Política

PROVINCIA DE BUENOS AIRES

Berni retoma la idea de Ritondo y montará “calabozos containers” en La Matanza y La Plata

Pese a la desaprobación del CELS (“no respeta los estándares internacionales” ni cumple “con las medidas de seguridad adecuada”) y a que aún no se expidió la Comisión por la Memoria, el ministro de Kicillof, fiel a su prepotente estilo, inaugurará igual los “calabozos containers”.

José Muralla

@murayeando

Martes 3 de marzo | 11:37

Foto Ministerio de Seguridad

“La semana que viene estamos inaugurando el primero en La Matanza y el próximo será en La Plata” declaró el confeso derechista ministro de Seguridad bonaerense Sergio Berni. Los primeros “calabozos containers” de La Matanza funcionarán en la localidad de González Catán frente al predio penitenciario que ocupa la Unidad 43. Los de la capital bonaerense estarán en la localidad de Melchor Romero, en terrenos linderos a la Unidad 29 donde funciona la Alcaidía 3.

Según informó el el sitio Letra P este lunes, el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) señaló que “este tipo de lugares no respeta los estándares internacionales que deben cumplir los lugares de detención y no tiene medidas de seguridad adecuadas”. Y agregó que “la cuestión principal es que la instalación de containers es planteada como una solución no provisoria ante la crisis extrema del sistema de encierro”

Amontonar pobres en containers, una idea muy PRO

La creatividad represiva de Berni no para de sorprender. Como secretario de Seguridad nacional, en 2014 ya había sido el ideólogo del “gendarme carancho” para inventar causas contra trabajadores despedidos de la autopartista estadounidense Lear y quienes se solidarizaban con ellos. Ahora dispuso la creación de “calabozos containers”.

¿Quiénes son los mentores de este nuevo método penitenciario? Se puede mencionar al menos tres principales: uno es el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, que en 2014 intentó instalar “aulas container” para evitar construir escuelas, pero no pudo por la lucha de los docentes que se lo impidieron. Luego la gobernadora María Eugenia Vidal instaló 420 aulas containers en Ezeiza para evitar arreglar y construir nuevas escuelas, y así esquivar la crisis de infraestructura escolar que al año siguiente se llevó las vidas de Sandra y Rubén en un verdadero crimen social. Pero la idea de “calabozos conteiners” tampoco es enteramente nueva: Felipe Solá la había probado en 2002 cuando era gobernador de la provincia de Buenos Aires.

¿Pero cómo hizo Berni para tener ya listos los containers para meter presos si recién asumió y hay crisis presupuestaria? No lo hizo. La idea y materialización fue de su antecesor Cristian Ritondo, que ya dejó 1300 plazas casi listas en los containers. Algo que se mantenía en silencio por el obvio repudio que recibiría desde todo aquel que defienda los derechos humanos. Así, Berni se animó a hacer público lo que Ritondo y Bullrich no.

Más cárceles, para que haya más policías en las calles

Según el excarapintada, el objetivo de estos “calabozos containers” es poder liberar a policías de cuidar presos para tenerlos en la calle. En declaraciones durante una visita a la localidad de Laprida, el ministro de Seguridad bonaerense dijo que hay “una sobrepoblación carcelaria y, más allá de las condiciones infrahumanas, tenemos que pensar que la Policía tiene que estar custodiando la calle o a las personas que trabajan. No podemos estar en una comisaría permanentemente custodiando presos”.

En vez de revisar la arbitrariedad de la “Justicia”, que tiene en la cárcel a un gran porcentaje de personas sin condena firme, violando el elemental derecho de presunción de la inocencia, Berni propone más cárceles.

Para eso, cuenta con el apoyo del gobernador Axel Kicillof. En una entrevista con el diario Perfil, el mandatario provincial declaró que “las fuerzas de seguridad entregan al delincuente a la Justicia(...) Si va preso, aunque aún no esté probado el delito, son políticas del sistema judicial. No puedo influir en ellas. Pero se hizo una mesa de diálogo entre el Ministerio de Justicia, de Seguridad, organizaciones de derechos humanos y el Poder Judicial (...) Describo la situación tal como está. Se sale de ella construyendo cárceles (...) Es probable que en cuatro años no podamos duplicar la cantidad de cárceles. Pero una de las conclusiones de esta mesa es que tiene que haber más cárceles”.

Ante la emergencia económica y social producto del sometimiento al FMI, la propuesta es “ajuste y más cárceles”.

“La jaula no es para todos, quien la diseña nunca va entrar”

Esta frase de la canción “El monstruo que crece” de La Renga describe claramente la situación. Las cárceles las diseña una clase social para que la ocupe otra.
Un informe de la Fiscalía Criminal y Correccional N° 16 de la Ciudad de Buenos Aires sobre la aplicación de la ley de flagrancia sancionada en 2016, reveló que entre junio de 2018 y junio de 2019 los casos que llegaron a judicializarse fueron en un 90 % por delitos menores.

“Del total de los casos relevados surge que en su mayoría son varones, jóvenes de entre 18 a 30 años, desocupados recientes, o que hacían trabajos en construcción, con primario completo o secundario incompleto, situación de calle o reciente situación de calle, que vivían en provincia, consumidores de sustancias prohibidas, o alcohol, o ambos, con familia disgregada, es decir población vulnerable, pobre o marginal que va en crecimiento. La mayoría son sin armas, robos pequeños, de celulares u objetos que se revenden o comida”, señala el informe.

También pueblan las cárceles y comisarías consumidores de marihuana y otras drogas, encontrados con pequeñas cantidades. En este sentido el narcotráfico se asocia a la pobreza y a las villas, y son los habitantes de los barrios humildes los únicos que caen presos. Pero, tal como le señaló durante el debate presidencial 2015 Nicolás Del Caño a Sergio Massa, cuando éste último proponía militarizar las villas con la excusa de “combatir” el narcotráfico, “proponen llevar el Ejército a los barrios pobres pero donde los narcos están es en Nordelta, en los barrios ricos”.

De acuerdo a cifras proporcionadas por el Sistema Nacional de Estadísticas sobre Ejecución de la Pena, el 70 % de los detenidos en los penales federales y bonaerenses no tiene condena firme, de hecho una norma para las clases más humildes que padecen un promedio de cinco años hasta hacer efectivo el juicio oral, a pesar de que la prisión preventiva no puede extenderse legalmente por un periodo superior a dos años, y que la tasa de absolución resulta altísima.

Abarrotados barrotes

Si se tiene en cuenta el cupo declarado por el Servicio Penitenciario Bonaerense, la sobrepoblación actual es de 137 %. En la actualidad hay más de 4.000 personas detenidas en comisarías, pero el sistema está preparado para contener a entre 1.500 y 1.700.

Según un informe del CELS, hoy la tasa de encarcelamiento supera los 300 cada 100.000 habitantes y en agosto de 2019 ya superó las 50.000 personas (incluyendo personas con monitoreo electrónico, detenides en unidades, comisarías y sin contar las detenciones domiciliarias).

A poco de asumir Sergio Berni propuso, ante la crisis carcelaria, un modelo parecido al brasilero, que plantea el “1x1”: un año de trabajo por un año de libertad. “Pero el año de trabajo que sea productivo, que hagan escuelas, que hagan casas. Como decía el general Perón: que cada uno de los presos produzca lo que consume”, sentenció el ministro de Seguridad. Todo disfrazado con un discurso sobre la rehabilitación social.

Como denunciara hace unos días La Izquierda Diario, en los últimos 15 años creció en un 40 % la cantidad de personas privadas de su libertad en la provincia, mostrando una superpoblación exorbitante que alcanza el 113 %. A este dato debe sumarse que se trata, en su gran mayoría, de población de sectores empobrecidos, habiendo crecido el número de mujeres en dicha situación, durante el mismo lapso de tiempo.

La superpoblación, sumada a las condiciones estructurales de los lugares de alojamiento, y la falta de insumos y alimentos, resultan ser un combo que impacta directamente en la situación de salud de la población carcelaria, habiéndose expandido los últimos tiempos la propagación de enfermedades como tuberculosis y hanta virus.

El modelo punitivista es la única salida “viable” que encuentran las clases dominantes para dar respuesta a la descomposición social que ellas mismas generan. A lo que se suma el discurso estigmatizante sobre los estratos sociales más bajos, a tal punto que tienen el tupé de proponer tirarlos en contendores como si fuesen basura. Mientras los grandes delincuentes como los banqueros, terratenientes, buitres, especuladores y demás parásitos permanecen del lado de afuera de la cárcel. Pues ellos son los carceleros.







Temas relacionados

Comisión Provincial por la Memoria (CPM)   /    Policía Bonaerense   /    CELS   /    Cristian Ritondo   /    Sergio Berni   /    Provincia de Buenos Aires   /    Libertades Democráticas   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO