×
×
Red Internacional

Según información difundida este miércoles, hay sobradas pruebas que vinculan al dueño de Ledesma (juzgado por su participación en la dictadura) con la secta recientemente descubierta en el barrio porteño de Villa Crespo, donde entre otras cosas varias mujeres eran explotadas sexualmente. Además de abusar de ellas, “Azúcar” (así lo apodaban) habría donado al menos U$S 1 millón a la banda criminal.

Daniel Satur@saturnetroc

Escuchá esta nota
Miércoles 7 de septiembre | 10:57

Como viene relatando La Izquierda Diario, el empresario genocida Carlos Pedro Blaquier (95) está buscando por todos los medios zafar del juicio por crímenes de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura cívico-militar-eclesiástica en los llamados “apagones” de las localidades jujeñas de Libertador y Calilegua. El último capítulo de esa trama es el intento (hasta ahora fallido) de sus abogados defensores por hacerlo pasar como un anciano senil y así lograr su impunidad. Intento que, en un hecho preocupante, tuvo el aval de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación.

Te puede interesar: Genocidio en Ledesma: rechazan pedido de Blaquier para evitar nueva junta médica

A su vez, como se informó recientemente, la familia Blaquier se encuentra entre las que más subsidios recibieron en el último tiempo al consumo de energía eléctrica de sus propiedades, alcanzando beneficios por $ 1.6 millones (que se suman a los beneficios obtenidos durante los gobiernos de Mauricio Macri y Cristina Fernández).

Ahora se le suma una nueva “mancha” al nonagenario tigre burgués. Se trata de la constatación de que Blaquier era uno de los “clientes VIP” de la llamada Escuela de Yoga de Buenos Aires , una secta creada en los años 80 del siglo pasado y cuyas cabezas visibles eran Juan Percowicz y Susana Mendelievich, quienes junto a otras 18 personas se encuentran detenidas en el marco de una causa por “asociación ilícita”.

Entre otros graves delitos, a quienes conducían la secta se los acusa de haber reclutado, esclavizado y explotado sexualmente durante años a decenas de mujeres.

Te puede interesar: Juicio y castigo a Blaquier; y cierre de las causas a las organizaciones sociales

Cliente VIP

En un artículo publicado este miércoles en Página|12, la periodista Luciana Bertoia dio detalles que confirman, a través de documentos, testimonios y hasta escrituras de propiedades, la estrecha relación del dueño de Ledesma con la Escuela de Yoga.

Según la información del expediente difundida por Bertoia, la Escuela de Yoga reclutaba mujeres a las que, previo convencimiento de obtener beneficios médicos, materiales y espirituales, se las obligaba a prostituirse (en encuentros con clientes en departamentos particulares de diversos barrios porteños) dentro de un esquema denominado “geishado VIP”.

En el caso de Blaquier, fue un testigo el que lo identificó. Ante los fiscales Carlos Stornelli y Alejandra Mángano (quien conduce la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas, Protex ) el testigo relató que el empresario tenía encuentros regulares con una de las mujeres esclavizadas. “Entre las ‘personas de poder’ tuvo la oportunidad de conocer al director o presidente de la compañía ‘Azúcar Ledesma’, un hombre mayor que concurría asiduamente, a quien luego conoció como Carlos Pedro Blaquier”, describen los fiscales en un dictamen de la causa.

El testigo recordó haber escuchado a la mujer “llorar previo a los encuentros con Blaquier por no querer estar con él”, y que quien la terminaba convenciendo era Susana “Mendy” Mendelievich, la encargada del “geishado VIP” y quien seleccionaba a las llamadas “alumnas” de Escuela de Yoga que servirían a empresarios y otros poderosos clientes.

“Si te gusta el lujo y la comodidad, la orden es ésta, no hay tiempo de elegir con quien estar”, era (según el testigo) la respuesta de Mendelievich a las mujeres que se negaban a tratar con determinados clientes. Precisamente la víctima elegida por “Mendy” y por el propio Blaquier habría manifestado en reiteradas oportunidades que su último deseo era encontrarse en la intimidad con el empresario.

Aporte a la causa

Según la documentación secuestrada en la sede de la Escuela de Yoga ubicada en la calle Estado de Israel al 4400 del barrio de Villa Crespo (donde además vivían parte de los imputados y sus víctimas), son varias las evidencias que comprometen directamente a Blaquier con la secta.

Luciana Bertoia cuenta que, entre otras cosas, allí “encontraron un cuadro con acciones de la empresa Ledesma” y el nombre de Blaquier “apareció en un documento que la Policía secuestró en la casa de Percowicz que llevaba por título ‘Departamento Novios’. ¿En qué consistía ese documento? Era una carpeta con distintas fichas de hombres a quienes la secta tenía como ‘objetivos’ del plan de ‘geishado’”.

Los datos que la secta volcaba en la “carpeta” iban desde el nombre y el apodo del cliente hasta el signo astrológico y sus gustos personales, pasando obviamente por el cálculo de su fortuna. También, para que nada quedara fuera de control, “cómo habían tomado contacto con el ‘Departamento Novios’”.

Otro de los elementos volcados al expediente por Stornelli y Mángano refiere a varias escrituras firmadas por el propio “Azúcar” Blaquier en concepto de “donaciones” a su víctima. El monto calculado de esos documentos asciende a más de U$S 1 millón y se sospecha que con esos aportes a “la causa” en verdad Blaquier pagaba los servicios sexuales y el silencio sobre sus usos del “geishado VIP”. “Con esas donaciones la chica ‘ascendía’ y le sacaban todo”, dijo a Bertoia una fuente de la investigación judicial.

Las escrituras fueron secuestradas en otro allanamiento, producido en el estudio de la abogada Susana Barneix (también imputada y detenida). Según los fiscales, ella sería la máxima asesora legal e impositiva de la Escuela de Yoga, el “cerebro” detrás de las operaciones financieras y administrativas de la secta (todas millonarias) con las que la banda criminal buscaba zafar de los controles de los organismos estatales.

Hasta el momento ni desde Ledesma (cuyo directorio lo integran los hijos del empresario) ni desde el entorno familiar se hizo público algún tipo de “descargo” de Carlos Pedro Blaquier respecto a su involucramiento en la causa. Bertoia se comunicó con el Departamento de Prensa de emporio azucarero (y de otros rubros) “para pedir un comentario ante la información que surgió del dictamen de Mángano y Stornelli, pero no obtuvo respuesta”.

Secta brava

La causa comenzó a fines de 2021 a instancias de la Protex que dirige la fiscal Mángano, a través de una denuncia presentada en Comodoro Py por el más que sospechoso accionar de la Escuela de Yoga de Buenos Aires. Allí se identificaron diversos delitos cometidos por la secta entre 2004 y 2022, que llevaron a la banda criminal a hacerse de un patrimonio de casi U$S 40 millones.

Gran parte de esa fortuna se obtenía a través de “donaciones” (desde propiedades a dinero) de “clientes” de la “escuela” que consumían, entre otros servicios, el producto de la esclavitud y la explotación sexual de mujeres que cayeron en la red de Percowicz, Mendelievich y compañía.

Vale aclarar que la veintena de detenidos no están aún procesados. Stornelli y Mángano ya le pidieron al juez Ariel Lijo que lo haga bajo el cargo de integrar la siempre vidriosa figura de “asociación ilícita”. Se espera que Lijo no ofrezca resistencia y finalmente decida procesar a las y los imputados y ordenar que se los mantenga con prisión preventiva.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias