Sociedad

CIENCIA

Así se le "toma" una foto a un agujero negro

La histórica imagen del agujero negro que salió a la luz este miércoles ha causado impacto dentro y fuera de la comunidad científica. Esta imagen es el resultado del trabajo conjunto de ocho observatorios de radio conectados en todo el mundo tomaron datos durante cinco noches de 2017 dentro de un período de 10 días.

Jueves 11 de abril

Luego de la gran expectativa que generó en días recientes el anuncio de la publicación de la primera imagen real de un agujero negro, la mañana de este miércoles conocimos la histórica fotografía de los científicos que integran el internacional Event Horizon Telescope (EHT).

Esta imagen es el resultado de la intensa colaboración internacional que combinó señales de ocho observatorios situados en diferentes partes del mundo y se dedicó a observar el agujero negro supermasivo situado en el centro de la galaxia Messier87 o M87, situada a 53,3 millones de años luz de la Tierra.

Así, el Event Horizon se conformó con ocho observatorios de radio conectados en una red masiva que se extiende por todo el mundo, tomaron datos durante cinco noches de 2017 dentro de un período de 10 días. Y recién ahora pudieron procesar correctamente los datos recabados y obtener una sola imagen, gracias al algoritmo desarrollado por Katie Bouman.

"Hemos transformado un concepto matemático, algo que se explica con fórmulas en una pizarra, en un objeto físico que se puede observar", explicó el italiano Luciano Rezolla, profesor de Astrofísica de la Universidad Goethe de Fráncfort y parte del equipo científico responsable del hallazgo.

El agujero negro en el corazón de M87 está en el cercano cúmulo de galaxias Virgo y es 6.500 millones de veces más masivo que el Sol. Observarlo desde la Tierra es comparable a divisar desde la Luna una pelota de tenis en la superficie de nuestro planeta, según expertos, debido a un fenómeno físico llamado difracción, existe un límite al tamaño de los objetos distantes que se pueden ver: cuanto más pequeños o lejanos sean, mayor es el telescopio necesario.

Pero para observar el agujero negro en esa longitud de onda, sería necesario un radiotelescopio del tamaño de la Tierra. Por eso se creó la red de telescopios del EHT, que unifica los datos provenientes de antenas en EE UU, México, Chile, España y la Antártida, mediante un proceso llamado interferometría.

El resultado fue una cantidad enorme de datos recolectados por todos los observatorios que juntos sumaban cuatro millones de gigabytes en total. Un superordenador combinó todas las observaciones, espaciando la reproducción de los distintos telescopios para tener en cuenta la diferencia horaria entre la llegada de las ondas electromagnéticas a cada uno. Luego, astrónomos e ingenieros informáticos analizaron los datos durante dos años.

"La primera imagen de un agujero negro revelada esta mañana constituye la prueba más directa jamás obtenida de la existencia de estos cuerpos celestes", explicó el astrónomo Frédéric Gueth, director adjunto del Instituto de Radioastronomía Milimétrica de Europa, que participó en el proyecto EHT.







Temas relacionados

Ciencia   /    Astronomía   /    Ciencia y Tecnología   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO