×
Red Internacional
La Izquierda Diario

Juan Ignacio Buzali está detenido con prisión preventiva por haber atropellado y herido de gravedad a dos jóvenes la noche de año nuevo en La Plata, dejándolos abandonados. Al momento del hecho conducía su auto acompañado de Carolina Piparo, quien es funcionaria municipal y diputada de JxC.

Miércoles 10 de marzo | 09:40

Juan Ignacio Buzali, el marido de la diputada provincial y funcionaria platense Carolina Píparo, está detenido desde hace dos meses, imputado por intentar matar a dos motociclistas a los que atropelló en las primeras horas del 1º de enero último en La Plata al presuntamente confundirlos con motochorros. Su defensa solicitó ayer ante la Cámara de Apelaciones el cambio de carátula de la causa y su excarcelación extraordinaria.

El planteo formulado por su abogado, Marcelo Peña, fue en el marco de una audiencia que se realizó ante los camaristas de la Sala IV, Sergio Almeida y Carlos Argüero, ante quienes Buzzali apeló la prisión preventiva que le dictó la jueza de Garantías Marcela Garmendia, que en su resolución aseguró que éste obró “con claro desprecio por la vida ajena y debiendo representarse el resultado de muerte”.

Buzali está detenido desde el 9 de enero último, tras ser imputado por la fiscal de La Plata María Eugenia Di Lorenzo, por el delito de “homicidio en grado de tentativa” en perjuicio de los dos motociclistas a los que atropelló -según la versión de Buzali y de Piparo- al confundirlos con motochorros, que los habían asaltado previamente.

Te puede interesar:

Píparo se sigue justificando: "No hay nadie preso por 4 puntos de sutura"

El abogado defensor explicó a la agencia Télam que en la audiencia solicitó el cambio de carátula de la causa, “ya que los elementos probatorios sustentados hasta el momento no podrían conducir a una calificación de tentativa de homicidio".
Sin embargo, los testigos del hecho dieron cuenta de lo contrario y en base a esos testimonios y demás pruebas le fue dictada su prisión preventiva.

Sin embargo su defensa pidió a los camaristas la excarcelación extraordinaria y planteó en forma subsidiaria que se le otorgue el arresto domiciliario en caso de no hacer lugar a la excarcelación. En tanto, el abogado de unos de los dos jóvenes que fueron atropellados por Buzali, Martin De Vargas, adelantó hoy a Télam que presentarán una denuncia contra el marido de Píparo para impedir que se le conceda el arresto domiciliario, al sostener que “falsificaron papeles para facilitar" ese beneficio.

“La denuncia es sobre el contrato de locación con el cual quieren justificar la residencia, el arraigo de Buzali para el arresto domiciliario. Ese contrato es trucho, es espurio”, dijo el letrado. Además aseguró que “si no puede demostrar que tiene arraigo, Buzali no puede salir” y detalló que tanto él como Píparo “dan, a través de las declaraciones, varios domicilios”.

“El primero es el de calle 47 (La Plata) donde vive el suegro, después dan temporalmente el domicilio del country Gran Bell, y luego ese mismo en un alquiler por dos años”, completó De Vargas. Es decir que Piparo y su marido siguen falsificando y mintiendo, como hicieron en el momento del hecho y posteriormente.

Vale recordar que Buzali, esposo de Píparo, se encuentra detenido luego que ambos atropellaran y abandonaran a dos jóvenes motociclistas en la madrugada de Año Nuevo. En ese momento, la pareja denunció que minutos antes fue asaltada por un grupo de personas en moto, y decidieron seguirlos para “ayudar a que la policía los encuentre". Sin embargo, testigos de lo sucedido mostraron las primeras imágenes de Píparo y Buzali esa noche en las redes sociales, y denunciaron que las víctimas fueron brutalmente embestidas por el vehículo de la pareja y luego abandonadas en el lugar, mientras el Secretario de Seguridad del gobierno municipal los esperaba en Plaza Moreno.

Posteriormente, se supo también que los miembros de la policía Bonaerense que les tomaron la denuncia en la comisaría esa madrugada, no les realizaron el test de alcoholemia aunque declararon que ambos llegaron con fuerte olor a alcohol a la dependencia policial. Los jóvenes, quienes lejos de cometer algún delito esa noche recorrían la tradicional quema de muñecos de fin de año, fueron asistidos por sus amigos y terminaron con graves heridas.

Respecto a Carolina Piparo, a pesar de que la fiscal aseguró “ha participado en el hecho al menos arengando a su esposo a abandonar a las víctimas a su suerte”, sigue en su cargo del municipio platense y ocupando su banca por JxC,




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias