CGT e instigador de la Masacre de Ezeiza, afirmó cuando rubricaba el “Acta de Compromiso Nacional para la Reconstrucción, la Liberación Nacional y la Justicia Social” que "estaba firmando su sentencia de muerte". Y en cierto sentido los acontecimientos le dieron la razón, José Ignacio Rucci caerá bajo las balas siendo uno de los jefes de las bandas de gangsteres de la burocracia sindical que integraban la Triple A.

CFK no habló de esta historia en la Sala Jorge Luis Borges de la Rural. En cambio presentó al pacto ideado por Perón y Gelbard como la reivindicación de un programa de desarrollo nacional y un modelo de burguesía industrial. La lider de Unidad Ciudadana reivindicó al mismo como una manera de que los empresarios ganen plata.

En este sentido, la senadora señalo que Perón se quejaba amargamente de las patronales que boicoteaban el Pacto Social. Y en el relato olvida mencionar todo el combo que incluyó la Ley de Asociaciones Profesionales, para fortalecer el poder de la burocracia sindical, la reforma del Código Penal para endurecer la represión y las bandas paraestatales de la Triple A.

Te puede interesar:Andrea Robles: “Cristina cuenta una versión del Pacto Social que esconde a la Triple A”

Lo cierto es que el Pacto Social tiene por objetivo central desviar el formidable ascenso obrero y popular que se había iniciado en Argentina con el Cordobazo del 29 de mayo de 1969. En 1972 la dictadura de la Revolución Argentina encabezada por el general Alejandro Lanusse levanta la proscripción del peronismo y permite el retorno de Perón, con el objetivo de ponerle freno al proceso de lucha de clases y de movilización popular contra la dictadura.

Recordemos que luego de la semi insurrección mediterránea se producen una serie de levantamientos en el interior, ocupaciones de fábricas, huelgas salvajes, manifestaciones políticas crecientes contra los militares y el surgimiento de la guerrilla y de otros fenómenos políticos radicalizados. En las fábricas cordobesas, epicentro de la insurgencia proletaria, tiene lugar el clasismo del Sitrac-Sitram, y una amplia vanguardia militante de los trabajadores y el movimiento estudiantil se extiende por todo el país.

Primero con la victoria electoral de Campora, a quien Perón desplaza por intermedio de un golpe de palacio de la derecha peronista, y luego del mismo Perón acompañado en la formula por Isabel Martínez de Perón, definirán al pacto social como su política central. En el acta firmada por empresarios y dirigentes sindicales "Se acordaron precios y salarios, se congelaron las paritarias por dos años, se fijó un salario mínimo –muy por debajo del exigido por las organizaciones de base peronistas y de izquierda– y se fijó el aumento de los servicios básicos".

Para avanzar en este programa, que buscaba beneficiar a la burguesía industrial aumentando la explotación sobre la clase trabajadora, era necesario imponer la disciplina fabril a una clase obrera que enfrentaba abiertamente el despotismo patronal en los lugares de trabajo. Una amplia vanguardia de la clase obrera no estaba dispuesta aceptar que el costo de la crisis que se avecinaba recayera sobre sus espaldas y enfrentaron las medidas represivas y a la burocracia sindical bajo los gobiernos peronistas. La toma de astilleros Astarsa, del sindicato ceramista de Villa Adelina, el primer Villazo, las tomas de Terrabusi, Molinos de Avellaneda y Del Carlo, entre otras tantos, las huelgas salvajes y las ocupaciones con rehenes, mostraban la oposición de la clase obrera al Pacto Social. El Pacto Social buscó en respuesta la imposición de la conciliación de clases a los tiros.

Más información:
¿Qué fue el Pacto Social impulsado por Perón y Gelbard?

Ya a fines de 1974 el Pacto Social estalla producto del avance de la crisis mundial y su impacto local y de la resistencia combinada de la clase obrera y de la burguesía que ya no lo consideraba un instrumento útil para imponer la disciplina laboral. Su fracaso empujo al gobierno peronista de Isabel a intentar un golpe de shock liberal que va a ser derrotado por esa misma clase obrera que de sus luchas por lugares de trabajo avanzara en poner en pie las coordinadoras interfabriles que le impondrán la huelga general a la misma burocracia que integraba las bandas fascistas que sostenían a Isabel.

Este breve e incompleto recorrido sirve para ilustrar que el Pacto Social fue una de las respuestas para lidiar con el ascenso obrero y popular, contra la amenaza revolucionaria. El planteo de CFK no surge como producto de una amenaza insurgente como el Cordobazo, sino del fracaso de la política macrista y el saqueo del FMI. En 1969 la clase obrera se adelanto a la crisis, golpeo primero.

En 2019, la crisis política y económica toma la delantera por sobre la respuesta de las masas gracias a la acción combinada de la tregua que la burocracia sindical le otorgo al gobierno y del llamado del kirchnerismo y el peronismo a esperar pasivamente a las elecciones de octubre mientras el ajuste fondomonetarista rompe todo. Ahora, más allá de este esfuerzo, es la misma crisis la que crea una situación intolerable que puede en algún momento que las masas tomen conciencia de que la única salida posible es lanzarse a la acción. Lanusse y Perón discutían cual era la mejor forma de lidiar con el ascenso obrero y popular pos cordobazo, en el 2019 los políticos del gobierno y la oposición patronal plantean cuales son las distintas vías para evitar que los trabajadores y el pueblo derroten al plan del FMI, Macri y los gobernadores y como continuar con el ajuste.

Parafraseando el chiste guionado de la ex presidenta en su presentación citando al Borges vocero del gorilismo, podemos decir que en eso de tergiversar la historia y proponer un relato que busque salvar a los empresarios y servir al FMI, los kirchneristas son "incorregibles".







Temas relacionados

Pacto social    /    Feria del Libro   /    Triple A   /    PJ   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO