Política

POLÍTICA

Bahía Blanca: intendente Pro, el mejor alumno de Videla y Massot

Intendente de Bahía Blanca, en el acto del 25 de mayo, habló de "enemigos que integran grupos organizados que no tienen patria ni bandera pero sí quieren subvertir valores y adueñarse de la juventud"

Daniela Rodriguez

Docente y delegada Suteba | Bahía Blanca

Jueves 26 de mayo de 2016 | 11:05

No pasaron veinticuatro horas de la movilización contra el ajuste y el veto de Macri a la ley antidespidos, protagonizada por distintos sectores de trabajadores/as, no solo en la ciudad de Bahía Blanca sino en toda la provincia de Buenos Aires, para que el intendente de Cambiemos, Héctor Gay, como respuesta a los reclamos de amplios sectores y casi como una declaración de principios, saliera con los tapones de punta, nada más y nada menos que en el acto oficial por el 25 de mayo, en el Jardín de las Américas del Parque de Mayo, de cara a las cúpulas de las Fuerzas Armadas, legisladores provinciales como Nidia Moirano, Santiago Nardelli, Marcelo Feliú, Federico Susbielles, integrantes del Concejo Deliberante y del gabinete municipal y entidades locales.

El jefe comunal aseguró que, “Ayer y ahora hay enemigos importantes, los que responden a intereses personales y también los que integran grupos perfectamente organizados que no tienen patria ni bandera pero que sí quieren subvertir valores y adueñarse fundamentalmente de nuestros ideales y de nuestra juventud. Por eso digo no son tiempos fáciles pero tampoco son tiempos para tibios”.

Un discurso digno de Videla, Massera y compañía de un cuadro político educado, durante las últimas décadas, por la genocida familia Massot. Como vocero de La Nueva Provincia, diario de dicha familia, manchado con la sangre de los obreros gráficos Heinrich y Loyola, sus palabras no parecen menos que una clara apología del posicionamiento ideológico de los torturadores de la dictadura en momentos que comienzan las luchas contra el ajuste de un gobierno que administra los negocios de las mismas multinacionales que llamaron al golpe.

En otro tramo de su discurso, plantea, “Este momento especial que estamos transcurriendo en el año del bicentenario de nuestra independencia es un tiempo de reflexión, es un tiempo de unión de los argentinos, (…) de los que queremos restaurar valores, de los argentinos de bien, que somos la inmensa mayoría pero que tenemos que estar unidos frente a esos ataques, frente a aquellos que no nos quieren ver unidos, de aquellos que no quieren que nuestra juventud crezca en los mejores valores y con un destino de grandeza.”
Es un claro ataque a la juventud que lucha por sus derechos más elementales, que se levanta en Francia junto a los trabajadores, que resiste un golpe institucional en Brasil, o aquí mismo, en Argentina y en nuestra ciudad, contra la precarización laboral, los derechos de las mujeres y LGTBI, e incluso, por el boleto educativo gratuito que aún no se implementa.

Sus dichos no son solo una provocación hacia quienes nos manifestamos, militamos en las calles o integramos organizaciones políticas y sociales. Con estas palabras, el intendente, intenta instalar un clima de sospecha que puede utilizarse para justificar la represión al conjunto de los trabajadores, la juventud y sectores populares que estamos dispuestos a resistir y enfrentar el ajuste del gobierno nacional, los gobiernos provinciales, comunales y sus políticas neoliberales.







Temas relacionados

PRO   /    Bahía Blanca   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO