Cultura

TRIBUNA ABIERTA

Arte público e ideología de las clases

Tenemos un estilo muy particular queriendo por medio de las imágenes crear conciencia. Es sabido que las imágenes crean símbolos que pueden influenciar, educar, sugestionar, hacer pensar, dar placer, etc…y que además el arte crea mundos y devela realidades; y más aun el mensaje de dichas imágenes artísticas pueden adquirir masividad si están emplazadas en la esfera de lo público.

Viernes 19 de agosto de 2016 | Edición del día

Con la llegada a América Latina del arte de Vanguardia de principios del siglo XX los cambios en la forma de representar en el arte americano han sido muy significativas, pero hubo un movimiento que surgió especialmente para ser considerado como el más influyente en México: el Muralismo. Tuvo desde sus comienzo un impulso estatal, al ser derrocada la dictadura de Porfirio Díaz, las burguesías se montan sobre la bronca popular y ensayan una salida nacionalista; “se ha buscado que ese nacionalismo, al diluir las diferencias de clases, lingüísticas y étnicas en la conciencia de una unidad superior, reúna a todos los sectores sociales en el proyecto de desarrollo capitalista. La fuerza de esta ideología, junto con otras formas de control político, ha sido tan poderosa que hasta pudo permitir dentro de edificios gubernamentales pinturas que acompañan la consagración de la historia nacional con mensajes claramente proletarios”. (En García Caclini, “Arte Popular y Sociedad en América Latina”, pág. 103)

Lo significativo de todo esto es poder desprendernos del concepto de Muralismo el cual como ideología históricamente ha cumplido su ciclo, resulta conveniente denominar a toda manifestación que surja en la calle Arte Público o Arte Urbano, ya que lo público está constituido por el Estado, el actor social de más peso por el tipo de intervenciones que realiza, pero en articulación con otros actores como lo son la sociedad civil, el sector privado y los particulares. Dependiendo de la conciencia que tenga el artista como agente ideológico es necesario convencernos cada día más que las calles son nuestras y así demostrar que por medio del arte podemos vencer esa barrera que simboliza lo privado.

Es menester conceptualizar al arte como una superestructura, confiando en su autonomía para poder crear conciencia por medio de las imágenes, cuando me refiero a autonomía apunto a romper con la dependencia que tiene hoy en día el arte como mercancía de un sistema capitalista que lo legitima, llevar el arte a las calles no es tarea sencilla si ese tipo de mensaje estético pretende acompañar la lucha de los trabajadores, es necesario al respecto comprender que la obra deja de ser un sistema cerrado para convertirse en un dispositivo del sistema social. El Arte Público ha de ser entonces un “arte contextual” que se rija por su contexto y la realidad; ha de reflejar en resumidas cuentas un realismo social.

«Lo importante es que todavía los artistas tenemos ciertas libertades, como para ir a las calles, "asaltarlas", apropiarnos de ese espacio»

Al analizar qué es lo que se expresa en asuntos de mensajes artísticos en las calles bahienses, caigo en asumir que también soy responsable de que vivimos en una ciudad que esta silenciada, una ciudad que esta manejada por un intendente que declaró en el acto de los festejos del 113º aniversario de Cabildo el ultimo 15 de Julio, que “Cabildo es un ejemplo a seguir para el resto de Bahía Blanca, ya que es un pueblo muy tranquilo y que se ve reflejado en sus calles, acá no se ve un grafiti o las paredes manchadas, está todo blanco y prolijo…”. Es por este motivo que me siento en parte responsable, pero lo importante es que todavía los artistas tenemos ciertas libertades, como para ir a las calles, “asaltarlas”, apropiarnos de ese espacio y hacerlo en parte de todos a la vez, plasmando una obra que pese o que tenga alguna significancia en el inconsciente colectivo de nuestra ciudad y poder combatir entre otras cosas a la publicidad o a aquellos mensajes que le dan sentido y fortalecen los gobiernos de turno.

«Invito a todos aquellos artistas que se sientan comprometidos con la lucha a que continuemos creando conciencia e ideología; ya que el arte es una herramienta muy poderosa»

En conclusión invito a todos aquellos artistas que se sientan comprometidos con la lucha a que continuemos creando conciencia e ideología; ya que el arte es una herramienta muy poderosa que ha sabido acompañar históricamente a la evolución del hombre, reflejando su conducta. Superemos de una vez por todas las opresiones y hagámoslo entre otras cosas con la ayuda del arte. Empecemos a demostrar el poder que tiene el artista, que con su obra supo ganarse el privilegio de ser llamado genio, mesías, demiurgo, etc... y dependiendo del lugar que cada uno sepa asumir o del lado que prefiera estar tome las riendas; en este caso en particular yo recomiendo despojarnos de lo espiritual y materialicemos el mensaje artístico en las calles de esta ciudad tan castigada por la desigualdad, la contaminación, la precarización laboral, la decadencia de la escuela pública, la trata de personas, entre otros grandes flagelos que configuran la realidad en la que vivimos.







Temas relacionados

Ideología   /    Arte Popular    /    muralismo   /    Profesores   /    Arte y política   /    Artes visuales   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO