×
×
Red Internacional

Fiscalización con trampas. Auditarán las cuentas de la corona española pero sigue decidiendo el rey

Una reforma mínima que, bajo el discurso de defensa de la transparencia, busca blanquear la imagen de la cuestionada monarquía.

Jueves 28 de abril | 09:57
Alcalá de Henares (Madrid), 22/04/2022.- Los reyes junto al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d), al término del acto de entrega del Premio Cervantes a la escritora uruguaya Cristina Peri Rossi que ha tenido lugar este viernes en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares. EFE/Ballesteros

El martes se aprobó un Real Decreto en el Consejo de Ministros español por el que se reforma la estructura y funcionamiento de la Casa Real; un decreto que no es más que un lavado de cara a la monarquía corrupta. Se impone así la fiscalización de las cuentas de la monarquía, pero con trampa: estas no pasarán por las Cortes, las cámaras parlamentarias españolas.

Los presupuestos de la Zarzuela serán ahora auditados por el Tribunal de Cuentas, como el resto de los presupuestos de los organismos estatales. Sin embargo, los de la Casa Real no se someterán a debate en el Congreso ni en el Senado. La excusa del Gobierno es que el Parlamento no tiene competencias para controlar las cuentas del Rey.

Las auditorías, por tanto, se limitarán a indicar si las cuentas dan fidedigna cuenta en términos generales de la situación financiera de la Casa Real a partir de 2023. Una reforma mínima que, bajo el discurso de defensa de la transparencia, es otra forma de blanquear la imagen de una monarquía muy cuestionada.

Esta semana precisamente se conocía la noticia de que el rey declaraba 2,5 millones de euros de patrimonio, aunque negaba la posibilidad de hacer público el de la reina Leticia. Las cuentas son bastante cuestionables: para conseguir esa fortuna, el rey habría tenido que ahorrar el 90 % de su sueldo. Además, se ha anunciado un aumento del 2% en su sueldo para el próximo año.

Pero no explicaba el monarca qué pasó con los 2.000 millones de su padre, el emérito Juan Carlos I, que sigue siendo un secreto de Estado. Sin embargo, la Casa Real ha querido vender una imagen de transparencia y el Gobierno no contempla la posibilidad de obligar a la Zarzuela a volver a hacer público su patrimonio en el futuro.

Además, la fiscalización solo afecta a una parte de su presupuesto, los 8,4 millones asignados por los Presupuestos Generales del Estado, siendo la mayor parte de su presupuesto dotado por diferentes ministerios, que ya son auditados por el Tribunal de Cuentas. Otro ejemplo de cómo la medida es un lavado de cara sin repercusión real.

Por otra parte, mientras se mantenga la inviolabilidad del monarca y la total impunidad ante los casos de corrupción del emérito, toda medida de transparencia camuflada de “buena fe” del Rey es papel mojado.

El Real Decreto (pactado con el PP) no puede esconder el escándalo de que la Fiscalía haya decidido cerrar las diligencias sobre la fortuna en el extranjero del rey Juan Carlos. Tampoco resuelve esto el hecho de que Felipe VI salga como beneficiario de una offshore.

Lo que parece claro es que a la monarquía se la sacará de sus sillones con lucha. Porque ni el gobierno “más progresista de la historia” quiere tomar medidas reales contra la Corona, que tiene a todo el Régimen del 78 de su lado.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias