×
×
Red Internacional

La bronca enciende festejos y debates. ¿Por qué el derecho al aborto es negociable? Las alas que corta Putin, las diatribas y las chicas de Derry. Nueva entrega del newsletter No somos una hermandad.

Escuchá esta nota
Martes 1ro de noviembre

El domingo a la noche, hubo fuegos artificiales y gritos de desahogo en muchas calles de Brasil. La aspiración justa de que se vaya Jair Bolsonaro encendió los festejos, pero también abre muchos debates en torno a cómo terminar con el bolsonarismo en todos los terrenos, sus reformas económicas y sus ataques a los derechos democráticos.

Bolsonaro representó retrocesos para la mayoría de la población. A la vez, los discursos de odio tuvieron megáfono oficial: misoginia, homofobia y racismo fueron marcas vistosas y registradas de su gobierno. Los derechos de las mujeres y las personas LGBT estuvieron bajo ataque permanente. Cualquiera que haya participado de una u otra forma en el feminismo, el movimiento de mujeres o el movimiento LGBT sabía que una de las dos boletas era su enemigo declarado.

Las mujeres no tienen quién les escriba

En su “Carta Pública al Pueblo Evangelista” el presidente electo dio fe de sus compromisos y confirmó su rechazo al derecho al aborto. Lula aseguró que “tiene compromisos con la vida plena en todas sus fases” y rectificó así la participación en un debate previo a la campaña (cuando dijo que era un tema de salud pública). Hay sectores que argumentan que es “repliegue táctico” o una artimaña discursiva para evadir los ataques bolsonaristas. ¿La única forma era comprometerse a que sigan los abortos clandestinos que matan, como dijo Lula, a mujeres pobres? ¿Tendríamos que esperar un giro radical en el próximo gobierno del PT? ¿Se desmantelarán, de mínima, los avances reaccionarios de estos años?

Para seguir leyendo y recibir el próximo correo podés suscribirte acá.

Podés suscribirte a este y otros newsletter de La Izquierda Diario y El Círculo Rojo.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias