TRIBUNA ABIERTA

Big Macri: McDonald’s, nuevo local en Santiago del Estero

En medio del ajuste a los bolsillos de los trabajadores y de las trabajadoras por parte del Gobierno nacional, la cadena de hamburguesas más grande del mundo aprovecha su mejor momento económico gracias al apoyo directo de Mauricio Macri.

Ariel Mulki

Periodista | Santiago del Estero

Domingo 23 de septiembre de 2018 | 10:56

A pesar de la crisis económica que atraviesa el país, Arcos Dorados, la administradora de las franquicias de McDonald’s para toda Latinoamérica y el Caribe, avanza con sus inversiones millonarias en el país planeadas para el plazo 2016-2019. ¿Casualidad? No. Coincide con el período presidencial de Mauricio Macri.

Según los ejecutivos de la multinacional: «Este capital está destinado a la remodelación de las franquicias existentes, a la introducción de tecnología digital en la atención al cliente y a la apertura de nuevas sucursales como la de Santiago del Estero».

En mayo de 2016, Mauricio Macri firmó un polémico acuerdo entre el gobierno nacional y Arcos Dorados. El convenio consistía en la inserción laboral de jóvenes desocupados a cambio de un subsidio estatal. Fue el primer proyecto expuesto por la administración macrista como ejemplo de nuevas modalidades laborales. Más tarde fue frenado por la Justicia por las pésimas condiciones laborales que ofrecía.

El mes pasado, la diputada nacional Gabriela Cerruti presentó su libro “Big Macri”. La autora hace una clara analogía entre la popular hamburguesa Big Mac y Mauricio Macri como claros símbolos del capitalismo. Cerruti plantea que desde que Macri llegó a la Casa Rosada puso en práctica el liberalismo autoritario que históricamente ha beneficiado a los sectores empresarios, terratenientes y financieros ligados al capital internacional.

Hace unas semanas se conoció que Carlos Rosenkrantz será el nuevo presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación luego de la renuncia de Ricardo Lorenzetti. ¿Quién es Carlos Rosenkrantz? El abogado de McDonald’s. Cuando Mauricio Macri lo nombró como juez de la Corte junto a Horacio Rosatti, con un polémico decreto y sin aprobación parlamentaria, el principal cuestionamiento a Rosenkrantz tuvo que ver con su actividad laboral. Como socio del estudio Bouzat, Rosenkrantz & Asociados, manejó importantes clientes corporativos: el Grupo Clarín, La Nación, Cablevisión, América TV, Claro, Farmacity y, por supuesto, McDonald’s.

Otra de las grandes coincidencias entre Macri y McDonald’s tiene lugar en el plano discursivo. Mientras McDonald’s alienta el espíritu emprendedor y la meritocracia entre sus empleados, el gobierno de Macri plantea exactamente las mismas consignas: alentar la meritocracia entre los argentinos y exaltar los beneficios del individualismo. Detrás de este discurso feliz se esconde la peligrosa ruptura de los lazos sociales fundamentales que permiten la construcción de una acción colectiva.

El domingo pasado, el filósofo esloveno Slavoj Zizek declaró en una entrevista a Jorge Fontevecchia: “Si tienen el choripán, ¿por qué todavía hay idiotas que quieren comer en McDonald’s en Argentina? Nunca lo entendí.”

* Sitio del autor | 100Palabras







Temas relacionados

Santiago del Estero   /    McDonald’s

Comentarios

DEJAR COMENTARIO