×
×
Red Internacional

Geopolítica.Biden vuelve a utilizar a Taiwán para presionar a China

Joe Biden ha declarado una vez más que Estados Unidos acudirá en ayuda de Taiwán en caso de agresión china. Por el momento, esto sigue siendo solo una retórica agresiva, pero que expresa el deterioro de las relaciones entre los dos estados.

Sábado 23 de octubre | 12:04

El presidente de los Estados Unidos dijo en una reunión en Baltimore que Washington estaba listo para acudir en ayuda de Taiwán en caso de una agresión china. Esta no es la primera vez que el presidente norteamericano hace tal declaración (había hecho comentarios similares en agosto pasado). Tampoco es el primer presidente norteamericano en hacer este tipo de declaraciones. Pero las palabras de Biden llegan en un momento en que las relaciones entre los dos países están en su punto más bajo y la retórica agresiva se fortalece día a día.

Sin embargo, la Casa Blanca aclaró muy rápidamente que las declaraciones del presidente de ninguna manera indicaron un cambio en la política de Estados Unidos hacia Taiwán. En otras palabras, esto no implica un cambio en la "ambigüedad estratégica" que Washington ha tenido con China y la cuestión taiwanesa desde 1972. En el comunicado de Shanghai de ese año, Estados Unidos reconoció la soberanía china sobre Taiwán mientras ayudaba a la isla a construir su defensa, sugiriendo que Estados Unidos podría defender a Taiwán frente a un intento violento de unificación por parte de Beijing.

Pero las declaraciones de Biden se producen en un momento en el que cada vez hay más voces en Estados Unidos que exigen que Washington muestre un apoyo más abierto a Taiwán en caso de una invasión china. Así, John Bolton, exasesor de Donald Trump, escribe en una columna del Wall Street Journal que "Para contrarrestar la nueva beligerancia de Pekín, una estrategia eficaz debe ir más allá de eliminar la ’ambigüedad estratégica’ sobre si Estados Unidos defenderá la isla. Una estrategia exitosa requerirá aclarar el estatus de Taiwán, su lugar crítico en la política del Indo-Pacífico y su importancia económica global. La contribución militar de Estados Unidos a la seguridad de Taiwán es crucial, pero requiere un fuerte apoyo político en el país y en el extranjero". Para Bolton, se trata de reconocer la independencia de Taiwán, que provocaría una gran crisis con China, cuyas consecuencias son impredecibles.

Sin embargo, en el contexto de la caótica retirada de Estados Unidos de Afganistán, se han alzado voces que se oponen a este tipo de giro político, que podría implicar peligros importantes. "En 2016, Taiwán gastaba un anémico 1,6% de su PIB en defensa, y se espera que el próximo año sea solo un poco mejor, 2,1%. La evidencia sugiere que la constante jactancia de los líderes de opinión estadounidenses de que Estados Unidos debería dar garantías de seguridad a Taiwán lleva a los gobernantes de la isla a concluir que no necesitan gastar dinero. Dinero para su propia defensa porque creen que se lo proporcionaremos. . (…) Está claro que un número considerable de taiwaneses no creen que la amenaza de China sea real, no creen que su país pueda derrotar a China si ataca, o simplemente no quieren ’perder el tiempo’ para unirse al Ejército. Esa dinámica recuerda la situación reciente en Afganistán, donde un gran número de soldados afganos prefirieron hacer tratos con su enemigo en lugar de luchar a muerte en una pelea que no creen que puedan ganar. De modo que el hecho de que las tropas estadounidenses lucharan junto a ellos durante 20 años no supuso ninguna diferencia", escribe el ex coronel del ejército norteamericano Daniel Davies en un artículo titulado "¿Por qué los soldados estadounidenses deberían morir por Taiwán? ".

Lo más probable es que estas declaraciones de Biden respondan a problemas de política nacional y, en parte, también busquen enviar un mensaje a China después de que se revelaran a la prensa las pruebas de misiles hipersónicos. El objetivo de Estados Unidos frente a China y la cuestión taiwanesa es evitar que Pekín tenga acceso directo y libre al Océano Pacífico. Además, todo parece indicar que Washington no tiene interés en entablar un conflicto directo a corto plazo con China. Es por eso que el gobierno norteamericano está tratando de disuadir a Pekín de atacar a Taiwán, con la esperanza de que pueda debilitar a China antes de que pueda y tenga interés en invadir la isla.

Tampoco es obvio que China quiera atacar a Taiwán de inmediato. Si bien esta perspectiva no se puede descartar en el mediano y largo plazo, la realidad es que hoy China tiene una relación económica con Taiwán y atacarlo podría tener consecuencias desastrosas para la propia China. También para Taiwán, el deterioro de las relaciones con China es un "juego" peligroso. De hecho, China es el principal destino de las exportaciones taiwanesas (44% de las exportaciones en 2020). Sobre esta cuestión, Roy C Lee, de la Institución de Investigación Económica de Chung-Hua, escribió en julio pasado: "la pregunta clave es si la concentración del comercio indica un bajo nivel de resiliencia, dependencia excesiva y otros riesgos para la seguridad económica que enfrenta Taiwán o, por el contrario, si es un indicio de la ’dependencia del proveedor’ de China con respecto a Taiwán. Las cinco categorías principales de productos exportados de Taiwán a China, medidos por valor, son: maquinaria y equipos y piezas eléctronicas; máquinas, dispositivos mecánicos y computadoras; instrumentos y accesorios ópticos y otros instrumentos de precisión; plásticos y artículos; y productos químicos orgánicos. Juntos, representaron el 86,3% de las exportaciones de Taiwán a China en 2020. El comercio entre los dos lados del Estrecho se compone principalmente de maquinaria electrónica: representan el 64% de las exportaciones totales. Los semiconductores son el producto más importante en esa categoría, representando el 78% de las exportaciones de maquinaria electrónica. Por lo tanto, el aumento del 27% en las exportaciones de semiconductores a China en 2020 es el factor principal detrás del aumento general de las exportaciones".

Evidentemente, en una guerra los factores económicos no son los únicos que determinan si se inicia o no, por lo que podrían entrar en juego factores externos a las relaciones puramente económicas entre China y Taiwán. De todos modos, esta situación además de inestable e internacionalmente tensa, está creando escenarios catastróficos para los trabajadores y las clases populares de la región e incluso del mundo entero.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias