×
Red Internacional
La Izquierda Diario

El mismo día en el que el frigorífico empieza a producir incorporando a algunos pocos trabajadores, la justicia envió a pedido de la patronal notificaciones de citaciones judiciales para instalar el miedo y presionar para que se acepten despidos ilegales. No hay que permitirlo.

Martes 6 de abril | 00:46

Los trabajadores denunciaron salarios por debajo de la pobreza. Denunciaron maltrato del personal jerárquico y acoso sexual a las obreras. Denunciaron también que el sindicato les impedía elegir a sus representantes, derecho consagrado en la Constitución Nacional. La empresa, pese a la prohibición de despidos vigente y violando la Conciliación Obligatoria, megáfono en mano anunció el despido de mil trabajadores y amenazó con cerrar el frigorifico. Actuando como un empleado de la patronal, la justicia no solo permitió todas estas ilegalidades sino que ahora busca sembrar miedo entre los trabajadores, citándolos para imputarlos y amdrentarlos.

Te puede interesar: EMPRESARIOS EVASORES Y FUGADORES.El dueño de Arrebeef tiene una firma offshore en Panamá

Bajo la carátula de amenazas, buscan sembrar el miedo para que los laburantes acepten los despidos. Es un verdadero chiste: el único que amenazó fue Hugo Borrel, que amenaza diariamente como un patrón de estancia, maltratando y chantajeando a sus empleados desde hace décadas. La Federación de la Carne juega un rol cómplice: acordó con la empresa dejar a los compañeros afuera, y deja correr y avala la criminalización sobre quienes lucharon. ¡Quienes deberían defender a los trabajadores actúan también como voceros de la empresa!. "Los dueños del frigorífico los denunciaron por tomar la empresa y desacato. No podemos defenderlos ya que cuentan con una denuncia penal y ellos tendrán que solucionar el problema individualmente”, declaró Elías Brica -Balú- a la Radio Meta FM. La Federación no puede permitir este ataque: tiene que rechazar los despidos y garantizar la defensa de los compañeros poniendo sus abogados a disposición.

Te puede interesar: Del Caño sobre índices de pobreza: "No todo se explica por la pandemia"

La Unidad Funcional de Instrucción n° 4 de San Nicolás, dirigida por los agentes fiscales Omar Ariel Tempo y Jorge Pablo Leveratto, junto a la Ayudantía Fiscal Ramallo del departamento judicial de San Nicolás le notificaron a los trabajadores del frigorífico que serán imputados. Es un operativo judicial para meter miedo, amedrentar a los laburantes y presionar para que acepten los despidos. Esos funcionarios judiciales que siempre son tan "valientes" con las familias trabajadoras y tan cobardes con empresarios que hacen lo que quieren. Una Justicia al servicio de los ricos.

Hay que unir a todos los sectores que son criminalizados por la justicia, frente a justos reclamos de los trabajadores. Los laburantes de Hey Latam Rosario, que se encuentran ocupando la empresa frente al cierre, comienzan a denunciar esta situación y convocan a un encuentro de coordinación de todos los sectores en lucha y en rechazo a la criminalización de las patronales y la justicia; un ejemplo a seguir. En Pérez Millán hay fuerzas para ganar; con unidad entre todos los sectores, efectivos y contratados, y resolviendo en común que medidas de lucha se puede frenar el ataque de la patronal y lograr el reingreso de todos los trabajadores.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias