×
×
Red Internacional

Declaración de Quilombo Vermelho. Brasil: ¡Toda la fuerza en la lucha por la Justicia para Moïse Kabagambe! ¡Abajo el racismo y la xenofobia!

Compartimos la declaración de nuestros compañeros y compañeras negras de la agrupación Quilombo Vermelho, impulsada por el MTR de Brasil, ante el brutal asesinato racista en Rio de Janeiro del joven trabajador Moïse Kabagambe. Moïse era refugiado congoleño y fue asesinado salvajemente a golpes por su patrón y otros matones por haber pedido que le pagaran su salario. El pasado sábado 5 de febrero hubo movilizaciones masivas en todo Brasil contra este nuevo crimen racista.

Martes 8 de febrero | 22:47

El joven trabajador congoleño Moïse Kabagambe, refugiado de guerra del Congo, fue golpeado hasta la muerte por cobrar su paga en un quiosco de Barra da Tijuca, puesto 8, zona oeste de Río de Janeiro. Esta es la cara racista y xenófoba de la precariedad laboral en el país de Bolsonaro y Mourão.

Moïse trabajaba a diario en el quiosco y había ido a cobrar sus dos días de trabajo atrasados y fue recibido por su jefe con un trozo de madera y luego llegaron otras personas con bates de béisbol y trozos de madera para agredirle. Esta brutal y violenta escena duró quince minutos. El cuerpo de Moïse fue encontrado atado.

Moïse Kabagambe fue víctima del odio racista y xenófobo en un país donde la precariedad laboral es cada vez mayor. Imagina que un refugiado político que llegó a Brasil en 2014 con su familia, viviendo una vida precaria y trabajando sin contrato formal y de manera informal, como es el caso de la mayoría de los inmigrantes en Brasil, fuera asesinado por reclamar algo que le corresponde. Según las denuncias, el propietario del quiosco tenía vínculos con la milicia carioca.

Imaginen que ese mismo trabajador fuera encontrado con las manos y los pies atados y con una soga al cuello porque exigía que le pagaran las tarifas diarias que trabajaba. Este es el Brasil de Bolsonaro y Mourão, donde los racistas criminales se sienten libres de golpear y asesinar a un trabajador negro en la calle. Por si no fueran suficientes las innumerables declaraciones racistas de Bolsonaro y su vicepresidente a lo largo de los años, este es el gobierno que defiende las milicias, la impunidad de los racistas como los que mataron a Moïse, la naturalización de la xenofobia y la precariedad laboral que remite a los tiempos de la esclavitud.

Pero este es también el Brasil del Centrão (partidos del “gran centro”) y del STF (Supremo Tribunal Federal de Brasil), que quieren que la precariedad laboral sea cada vez mayor. Escenas como estas son cada vez más comunes y no podemos permitir que esto ocurra. Sería una naturalización de la barbarie.

Los trabajadores informales e inmigrantes encontrarán apoyo en la lucha por sus derechos. Las centrales sindicales deben tomar la lucha por la justicia para Moïse como una cuestión central, organizando la fuerza necesaria contra este brutal caso de racismo desde las bases de los trabajadores registrados, como respuesta contra la división de nuestra clase promovida por los patrones y los políticos burgueses. Basta ya de esta superexplotación que muestra cómo el racismo que dio paso a la esclavitud sigue vivo, con estos reaccionarios atacando a un trabajador que tiene todo el derecho a exigir el pago de su salario. Este tipo de condiciones de trabajo no deberían existir, que son las que hace que los negros pobres, nativos o inmigrantes, sigan con la cabeza baja en las “filas de los huesos” (entrega de huesos de vaca a personas en extrema pobreza) y sufriendo con el aumento de la inflación, el desempleo, la falta de vivienda, etc.

Esto es lo que dijo el primo de Moïse, Chadrac Kembilu: "Una persona de otro país que ha venido a tu país para ser acogida. ¿Y lo van a matar porque pidió su sueldo?" Desgraciadamente, el odio racista y xenófobo del que fue víctima su primo sigue siendo destilado por varios sectores de la élite brasileña que quieren cargar toda la crisis económica sobre nuestras espaldas y, a ser posible, a costa no sólo de nuestro sudor, sino también de nuestra sangre. Brasil tiene sus élites herederas de la esclavitud y una serie de reaccionarios cuyas manos están manchadas de sangre negra.

Incluso el PT ocupó militarmente Haití con tropas brasileñas de la MINUSTAH, y el propio Congo en 2013, cuando el general Santa Cruz fue nombrado por la ONU comandante de las tropas de la Misión de Naciones Unidas para la "Estabilización" de la República Democrática del Congo, es decir, operaciones de represión encabezadas por militares que hoy están en el gobierno de Bolsonaro.

Lamentamos mucho la noticia de otro joven trabajador inmigrante negro víctima del capitalismo, que cuando no les obliga a huir de nuestros países por el hambre, las guerras, etc., como fue el caso de Moïse y su familia, les destina a un futuro de precariedad y violencia en otra parte del mundo.

Pero nada de esto quedará sin respuesta. La lucha de clases en nuestro país siempre ha sido negra, como la de Zumbi y Dandara, que nunca se plegaron a la política de conciliación y que, por tanto, hicieron temer a la Corona la fuerza revolucionaria de los quilombos. Con este espíritu debemos luchar por la justicia, con la fuerza de la lucha y la movilización. Y nosotros, los del Quilombo Vermelho, un grupo de hombres y mujeres negros promovidos por el Movimiento Revolucionario de Trabajadores (MRT) e independientes, que construimos la Izquierda Diario, pondremos todo nuestro esfuerzo en la organización de actos y en una fuerte campaña por justicia.

Exigimos justicia por la muerte de Moïse Kabagambe y nos solidarizamos con sus amigos y familiares en Brasil y en el Congo. También hacemos un llamamiento a todos los trabajadores y jóvenes, a las organizaciones de izquierda, al movimiento negro, a los organismos de derechos humanos y a los movimientos de los barrios marginales, que se indignan al ver cómo un hermano de nuestra raza y clase es golpeado hasta la muerte, para que luchen por la justicia para Moïse.

¡Todos al acto este sábado, a las 10h, en el quiosco racista de Barra da Tijuca! ¡Este acto está siendo convocado por un amplio abanico de organizaciones junto con la familia de Moïse! Este acto debe formar parte de una campaña que inicie la justicia y establezca un vínculo de solidaridad con los familiares y congoleños, demostrando que no aceptaremos que se les trate así en Brasil. Les pedimos que organicen también actos en otras ciudades del país.

¡Abajo el racismo y la xenofobia!
¡Dejen de precarizar el trabajo!
¡Las vidas negras importan!




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias