×
×
Red Internacional

Entrevista. Bregman con Fontevecchia: "Cristina se equivocó, hay mucho más a la izquierda del kirchnerismo"

La diputada nacional del FIT Unidad conversó con Jorge Fontevecchia sobre la realidad del país y las diferencias entre la izquierda trotskista y otros movimientos llamados populistas, nacionales y populares o de centro izquierda.

Miércoles 20 de abril | 18:04

Myriam Bregman fue entrevistada este miércoles por Jorge Fontevecchia. Allí, el periodista le consultó qué visión tiene sobre el kirchnerismo y por qué opina que se posicionaron "en contra" del acuerdo con el FMI: "Tienen una gran preocupación que es el crecimiento que ha tenido la izquierda en el conurbano bonaerense y en Jujuy con el 25% de los votos, donde prácticamente se dio un empate técnico con el peronismo, algo que hace unos años era imaginable", respondió la diputada nacional.

Además agregó: "El Frente de Izquierda ha crecido a partir del enorme descontento de sectores que votaban al peronismo como “mal menor” frente a la derecha. Ahora, producto de la gestión del gobierno de Alberto Fernández nos han acompañado".

También enmarcó la discusión en las elecciones del año que viene: "Hay también otros elementos para pensar los movimiento del Kirchnerismo y La Cámpora. También piensan en las elecciones del 2023 y es evidente que este gobierno cada día pierde más adhesiones. Podría ser anecdótico, pero a su izquierda no está la pared, como decía Cristina Fernández de Kirchner cuando era presidenta, sino que está el Frente de Izquierda.

Fontevecchia le preguntó también sobre por qué al trotskismo se le dice peyorativamente "troskos": "Rodolfo Walsh explicaba muy bien el uso de “trosko-comunista” como algo peyorativo. Se utiliza para hablar de gente maximalista que está por fuera de la realidad, pero lo que venimos hablando demuestra que nosotros estamos muy insertos en la realidad política argentina y que, si bien somos todavía una fuerza minoritaria, tenemos una influencia política que cuando hay conflictos gremiales, sociales, educativos, de las mujeres, es un actor relativamente decisivo", fue su respuesta.

También explicó por qué se considera trotskista: "En el mundo quedó la idea, después del gobierno del stalinismo en la Unión Soviética, de que la izquierda era eso. Nosotros no reivindicamos eso. Reivindicamos los primeros años posteriores a la revolución rusa pero no su degeneración totalitaria en manos de Stalin. De hecho, Trotsky murió a manos de un sicario de Stalin. Eso nos diferencia y nos enorgullece ser parte de esa corriente", aseguró.

Consultada sobre las diferencias con otros fenómenos a los que se suele considerar "de izquierda", sostuvo: "Nosotros somos una izquierda que no apuesta a la gestión del capitalismo. Los que se llamaron movimientos de “centro izquierda”, “populistas” o “nacionales y populares” en una primera oleada después de los gobiernos neoliberales y que han vuelto ahora en algunos países en una oleada claramente más a la derecha que la anterior, lo que se proponen es gestionar este sistema".

Por último diferenció los tres modelos de país que se discuten en Argentina: "Desde Milei hasta Macri promueven un modelo neoliberal. Por otro lado, Cristina Fernández de Kirchner lo dijo explícitamente el otro día en un discurso: reivindicó el capitalismo pero dice que hay que ponerle un poco de regulación y dar algunos paliativos a la situación social, incluso algunas concesiones en momentos de crecimiento económico. Pero nunca cuestionan la estructura económica profunda del país. El caso extremo es el de Venezuela, que mientras tenía una suba impresionante del petróleo hasta hablaban de socialismo, pero después cuando esas condiciones cambiaron el país cayó en un derrumbe increíble", explicó.

Agregó que la tercera variante es la de la izquierda: "Pensamos que hay que reorganizar la sociedad en función de los intereses del pueblo trabajador y no de los grandes empresarios. Enmarcar bien estos tres modelos permite ver también que todos estos gobiernos, desde Lula hasta Mugica o Cristina Fernández de Kirchner, son modelos de gestión del capital que después de 40 años de neoliberalismo, la verdad es que sin tocar las condiciones estructurales, el margen que les queda para dar concesiones o algunos derechos a las grandes mayorías populares es sumamente reducido. Esto se vio también en Argentina: hubo un tipo de gobierno hasta el 2012 y después la propia Cristina empezó a hablar de la ’sintonía fina’, que significaba que ya no había un crecimiento económico que permitiera seguir manejando las variables sociales y económicas como hasta ese momento y empezó una política de restricción del gasto, de tratar de acordar con los acredores externos, etc".




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias