×
Red Internacional

La prórroga sería hasta el 31 de mayo y se oficializará a través de un decreto este jueves. En plena segunda ola, el fin de la medida serían intentar contener despidos masivos, pero exceptúa a la construcción. Sin embargo junto a otros ataques a los trabajadores, las patronales siguen despidiendo.

Miércoles 21 de abril | 21:58

Una vez más sería extendida la medida que prohíbe los despidos sin causa justa y establece la doble indemnización con tope de $ 500 000. A pesar de haberse impuesto al comienzo de la pandemia en el país, las patronales la incumplieron desde el primer momento. Frente a las restricciones a las actividades económicas consecuentes del ASPO, las suspensiones con rebajas salariales se volvieron una herramienta utilizada por las patronales para descargar el costo de la crisis sobre los trabajadores.

Te puede interesar: El impacto del primer año de la pandemia en la clase trabajadora

En el decreto que sería publicado este jueves, con la firma de Alberto Fernández, esta vez se excluye al sector de la construcción. Es decir que los trabajadores de ese sector podrán ser aún más fácilmente despedidos por sus empleadores. Una rama que presenta altos niveles de informalidad, y bajos salarios.

Los casos de Dánica, Garbarino, Hospital Larcade, Arrebeef, Latam, Aegis, por tan solo nombrar algunos, son un ejemplo de que el decreto presidencial es insuficiente para impedir que los empresarios eliminen puestos de trabajo en sus empresas e industrias. En esos lugares fueron sus trabajadores quienes se organizaron para defender fuentes de trabajo.

El caso de Techint con 3.000 despidos a poco de anunciarse la medida por primera vez en 2020 fue un aviso de cuánto acatarían la medida las patronales en el país.

El deterioro en las relaciones laborales acarreaba hasta el inicio de la pandemia una caída sostenida, mes tras mes, desde abril del 2018 hasta inicios del 2019. Ante este escenario, incluso las estimaciones de crecimiento más optimistas, que se ubican en el orden del 5% y 6% para el 2021, no alcanzan siquiera a compensar la contracción del 2020, sino que consolidan aquella caída acumulada.

Según el Observatorio de Despidos durante la Pandemia de La Izquierda Diario, en lo que respecta al mercado de trabajo local se pueden observar algunos datos. En base a algunos indicadores previos al inicio de la pandemia, la tasa de desocupación era de 8.9 %, y la tasa de empleo en 43 % y la tasa de actividad se ubicaba en 47,20%. De la comparación interanual a marzo de este año se observa que la tasa de desocupación creció en 2,1 (11%), constituyéndose en la más alta de los últimos cuatro años, y la tasa de empleo sufrió una contracción de 2,9 puntos (40,1%).

Actualmente 2,9 millones de trabajadores se encuentran desempleados si se toma en cuenta el 11% de desocupados mencionados a nivel nacional y aquellos trabajadores desalentados a la búsqueda de empleo por la pandemia pero disponibles para trabajar en cualquier otra circunstancia. En 202 hubieron 220 mil trabajadores desocupados más que en el 2019.

Te puede interesar: Mercado de trabajo: ¿qué dicen los números del INDEC?

La crisis social, económica, sanitaria y política actual tiene consecuencias que impactan de forma directa en la vida de los trabajadores. Los empresarios cuentan con un amplio repertorio de estrategias, unas más abiertas, otras más veladas, para que la crisis la paguen los trabajadores. Lo que implica que diariamente se vean afectados por despidos, suspensiones, malas condiciones laborales, rebajas salariales, endeudamientos de pagos, entre otras estrategias de ataque a los trabajadores. El Gobierno Nacional lejos de recuperar el poder adquisitivo de la clase trabajadora, se limitó a medidas paliativas que no hizo cumplir, como la prohibición de despidos en 2020, la eliminación del IFE, y permitir en los hechos la avanzada empresarial.

En este contexto es que, al preguntarnos qué pasa con la clase trabajadora, encontramos que estamos asistiendo a un período de aumento de la conflictividad laboral, con características propias como: fenómenos de autoconvocados, métodos radicalizados de lucha, la coordinación entre sectores, la emergencia de sectores precarios.

Te puede interesar: Informe especial: ¿qué está pasando con la conflictividad laboral en la pandemia?https://www.laizquierdadiario.com/I...




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias