×
×
Red Internacional

Elecciones en Brasil. Bolsonaro entre un tono de derrota y la agitación golpista

En una conferencia de prensa el último miércoles, Bolsonaro dio un discurso anticipándose a la posible derrota del domingo, justificándola por las "manipulaciones", mientras buscaba mantener a su base movilizada con una clara agitación golpista. En las redes sociales, sus seguidores suben el tono.

Jueves 27 de octubre | 22:36

Después de un comienzo de semana turbulento para Bolsonaro, con el caso de Roberto Jefferson, el ex diputado bolsonarista, que disparando a policías, le dio un golpe a su campaña una semana antes de las elecciones.

Ahora la noticia de este miércoles fue una acusación infundada de que muchos spots radiales (de los espacios gratuitos que otorga el Estado) de Bolsonaro no habían sido emitidos en estas últimas semanas. El presidente de Brasil presentó esta denuncia ante el Tribunal Superior Electoral (TSE) con pruebas poco fiables, basadas en datos elaborados por una empresa que presta servicios a la conocida cadena de tiendas y almacenes "Havan" (cuyo dueño es Luciano Hang un empresario multimillonario aportante a la campaña de Bolsonaro) y en base a información dada por radios cuyos dueños son también son bolsonaristas.

Una completa farsa que no convenció a nadie, pero que le bastó a Bolsonaro para lanzar esta cortina de humo, tratar de borrar lo que dejaron los 20 disparos de Roberto Jefferson, preparar el terreno para la derrota que se anuncia el próximo domingo con justificaciones de manipulaciones electorales y al mismo tiempo mantener su base movilizada.

En su discurso, el tono de perdedor fue claro. Habló de cómo estos cortes de su propaganda electoral se dio en regiones que “esperaba ganar”, sugiriendo que en ciudades del noreste: “Estos cortes marcaron la diferencia, o podrían marcar la diferencia”, lamentó el capitán.

Te puede interesar: Ataque golpista: el bolsonarismo pidió aplazar la segunda vuelta electoral

Habló de "propaganda maliciosa del PT", que dice que Bolsonaro terminaría con el derecho a las vacaciones. Bolsonaro también reforzó su desconfianza en el proceso electoral al intentar vincular la denuncia de los cortes en los espacios de publicidad para la campaña, al despido del funcionario del TSE ocurrido este miércoles, indicando de este modo una manipulación coordinada -incluso sugirió la posibilidad de que Lula haya intervenido-.

Si bien Bolsonaro hizo esta movida a lo largo del día, su base subió el tono pidiendo que las Fuerzas Armadas "tomen el poder" hasta el domingo. Reclamos antidemocráticos y ataques golpistas que hay que repeler enérgicamente con la movilización. Incluso su hijo, Flávio Bolsonaro, llegó a decir que su padre “recibió una segunda puñalada” (en alusión a la supuesta campaña sucia contra él).

Todas estas sugerencias, amenazas, denuncias fraudulentas, llamados fantasiosos, Bolsonaro las hizo con afirmaciones repetidas de que haría todo "dentro de las cuatro líneas de la Constitución" (nunca aclaró a qué se refería con las "4 líneas", si a los cuatro incisos de un artículo constitucional que irreformables -no se pueden modificar, salvo cambiando la constitución brasilera, o simplemente a las cuatro líneas que demarcan una cancha de fútbol. Apostamos por lo último). Al mismo tiempo, dijo que llevaría la denuncia al Supremo Tribunal Superior (STF -similar a la Corte Suprema de otros países). Los principales medios de comunicación publicaron que, mientras tanto, Bolsonaro se reunió con los comandantes de las Fuerzas Armadas y les pidió que intervinieran.

Podes leer: Brasil: el Tribunal Supremo Electoral y las FF.AA. acuerdan la tutela militar en las elecciones

Al término de la rueda de prensa, Bolsonaro afirmó que “esperamos que haya serenidad por parte de las autoridades de Brasilia, que las elecciones se decidan en el voto y quien tenga más votos en las urnas debe asumir en la fecha apropiada”. Dobles y ambiguos discursos que sirven tanto para preparar la derrota, diciendo que la elección fue manipulada, como para tratar de opacar la crisis que abrieron los tiros y las granadas de Roberto Jefferson. Por otro lado, mantiene su retórica golpista para mantener a su base movilizada.

Como dijo Marcello Pablito, trabajador de la universidad de São Paulo y dirigente del Movimiento de Trabajadores Revolucionarios -MRT-: “El ADN de Bolsonaro es el golpe de 1964 y los sótanos del "Departamento de Orden Político y Social" (Policía política que, sobre todo en la dictadura militar, perseguía y reprimía a comunistas, anarquistas, sindicalistas y movimientos Sociales). El golpismo está en su sangre. Llegó al poder gracias al golpe institucional de 2016 y las elecciones amañadas de 2018. Hay que rechazarlo con la fuerza de nuestra clase, con nuestros propios métodos de lucha: paros; movilizaciones. Las centrales sindicales deberían responder en consecuencia. Al mismo tiempo, El TSE, el STF, y Alexandre de Moraes en particular -el presidente del STF-, encarcela a miles de negros pobres todos los días. Todos ellos fueron una parte clave del ascenso de Bolsonaro al encarcelar a Lula en 2018 y también al apoyar el golpe del 2016 y todas las reformas neoliberales llevadas a delante por Michel Temer y Jair Bolsonaro. ¡Confiemos solo en nuestras propias fuerzas, no en la derecha ni en las instituciones de este régimen golpista!”.

Te puede interesar: Brasil más allá del eterno mal menor: ¿cómo enfrentar al bolsonarismo?


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias