Internacional

INTERNACIONAL

Bachelet en Venezuela: ¿cuáles son los verdaderos objetivos de su visita?

La esperada visita de Bachelet como Alta Comisionada de los DDHH ha centrado la atención en el país, y tanto desde el chavismo, como de la oposición de derecha, buscan sacar partida de las reuniones que sostendrán con ella. Pero es claro que uno de sus objetivos es allanar el camino para entendimientos entre la oposición y el gobierno de Maduro.

Francisco Sepúlveda Romero

Médico y parte de la Agrupación de Trabajadores de la Salud "Abran Paso"

Viernes 21 de junio | 12:34

Con una recepción por parte del canciller Jorge Arreaza, se inició este miércoles la tan esperada visita a Venezuela de Michelle Bachelet. En el marco de su estancia de tres días, la ex mandataria chilena completará una extensa agenda, con reuniones tanto con representantes del gobierno de Maduro como de la oposición encabezada por el golpista Juan Guaidó, así como también miembros de organizaciones de derechos humanos y otros sectores.

Las expectativas que ha generado la visita, que venía siendo negociada desde hace muchos meses, han llevado tanto al chavismo como a la oposición, a buscar obtener beneficios de las reuniones con Bachelet, tanto como para validar el régimen chavista y justificar sus políticas (que tiene sumado al país en una catástrofe económica y social cuyas calamidades caen sobre el pueblo trabajador), por un lado, como para justificar las políticas de la oposición de derecha con sus llamados al golpismo y la intervención imperialista de EEUU, a través del autoproclamado “presidente encargado” Guaidó, por el otro.

Te puede interesar: De Oslo a Estocolmo: caminos hacia una negociación entre el gobierno de Maduro y la oposición

Bachelet, quien declaró sobre la visita que espera “escuchar todas las voces y trabajar con todos los actores para promover y proteger todos los derechos humanos de todos los venezolanos”, ha buscado mantener una actitud “neutral” ante la crisis política del país y no buscar aparecer sesgada hacia alguno de los sectores políticos.

Es que es más que claro que la visita de Bachelet a Venezuela va más allá de la cuestión de “derechos humanos”, y en el marco de las reuniones que se vienen llevando entre gobierno y oposición, abiertas unas como las realizadas en Oslo, como discrecionales otras, que con seguridad vienen ocurriendo, uno de sus objetivos es allanar el camino para que éstas puedan seguir avanzando, pues se considera que al momento estarían “estancadas”. De allí esa pose de búsqueda “neutralidad” mientras se mantiene en el país.

Desde la oficina de Maduro, ven la visita como un esfuerzo desde el gobierno bolivariano de “garantizar y promover los Derechos Humanos del pueblo”, y una realidad muy lejos de ser cierta. Desde la oposición derechista, han llamado a movilizaciones durante la visita de Bachelet, con tal de “visibilizar los males, buscar y exigir soluciones”, claro está en el marco de sus intereses. La realidad con la que se encontrará la Alta Comisionada de los DDHH de la ONU es de una situación catastrófica en el país, con una grave crisis en el sistema de salud y un fuerte desabastecimiento de medicinas, sobre la cual el gobierno achaca a una supuesta “guerra económica”, y la derecha, que incentiva las sanciones imperialistas que agravan aún más esta situación sobre el pueblo, sacando provecho para sus objetivos reaccionarios.

A la espera del discurso al final de la visita de Michelle al país caribeño, así como también de las resoluciones finales del viaje que se entregarán el día 10 de Julio, si los pasos posteriores recomendados a seguir por parte de la Alta Comisionada de los DDHH siguen la línea de Maduro o la de Guaidó, o un camino negociado, que quienes finalmente pagarán la crisis serán solo las y los trabajadores del pueblo venezolano.

Como escribimos, la decisión de Bachelet de viajar justo en estos momentos a Venezuela, se inscriben en el proceso de encuentros y diálogos que se vienen realizando, y sobre todo, luego de la reunión de Estocolmo, donde países con intereses en Venezuela se han reunido para buscar reactivar las negociaciones entre la oposición de derecha y el gobierno de Maduro. Buscar sacarle las trabas a acercamientos y entendimientos entre chavismo y oposición marcan realmente la agenda de Bachelet. En nada de este tipo de negociaciones por arriba deben confiar los trabajadores venezolanos, que sólo será funcional a los intereses de los sectores en pugna.

La salida a la profunda crisis que se vive en Venezuela con un gobierno sumamente represivo y autoritario como el de Maduro, así como toda la política de la derecha que ha mostrado con creces su demagogia con sus llamados a la injerencia imperialista que representa Guaidó solo puede venir de una salida independiente de parte del pueblo trabajador y pobre venezolano, levantando sus banderas propias y un programa de emergencia obrero y popular ante la catástrofe que sólo puede ser impuesto con la movilización de la clase trabajadora y el conjunto de los explotados del país.

Te puede interesar: Surge en Venezuela el nuevo espacio de coordinación de trabajadores en lucha







Temas relacionados

Crisis Venezuela   /    Venezuela   /    ONU   /    Michelle Bachelet   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO