CIENCIA

Bennu, un asteroide de vida y muerte

Bennu era el nombre de un pájaro de la mitología egipcia que estaba relacionado con el dios Osiris. Entre sus atributos estaba que podía regresar de la muerte, por lo que se considera el antecedente del Fénix griego y también se decía que cuando alguien escuchaba su bello cantar tenía que prepararse porque la muerte estaba próxima.

Lunes 12 de septiembre de 2016 | 13:08

Bennu era el nombre de un pájaro de la mitología egipcia que estaba relacionado con el dios Osiris. Entre sus atributos estaba que podía regresar de la muerte, por lo que se considera el antecedente del Fénix griego y también se decía que cuando alguien escuchaba su bello cantar tenía que prepararse porque la muerte estaba próxima. A veces lo representaban como una garza con largas plumas que le salían detrás de la cabeza y en ocasiones como un águila de plumaje rojo y dorado.

Este jueves 8 de septiembre la NASA tiene planeado lanzar una sonda a un asteroide llamado Bennu. Tal objeto celeste orbita entre la Tierra y Marte, mide casi 500 metros de diámetro y es oscuro y denso como el carbón, por lo que según la literatura científica es un asteroide “tipo B”; a estos cuerpos se les atribuye el origen de los meteoritos condríticos (ver “A la búsqueda de meteoritos” en Cienciorama), es decir, no-metálicos y con compuestos orgánicos. Pero además se considera como uno de los asteroides potencialmente peligrosos ya que algunos cálculos predicen que podría impactar la Tierra a finales del siglo XXII. La probabilidad calculada es de alrededor de 1 en 2,500.

La misión de la exploración se llama “Origins, Spectral Interpretation, Resource Identification, Security –Regolith Explorer” u OSIRIS-REx, por su acrónimo en inglés–. ¡Qué creativos los investigadores estadounidenses! Y dicha misión tiene varios objetivos, entre los que destacan dos. El primero está relacionado con el programa de la NASA llamado Asteroid Redirect Mission o ARM, por sus siglas en inglés, que tiene por objeto estudiar y si es el caso, redireccionar objetos peligrosos que puedan afectar a nuestro planeta. Para la Tierra Bennu es un objeto relativamente grande, pero para el Sistema Solar es pequeño y lo suficientemente oscuro como para sufrir el efecto Yarkovsky, el cual predice a grandes rasgos, que podría absorber suficiente radiación proveniente del Sol como para modificar su órbita actual y por ello el peligro de colisionar con nosotros en un futuro. Por supuesto dicho efecto depende de varios factores como los diferentes perfiles de la superficie y su reflectividad.

El otro objetivo es aún más interesante: en algún momento la sonda se acercará pero sólo tocará la superficie del asteroide con la extensión de un brazo robótico y tratará de obtener muestras de la superficie o de su interior, -entre 60 y 300 g-, las almacenará en una cápsula que se enviará de regreso a la Tierra. Si todo sale bien, en 2023 la cápsula con las muestras dentro caerá en el desierto de Utah, EE. UU.. Se tiene previsto que una parte del contenido se analice física y químicamente de inmediato en varios laboratorios y otra parte se guarde para análisis futuros. De lograrlo sería el primer éxito de la NASA, porque los japoneses ya hicieron algo similar con la misión Hayabusa 1 en el 2010.

Los asteroides y los cometas se consideran objetos muy antiguos del Sistema Solar y han logrado preservar sus propiedades desde que se originaron en la nube molecular que germinó al Sol y a todo nuestro sistema planetario. Por ello obtener muestras de ellos directamente eliminando la posibilidad de contaminación terrestre, es una gran oportunidad para entender mejor el origen y evolución del Sistema Solar. Y seguro ya se lo están imaginando: si Bennu tiene compuestos orgánicos, verificar cuáles podrían ser relevantes para los procesos biológicos que estudiamos en la Tierra.

No sólo queremos evitar la destrucción, seguimos buscando nuestro origen en el espacio.

Para que se lo cuentes a quien más confianza le tengas.

Esta nota es reproducida con el consentimiento del autor. También fue publicada en Cienciorama portal de divulgación científica de la UNAM.

Fuentes
NASA to launch asteroid-sampling mission. Paul Voosen (September 1, 2016). Science 353 (6303), 974-975. doi: 10.1126/science.353.6303.974
Nota de la NASA en español: http://ciencia.nasa.gov/ciencias-especiales/28nov_bennu/
“A la búsqueda de meteoritos”. Octavio Alonso Lara Lima. Cienciorama. http://www.cienciorama.unam.mx/a/pdf/401_cienciorama.pdf
Video animado del misión OSIRIS-REx: https://www.youtube.com/watch?v=gtUgarROs08
http://mitosyleyendas.idoneos.com/bestiario_mitologi…/bennu/







Temas relacionados

Ciencia   /    Facultad de Ciencias de la UNAM   /    Astronomía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO