Juventud

CIUDAD DE BUENOS AIRES

Asbesto en el Lenguas Vivas: la comunidad educativa duda de los controles

Hace varias semanas, estudiantes y docentes denunciaron la presencia de Asbesto en la institución después de que se confirmara la presencia de este material en las cañerías. Sin embargo las autoridades decidieron volver a clases.

Lunes 4 de noviembre | 19:18

Es el mismo material que se halló en el subte B y pone en riesgo a diario la vida de trabajadores y usuarios, caso que sólo se comenzó a investigar a partir de la denuncia y pelea de los trabajadores del subte. Lo mismo sucede en el Lenguas Vivas.

Se dió a conocer un documento del Gobierno de la ciudad que estipulaba el retiro de la caldera del colegio para el verano de 2020. Pero los estudiantes denuncian que esta se retiró durante las vacaciones de invierno y sin presentar los certificados que la ley obliga.

También el ministerio de Educación de la ciudad emitió un comunicado destinado a las familias, asegurando que no había peligro alguno. Pero la comunidad educativa denuncia que este comunicado llegó cuando en simultáneo se estaban realizando los controles en el colegio. Otro hecho que generó desconfianza en el control, es que la rectora del colegio se tomó licencia durante el conflicto.

Actualmente hay zonas restringidas del establecimiento como por ejemplo el archivo, pero se denuncia que la restricción no fue hecha adecuadamente trabajadores y alumnos siguen expuestos a material cancerígeno.

Te puede interesar: La Salud no viaja en subte: Confirman 11 casos de trabajadores con asbesto cancerígeno

El Gobierno porteño debió acceder a realizar nuevos controles cada 15 días con la participación de un perito de parte de la comunidad educativa y retirar las cañerías a más de 5 metros de altura durante el verano.

En comunicación con este medio, Violeta, alumna del Lenguas Vivas, comenta: “Yo creo que lo más importante de destacar es que nuestro colegio es muy privilegiado. Estamos en Retiro, muy cerca de Recoleta, con un muy buen nivel académico e historia, pero aún así nos encontramos con este tema del asbesto, además de escapes de gas y monóxido de carbono, tenemos una escalera cerrada hace más de dos años por peligro de que se caiga, a nuestres profesores no les pagan las horas de un plan educativo que impusieron sin planificación, hay goteras, cortes de luz, y otras cosas que te hacen pensar, si así de mal estamos nosotres, ¿qué pasa con los demás colegios, los que no están en las zonas privilegiadas? Creo que hoy más que nunca tenemos que luchar para defender la escuela pública en todo el país.”

Lo que queda en evidencia es que tanto el ministerio de educación porteño, como el Gobierno de Larreta, se preocupan mucho más por el inicio de clases que por la salud de alumnos de nivel secundario, primario y terciario, y de todos los trabajadores de la educación. Se demuestra también que sólo se puede lograr una educación de calidad en condiciones dignas, como dice Violeta, cuando la comunidad educativa se organiza para defender la educación pública, porque las prioridades del gobierno de la ciudad son seguir manteniendo y profundizando los negocios de un pequeño grupo, a costa de la salud y la educación de las grandes mayorías.







Temas relacionados

Asbesto   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO