Internacional

BRASIL

Brasil: cae el ministro de educación de Dilma

En medio de la crisis política, cayó el primer ministro del gobierno Dilma. Cid Gomes entregó su renuncia luego de una controversia con el parlamento. Notorio enemigo de los educadores, su corto mandato no será extrañado.

Leandro Lanfredi

Trabajador petrolero | Rio de Janeiro

Viernes 20 de marzo de 2015 | Edición del día

El ministro de educación Cid Gomes fue alejado este miércoles de su cargo. Su renuncia ocurrió luego de la sesión en el parlamento donde estaba siendo cuestionado. No faltaban motivos para que el ministro, ex gobernador del estado de Ceará e importante actor político del partido aliado del gobierno, PROS, cayese. Sea por la provocación que había hecho al parlamento y por esa vía al PMDB, sea por la inmensa crisis que se está gestando en todo el sistema universitario brasilero.

El motivo más probable para su caída fue la crisis institucional que abrió al afirmar pocas semanas atrás que en el Congreso había unos "unos 400 diputados, 300 diputados para los que cuanto peor, mejor", que solo querían extorsionar al gobierno. Esta posición ya había llevado al presidente de la cámara, Eduardo Cunha, a demandar al ministro y al líder del PMDB, Leonardo Picciani a declarar que si no caía el ministro, el PMDB rompería con el gobierno.

La bravuconada de Picciani, improbable ya que el PMDB rompería con su propio vicepresidente Michel Temer, igual quedó registrada, y en el marco de la crisis del gobierno Dilma, nada más natural que un movimiento de la presidenta para intentar morigerar las críticas y problemas que está teniendo con el Congreso y en particular con el PMDB.

La salida de este ministro ocurre también en medio de una gran crisis que se está gestando en la égida del ministerio de educación. Cid Gomes ya había atraído críticas cuando fuera nombrado para ese ministerio debido a sus ataques a la educación durante su gobierno en Ceará, llegando incluso a decir que los docentes deberían "trabajar por amor" (no por un salario).

Pero más importante que su pasado es la crisis que se está gestando en medio del inmenso corte de partidas presupuestarias que sufrió ese ministerio, atacando sobre todo las universidades públicas, llevando di versas universidades federales a la huelga de tercerizados por falta de pago, despidos masivos de tercerizados, postergación de clases o corte drástico de becas estudiantiles.

En las universidades privadas también hay una gran insatisfacción debido a los cambios en las reglas para el acceso al financiamiento del FIES, fondo para estudiantes de instituciones privadas de educación superior, lo que ha amenazado el futuro académico de miles de estudiantes. Esta situación ya llevó a ocupaciones de rectorados y otras movilizaciones, y Dilma tuvo que decir públicamente que su gobierno se había equivocado.

Bajo todas esas prisiones, la salida de Cid Gomes no es algo inesperado, pero la rapidez con la que cayó este aliado del gobierno es una muestra de la crisis del gobierno Dilma. Aun no se sabe si con esta caída el gobierno buscará recompensar al PMDB y tomar nuevas medidas para aplacar las críticas, pero lo que menos se puede esperar de un gobierno que ha tomado tantas medidas contra los trabajadores es que el nuevo ministro venga para revertir los ataques en curso. Para eso es clave la lucha de los trabajadores y la juventud.







Temas relacionados

Cid Gomes   /    Dilma Rousseff   /    Brasil   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO