×
×
Red Internacional

Tras viralizarse los videos que muestran a la Policía Bonaerense chocar y balear la camioneta de un joven que intentaba ingresar al barrio privado donde vive, dejándolo con serias heridas, el ministro de Seguridad bonaerense justificó a sus subordinados. Nada que sorprenda del reaccionario funcionario de Kicillof y el Frente de Todos.

Daniel Satur@saturnetroc

Lunes 30 de mayo | 12:08

En la madrugada del domingo Tomás Krüger de 19 años volvía a su casa del barrio privado “Álvarez del Bosque”, ubicado sobre la ruta provincial 7 en la localidad de Francisco Álvarez, partido de Moreno, al oeste del conurbano bonaerense.

A las 0:58 las cámaras de seguridad registraron el momento en que la camioneta Toyota Hilux negra de Krüger frenó frente al portón de ingreso al country mientras un patrullero, sin la sirena encendida, arremetió y la chocó del lado del acompañante. Inmediatamente la camioneta dio marcha atrás y retomó la ruta mientras del patrullero descendieron dos efectivos.

En una segunda secuencia, también registrada por las cámaras, se ve a unos cincuenta metros del portón la camioneta detenida sobre la banquina, que es rodeada por cuatro patrulleros segundos después de que uno de esos móviles volviera a chocar la Hilux , esta vez del lado de conductor, y de que un efectivo llegara corriendo arma en mano. Segundos después los policías hicieron descender al joven y lo detuvieron en el piso.

Te puede interesar: La Matanza: policías bonaerenses roban, golpean y simulan fusilar a un joven

Según la versión difundida por la familia de Krüger, tras ser alertados por personal de seguridad de “Álvarez del Bosque”, los padres del joven salieron a ver qué pasaba y se encontraron con la escena de los patrulleros rodeando la camioneta y su hijo esposado y ensangrentado en el suelo. Luego fue trasladado al Hospital de Morón donde permanece internado con un disparo en su brazo y dos en sus piernas, según el detalle dado por su padre, Carlos Krüger.

Según la versión de la Policía (siempre deformadora de la realidad), Krüger habría cruzado un semáforo en rojo sin atender la voz de alto del patrullero que lo siguió hasta la entrada al barrio cerrado. Por eso el joven fue acusado de “resistencia a la autoridad” y se abrió una causa contra él la UFI 5 de Moreno a cargo del fiscal Emiliano Buscaglia.

A su vez, por las heridas sufridas y el ataque a su camioneta dos de los efectivos de la Bonaerense (un varón y una mujer) fueron imputados por “lesiones agravadas”, aunque voceros judiciales aclararon a la agencia Télam que esa carátula “es provisoria y podría variar en función de lo que arrojen las pericias”. La causa cayó en manos del fiscal Federico Soñora de la UFI 4 del mismo partido.

Te puede interesar: En una provincia sumida en la pobreza, Kicillof da nuevos y mejores aumentos a la Policía

Mientras se aguardaba en la mañana del lunes que Soñora indague a los pistoleros, desde el Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires dijeron que ya está interviniendo en el caso la Auditoría General de Asuntos Internos, donde se abrió un sumario contra ambos agentes. Como se sabe, cada vez que Asuntos Internos interviene suele ser para beneficiar a su tropa y no a sus víctimas.

Consultado sobre el caso por el canal TN del Grupo Clarín, esta mañana el ministro de Seguridad provincial Sergio Berni dijo que sus subordinados “no actuaron mal”, pese a admitir que para él “todavía no está muy claro” lo que pasó. “La situación es muy dudosa porque primero el vehículo se da a la fuga, no frenó ante la voz de alto y lo siguieron tres patrulleros”, dijo el funcionario del Frente de Todos.

Para justificar a sus protegidos, Berni agregó que, según la “versión” que él tiene (un cliché del ministro para tergiversar datos y circunstancias) cuando el joven paró su camioneta “hizo un movimiento como si estuviera armado. Me llama la atención que ambos oficiales reaccionaron al mismo tiempo. Son oficiales con experiencia y con grado”, afirmó sin titubeos y agregó: “no me da la impresión de que los policías hayan actuado mal”, por lo que “no confirmo ni descarto nada”.

Por último, como si se tratara de un juego y no de balas y sangre, el excarapintada y ala ultraderecha de la coalición gobernante especuló: “puede ser que en la nocturnidad el chico se haya asustado y los policías pensaron que estaban en peligro y dispararon”.

Te puede interesar: Dos años sin Facundo Castro, víctima inocultable de la cuarentena represiva

Lejos de sorprender por lo brutales y apologéticas del gatillo fácil, las declaraciones de Berni repiten su ya tradicional justificación del accionar de la policía que conduce desde el 11 de diciembre de 2020, incluso en casos de desapariciones forzadas, torturas seguidas de muerte en comisarías y ejecuciones sumarias a manos de uniformados en las calles de las barriadas populares de la provincia.

Las alas “progresistas” del Frente de Todos, lejos de denunciar al émulo de Patricia Bullrich, lo siguen bancando en silencio. A lo sumo tuitearán correctas frases para mostrar que no toda la coalición gobernante piensa como él. Pero con tantos caídos por las balas policiales en estos dos años y medio de gestión peronista en la provincia, la dupla Kicillof-Berni nada tiene que envidiarle a sus antecesores Vidal-Ritondo, Scioli-Granados o Ruckauf-Rico. Y parece que justo en este aspecto no hay interna.

Te puede interesar: Un año sin Tehuel: "Denunciamos al gobierno de Kicillof que no lo busca desde el primer momento"

Según voceros judiciales, el fiscal Soñora aguardará los resultados de las pericias (balísticas, planimétricas, etc.) para establecer el calibre del arma, la dirección, la distancia y la cantidad de disparos efectuados por los bonaerenses. A su vez espera la recuperación de Krüger para tomarle la correspondiente declaración testimonial que podría cambiar la carátula de la causa

A cargo de las pericias está la Policía Federal (la Bonaerense no puede hacerlo por estar involucrada en el hecho). Pero la Federal actúa bajo las órdenes del ministro de Seguridad Aníbal Fernández, uno de los responsables políticos de la Masacre de Avellaneda (de la que el próximo 26 de junio se cumplirán veinte años) donde Maximiliano Kosteki y Darío Santillán cayeron por las balas de la Bonaerense en un brutal operativo represivo contra miles de desocupados que manifestaban por sus derechos. Total normalidad.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias