×
×
Red Internacional

La Plata, Berisso y Ensenada. Barrio Cabezas: vecinos se organizan y cortan la calle ante la falta de luz

El jueves a la tarde los vecinos del barrio José Luis Cabezas se hartaron de los cortes de electricidad y decidieron realizar una protesta en la Avenida 122, en la cual desemboca el barrio. Por arriba el Gobierno cambia de ministro pero no de rumbo, y las consecuencias del régimen del FMI las pagan los de abajo. Las familias nos cuentan su realidad, y cómo viven con la falta de servicios esenciales.

Sofía Martínez NayaEstudiante Psicología UNLP Militante del FilPsi

Escuchá esta nota
Sábado 30 de julio | 15:07

Los cortes de luz ocurren constantemente, esta vez iban por el tercer día sin electricidad, en pleno invierno. La luz, así como el resto de los servicios básicos para vivir como el gas, el agua y desagüe, les son negados a cientos de familias en este barrio, que se encuentra en el límite entre Berisso y Ensenada.

“Somos personas laburantes, cada peso que nos ganamos nos cuesta mucho como para dejar que se echen a perder las cosas porque no hay electricidad”, contó una vecina del barrio Cabezas, y agregó: “Ahora como está la situación que sube todo, no nos dan solución a nada. Somos 300 familias afectadas, 250 sin electricidad. Queremos ser escuchados”.

Acompañada de sus vecinas al calor del corte, finalizó comentando un poco de lo que implica vivir sin electricidad: “Hay personas grandes con diabetes que pierden su insulina, que pasan frío, que viven solas, niños que necesitan nebulizaciones porque sufren de asma o tienen que recibir medicamentos que necesitan heladera”.

Así mismo, otro de los vecinos comentó la incertidumbre diaria que se vive antes de iniciar la jornada laboral: “La gente se va a trabajar sin saber como hacer para resolver los problemas con el refrigerio para los chicos, la luz y el internet para que puedan estudiar”.
Finalmente un joven manifestante rodeado de amigos agregó: “Siento indignación porque no nos dan solución, es feo vivir sin luz por el frio, sin estufa o un baño caliente”.

Estas son solo algunas consecuencias que tiene la falta de electricidad, a lo que se suman las pésimas instalaciones debido a que ni los gobiernos, ni la empresa Edelap, han resuelto los problemas estructurales que arrastra el barrio. No nos olvidemos que hace tan solo algunos meses, en el Barrio Cabezas, ocurrió una tragedia completamente evitable que terminó con la vida de tres niños: el incendio de un remolque por las condiciones de precariedad en las que viven cientos de familias. Hace unas semanas, producto de las precarias instalaciones eléctricas, explotó un transformador.

Parece que el Gobierno y la empresa piensan esperar que ocurra una nueva tragedia para solucionar este problema estructural, que es extendido en los miles de barrios precarios y asentamientos que existen en la provincia.

“No queremos que nos regalen nada, queremos tener todo legal, pero también que
cumplan ellos. Cuando no pagás te cobran una mora, así como ellos exigen nosotros exigimos que pongan las cosas bien, que nos solucionen los problemas”, dijo y con razón otro de los vecinos del barrio. Los que quieren que les regalen las cosas mientras siguen llenándose los bolsillos son los dueños de grandes empresas como Edelap, a las que este gobierno decide beneficiar aplicando un terrible tarifazo a millones de familias que hacen hasta lo imposible para llegar a fin de mes.

“No es la primera vez que pasa esto, siempre se malogran las cosas y hay que tirarlas, y no estamos como para tirar las cosas”, dijo una vecina, y agregó, “encima ahora nos van a aumentar, yo ya estoy cansada”.

Como si fuera poco, a los minutos de iniciado el corte en la avenida 122 por los vecinos del barrio, la policía se acercó para intimidarlos, amenazándolos con llamar a gendarmería. Así lo contaba una de las manifestantes: “No puede ser posible, tres noches sin luz y ahora la policía nos quiere intimidar con que van a llamar a los de más arriba, eso no es solución, nosotros queremos solución”. A lo que otra de las vecinas del barrio, agregó que “Si nosotros paramos el corte no nos van a hacer caso, hoy duermen ellos tranquilos mientras nosotros pasamos frío”.

Ellos duermen tranquilos. Efectivamente, no caben dudas que el presidente Alberto Fernández, la vicepresidenta Cristina Fernández y hasta el superministro tan renombrado en las últimas horas, Sergio Massa, no padecen frío por las noches ni sufren la carencia de un servicio tan fundamental como lo es la electricidad. Mientras por arriba se van cambiando las caretas para hacer pasar el ajuste que exige el Fondo Monetario Internacional, por abajo las familias trabajadoras se organizan contra los padeceres cotidianos.

Caía la noche cuando se acercaron trabajadores de Edelap a ponerle un parche al problema para que vuelva la luz. La luz volvió pero las conexiones se encuentran en condiciones de extrema precariedad y no podemos esperar sus consecuencias para enfrentar esta situación. Pelear contra el ajuste que sufren día a día las familias del pueblo trabajador se vuelve urgente. Por eso los vecinos del barrio José Luis Cabezas son un ejemplo, ante los ataques del gobierno y las grandes patronales, hay que organizarse y salir a las calles para que ellos, de una buena vez, ya no duerman tranquilos.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias