×
×
Red Internacional

El día 17 de este mes, se realizó la asamblea de residentes y concurrentes del hospital, donde resolvieron dar a conocer por un comunicado la extorsión a la que son sometidos, mientras se está en el peor momento de la pandemia.

Eduardo PitaEstudiante de Medicina y Antropología UBA

Alexis ArceAgrupación Marrón Salud

Viernes 21 de mayo | 20:55

Según trascendió, las autoridades de este hospital "hicieron saber a distintos equipos de residencia y concurrencia" que tenían que sumar dos nuevas guardias de 24 horas para atender las salas de internación de personas con covid-19, pero que si no cumplían con esto "iban a proceder a suspender las rotaciones por diferentes servicios y efectores de salud".

Como se puede leer en el comunicado, esta es "una lisa y llana extorsión" por parte de las autoridades del hospital. Sumar más horas a los ya extenuantes horarios laborales que presentan las y los residentes y concurrentes, así como también el resto del personal de salud. Demuestran el espíritu explotador que tienen las autoridades del hospital y la Asociación de Médicos Municipales que hace oídos sordos cediendo a los gobiernos de la Ciudad y nacional, que no plantean medidas de fondo para solucionar la crisis sanitaria y social.

Mientras, el gobierno sigue sumando más medidas restrictivas "sin GPS" para solucionar esta pandemia, son los trabajadores y trabajadoras de la salud quienes pagan los platos rotos de la ineficacia de los gobiernos de Larreta y de Fernández. Esto quedó demostrado en el comunicado que sacó la Asamblea de Concurrentes y Residentes del Hospital Tornú.

Hoy, a un año y medio del inicio de la pandemia, como bien denuncia el comunicado, "la planta laboral (...) es la misma que existía previamente" y no se contrató a nuevo personal de salud, lo único que se hizo fue redistribuir al personal "ya insuficiente" a distintas áreas como las Unidades Febriles de Urgencia (UFU), el Detectar, etc, dejando de lado la atención a otras enfermedades crónicas, a la violencia de género, ITS, consultas de salud mental, entre otras. Sumando a esto, los salarios paupérrimos "que apenas llegan a cubrir la mitad de una canasta familiar" con la que cuentan las y los trabajadores de la salud.

Desde el inicio de la pandemia, el gobierno nacional apela a medidas restrictivas de la actividad social que solo tienden a atenuar los contagios, pero que, con lugares de trabajo sin protocolos y transportes públicos atestados, no solucionan el problema de fondo. El plan de vacunación anunciado con bombos y platillos es cada vez es más lento, cuando la Argentina tiene la capacidad para poder vacunar más rápido a su población y poder llegar a la tan mentada "inmunidad de rebaño", como viene demostrando Nicolás Del Caño del Frente de Izquierda y cientos de especialistas.

Te puede interesar: Del Caño: “No tocar los intereses de millonarios como Sigman tiene graves consecuencias”

Por eso es tan importante la enorme lucha que dieron Los Elefantes de la salud de Neuquén, quienes organizados de manera democrática en asambleas interhospitalarias y con el apoyo de toda la comunidad y en coordinación con distintos sectores lograron torcerle el brazo al gobierno del Movimiento Popular Neuquino (MPN) para que pasara de un aumento del 12% que ATE había aceptado sin chistar a espaldas de los trabajadores, a un 53% para todas las y los estatales. Luego de este gran triunfo el gobierno comenzó con la persecución al personal de salud con descuentos salariales de hasta el 70%, sumarios y causas penales, a lo cual respondieron con una gran campaña de apoyo y un fondo de huelga que hoy es necesario amplificar porque son un gran ejemplo de lucha.

Te puede interesar: VIDEO: ¿Elefantes en Neuquén?

Necesitamos medidas reales, y un plan de emergencia para hacerle frente a la segunda ola que nos está arrancando la vida de tantos compañeras y compañeros. Se vuelve indispensable el aumento de emergencia del presupuesto de salud, la contratación efectiva de nuevo personal de salud, y pase a planta permanente para enfrentar la precarización con salarios acordes a la canasta familiar, y un IFE de 40000 para todxs lxs que trabajan en negro, un plan de vacunación eficiente empezando por declarar de utilidad pública el laboratorio mAbxience de Hugo Sigman, centralizar el sistema de salud, y liberar las patentes para que haya vacunas para todas y todos. Basta de salud negocio.

Tomemos el ejemplo de Los Elefantes y pongamos en pie nuestras propias organizaciones ante el silencio y la complicidad de centrales y sindicatos. Peleemos por comisiones de salubridad e higiene en los distintos hospitales y clínicas para que seamos las y los trabajadores quienes decidamos las condiciones en las que vamos a trabajar. Nosotros somos los únicos interesados en una verdadera salud al servicio de las necesidades de la comunidad.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias