×
×
Red Internacional

La pelea en defensa de la escuela del Hospital Fiorito sigue tomando repercusión luego del corte en el Puente Pueyrredón junto a organizaciones solidarias. El gobierno abrió un diálogo pero se niega a tomar el pliego de demandas votado en asamblea. ¿Cómo sigue el plan de lucha?

Escuchá esta nota
Viernes 26 de agosto | 21:10
Sebastián Linero - Enfoque Rojo

Luego de la movilización que culminó con un corte en el Puente Pueyrredón, se acercaron a la toma una delegación de representantes del gobierno de Axel Kicillof entre los que se encontraban Gastón Alfonso, Director de Infraestructura del Ministerio de Salud y Agustín López, Jefe de Gabinete de la Dirección de Hospitales. Esta visita representa un paso adelante en el reconocimiento de la pelea que vienen dando, buscando el apoyo de la comunidad y rompiendo el cerco mediático para que los escuchen. Sin embargo, sus demandas no fueron reconocidas.

Es que el Gobierno todavía no ha convocado a una mesa de diálogo formal con los representantes de la asamblea de estudiantes y docentes, para discutir de manera seria el pliego de demandas que plantean. La política que tienen hacia este conflicto es parte de algo más general, tiene que ver con el ajuste a los más pobres. Esto se expresa en el recorte que hizo Massa a los presupuestos de salud, vivienda y educación. Son 10 mil millones de pesos lo que representa el recorte en el área de salud. El ataque que recibe todo el pueblo trabajador tiene como primer objetivo imponer un plan de grandes recortes, que tendrá graves consecuencias. Las exigencias del FMI implican ajustar hacia abajo mientras se benefician los de arriba.

Ellos insisten con la propuesta de repartir las cursadas dentro del hospital, en aulas que no están equipadas y tampoco tienen las comodidades que necesitan para sus estudios. Si bien la propuesta ya era conocida y rechazada por la mayoría de los estudiantes y docentes, esta vez luego de su visita por la escuela, las autoridades decidieron enviar una carta formal con la promesa de incluirlos en el Proyecto Nueva Escuela, para construir el lugar de estudios en el edificio de la actual morgue. Pero no mencionan en qué plazos estaría construida.

Según lo mencionado por Macarena, una de las voceras y estudiante de 2do año entrevistada por este medio, “en el aula magna siempre se llueve, hemos encontrado descartadores, sábanas sucias y nadie limpia. Tenemos que pedir por favor que limpien. En el aula de gastro tenemos que compartir el baño con los pacientes que tienen patologías. Ninguna de las aulas tiene pizarrón. El año pasado cursamos en el aula magna y las mesas eran camillas”. Queda en evidencia la maniobra que el gobierno intenta realizar. “Le pedimos por escrito al señor Agustín López donde diga todo lo que prometieron, pero en la hoja dice que estamos haciendo un curso cuando en realidad hacemos una tecnicatura. Nada de lo que se arregló estaba en el papel. Me increparon preguntándome de qué curso era yo, al responder que era de 2do año me preguntaron por qué estoy luchando si yo nunca iba a ver esa escuela. Es decir que esto no se va a hacer en seis meses como dicen”.

La asamblea es el método que encontraron docentes y estudiantes para definir cómo continuar. El ejercicio de discutir la opinión de cada miembro de la comunidad educativa, elegir a los representantes que se sentarán a negociar con las autoridades, y todas las cuestiones, se discuten en las asambleas. Se convirtieron hoy en el lugar donde se refuerza la importancia de la unidad. Son democráticas porque todos tienen voz y voto, si surgen opiniones diferentes es allí donde las discuten y se resuelve con votación. Es un espacio vivo de diferencias, cruces de opiniones, y todos pueden decidir sobre el destino de su propia lucha.

En estas instancias ya se han establecido comisiones de prensa para difundir el conflicto, de solidaridad para buscar el apoyo de otros sectores, entre otras. Allí se rechazó la propuesta del gobierno y se mantienen firmes con su pliego de demandas. Movilizar y realizar el corte del Puente Pueyrredón fue también una decisión votada por unanimidad, donde los acompañaron distintas organizaciones sociales, sindicales y políticas como el CEPRODH (Centro de Profesionales por los Derechos Humanos) quienes pusieron a disposición sus conocimientos para que su pelea triunfe. Fue luego de esta instancia que el Gobierno tuvo que aparecer.

Dentro de sus reclamos se encuentra el rechazo a la demolición; la continuidad pedagógica, apertura de la cohorte 2023 ; edificio propio y único con mejoras edilicias; alta inmediata de los docentes y pago de los salarios adeudados. Por último, se definió reforzar la solidaridad con otros sectores y buscar más adhesiones a la lucha, además de realizar un Festival Solidario el domingo 4 de Septiembre.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias