×
×
Red Internacional

El problema de la basura en La Plata es histórico y la empresa Esur viene ganando millones desde la dictadura hasta la actualidad. Mientras tanto, Garro y el Frente de Todos compiten con campañas inconsistentes y los barrios de la periferia se transforman en basurales a cielo abierto.

Julián RodriguezTrabajador judicial en La Marrón Clasista

Martes 17 de agosto | 12:28
Barrio Parque Sicardi

La empresa que se encarga de la recolección Esur SA, a partir de un contrato de larga data con la municipalidad de La Plata. Dicho contrato fue renovado por decreto de Julio Garro en 2016, y ratificado por el concejo deliberante en 2018.

En esa millonaria adjudicación, se agregó a su servicio de recolección, la puesta de contenedores en distintos puntos de la ciudad. Pero la recolección será sobre sólo 22 mil cuadras de la ciudad, dejando sin dicho servicio al resto de los barrios periféricos.

Entre cambios de firma, fusiones y otras operaciones empresariales, los dueños de Esur S. A. tienen a cargo la recolección desde los años de la dictadura.

Distintos gobiernos cómo el de Alak, Bruera o el del actual intendente Garro sostuvieron su concesión, sin que haya alguna mejora en la recolección y tratamiento de los residuos que se generan en todo el municipio.

Por otro lado, quienes quedaron absolutamente en el olvido fueron los cooperativistas, despedidos por el municipio en su plan de “reempadronamiento” de los trabajadores. El achicamiento le costó sus puestos de trabajo. Así, de los cerca de diez mil trabajadores registrados, sólo quedó la mitad. De las cooperativas, que hasta diciembre de 2015 se registraban 97 realizando tareas para la Municipalidad, hoy sólo quedan treinta. De los que lograron reempadronarse y aún cumplen funciones de barrido y recolección para la Municipalidad, la mayoría no cobra regularmente y su situación se agrava ante la amenaza de desmantelamiento de las mismas.

Dentro del convenio que el municipio firmó con la empresa Esur, se contemplaba la posibilidad de que contratase a los cooperativistas que habían quedado por fuera del reempadronamiento. Lo cierto es que sólo incorporaron a 150 y entre ellos no aceptaron a trabajadoras mujeres.

Barrio El Retiro

El problema de la basura en la ciudad crece debido al aumento en la concentración de personas que la habitan, en especial en las zonas periféricas.

La empresa que recibe millones por parte de la Municipalidad, por un lado deja sin recolección de basura a la gran mayoría del gran La Plata y por otro lado, dejan en la calle a trabajadores de las cooperativas.

Te puede interesar: GRAN BUENOS AIRES.Buenos Aires en el planeta basura

Nuevamente queda en claro que la desigualdad social y la desigualdad ambiental van acompañadas y profundizadas por las políticas del gobierno y su oposición peronista en el Concejo Deliberante.

¿Basura Cero?

El municipio había lanzado su campaña llamada Basura cero, que pretende instalar puntos de eco canje para intercambiar los residuos secos que acercan los vecinos por un kit de bolsas verdes, semillas, compost o plantines en todas las localidades de la ciudad. Proponiendo simplemente separación de residuos en origen e higiene urbana.

Sin embargo, como se mencionaba antes, en los barrios populares es donde la recolección de residuos no llega, siendo uno más de los servicios básicos y elementales que el municipio debería prestar, sin mencionar los déficits en redes de agua potable y de saneamiento, gas y energía eléctrica.

Barrio Aeropuerto

Los basurales a cielo abierto dejan en evidencia la falta de interés de parte del municipio respecto a las condiciones de salubridad de miles: desde la UNLP se han señalado más de 100 lugares en los que se deja basura y nadie se hace cargo, y hay decenas de barrios en las afueras de la ciudad donde ni siquiera llega el servicio de recolección de residuos o pasan de manera intermitente, haciendo que vecinos caminen varias cuadras para dejar su basura, generando basurales informales en terrenos baldíos o la quema de los propios vecinos exponiéndose a respirar ese humo tóxico.

La propuesta de Garro y Juntos por el Cambio esconde dicha realidad que se vive en la mayoría de los barrios alejados del casco urbano y por fuera de los barrios privados, donde parece estar enfocada esta campaña enceguecedora.

¿Control ciudadano?

Por su parte, el Frente de Todos denuncia que el 25 % del presupuesto municipal se destina al tratamiento de la basura, siendo uno de los mas caros de la provincia. Ese dinero, en su gran parte se destina a los contratos millonarios del municipio con la Empresa Esur, que como se mencionaba anteriormente, deja sin recolección a la mayor parte de la periferia platense.

Barrio Los Hornos

Sin embargo, lejos de rechazar o al menos cuestionar estos negociados, proponen el “Programa de Gestión de Residuos Transparente” que según ellos “apunta a mejorar el servicio y reforzar el control ciudadano sobre el mismo” “Se trata principalmente de dotar a todas las unidades móviles de un sistema de GPS con información al instante, de manera que cada vecino y vecina pueda saber a través de una aplicación gratuita en su celular en qué momento van a recolectar sus residuos. El objetivo de la mencionada aplicación será reforzar el control ciudadano sobre un servicio público esencial y facilitar el proceso de disposición domiciliaria de residuos.”

Este proyecto, al igual que el de Garro, está muy lejos de una salida real, ya que debería pensarse un plan integral que impulse el desarrollo de modelos de tratamiento de residuos eficientes. Sin ir mas lejos, en la Universidad de La Plata se vienen trabajando proyectos de tratamiento de la basura que son acordes con el cuidado del ambiente, mientras el gobierno prioriza sus negocios con las grandes empresas que contaminan , enfocando la responsabilidad sobre cada persona y sus "cuidados".

Para terminar con la basura, hay que afectar los negocios capitalista con ella

Cuando en 1977 la dictadura instaló el sistema de coerción municipal que implica que un supraorganismo –el Cinturón Ecológico Área Metropolitana Sociedad del Estado, conocido como Ceamse- monopolice el manejo de los residuos, los gobiernos locales firmaron su renuncia a ejercitar su propia política ambiental. Los municipios entregan sus residuos y pagan por un sistema de disposición que decide un tercero. La posibilidad de ejercitar el manejo integral de los residuos sólidos urbanos, eje de la política ambiental de toda ciudad de más de cien mil habitantes en todo el planeta moderno, quedaba definitivamente eliminada.

Podés leer también: La Matanza.Gonzaléz Catán nuevamente de pié contra el CEAMSE a 13 años del "catanazo"

Como señalan investigadores de la UNLP y la UTN: “El manejo de los Residuos Sólidos Urbanos (RSU) se encuentra en una situación crítica: El “modelo tradicional” de la Ceamse está en crisis por falta de espacio físico y opinión pública desfavorable. El nuevo marco normativo habilita la posibilidad de implementar una gestión integral de los RSU, por lo que se hace necesario desarrollar un “modelo alternativo”. Esto plantea una oportunidad para asumir la responsabilidad de gestionar nuestros propios RSU que no debe ser desaprovechada.

Sin embargo y a pesar de la falta de respuestas desde el municipio, los vecinos se organizan de distintas maneras para encontrar las soluciones por su cuenta.

Un ejemplo es el barrio Savoia, lindero a barrios privados como el Grand Bell, donde tiene su casa el Intendente Julio Garro y la precandidata del FdT Tolosa Paz. A fines del año pasado se conoció que el country arrojaba irregular e ilegalmente sus desechos cloacales al arroyo Maldonado (parte del arroyo Rodríguez también), sin ningún tipo de tratamiento y sometiendo a los barrios de sus alrededores a soportar sus excrementos. Los vecinos aún hoy continúan movilizados.

Otro ejemplo es la lucha de los vecinos de Ensenada y otros lugares de la provincia contra la contaminación del CEAMSE. En el caso de Ensenada, según Marcelo Miranda de INTA AMBA, el mismo se encuentra sobre un humedal y que además de contaminar por filtración de tóxicos en las napas, tierra y aire, liquida el humedal con el daño ambiental que eso implica. Prefieren llenarlo de basura a dejarlo cómo humedal con toda su diversidad biológica ya que al destruirse, muchas especies son irrecuperables.

No te pierdas: Ley de humedales YA.San Nicolas: caravana de kayaks desde Rosario hasta el Congreso.

La lucha contra la contaminación ambiental, por el tratamiento de los residuos y por el cuidado de la naturaleza y su diversidad biológica, empiezan por enfrentar a estas empresas contaminantes y los gobiernos que los avalan, pero también por terminar con este sistema capitalista que viene demostrando que sólo tiene muerte y destrucción para ofrecer.

El Frente de Izquierda Unidad ha demostrado estar siempre en la primera línea contra el extractivismo y todo daño ambiental, porque sabemos que no hay planeta b, y que para terminar con la destrucción del planeta, hay que destruir el capitalismo.

En la reunión de las juventudes del AMBA junto a Nicolás del Caño y Myriam Bregman que se realizará en CABA el próximo 21 de agosto, se debatirán este y muchos temas más en defensa del planeta y toda su naturaleza.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias