Según la Cepal Argentina está en el podio del aumento de la desigualdad en la región

Según el informe, en Argentina la desigualdad se incrementaría al menos un 6 % como consecuencia de la pandemia. La cifra muestra quiénes ganaron y perdieron durante la cuarentena con las medidas adoptadas por el gobierno.

Lunes 3 de agosto | 17:06

Foto: El Cronista

Los datos surgen del el último informe conjunto de la Comisión Económica para América Latina (Cepal) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Argentina se encuentra entre los tres países donde la desigualdad económica y social golpeará con mayor fuerza, junto con Perú y Ecuador. La medición es realizada por medio del índice Gini, según el cual se considera que una variación de dos puntos equivale a una transferencia de riqueza del 7 % del sector más pobre al sector más rico.

En un segundo escalón se encuentran México, El Salvador, Chile y Brasil, que tendrán subas de entre 5 % y 5,9 %. Mientras que los menos afectados en términos de desigualdad por la pandemia son Paraguay y Guatemala, entre un 1 % y 1,9 %. La Cepal había pronosticado hace unos días una caída del PBI para la región entre un 9,1 % y un 10,5 %, con una pobreza del 37,3 % y un desempleo del 13,5 %.

Los datos que surgen en el informe de la Cepal, muestran que el discurso oficial, según el cual la prioridad estaba puesta en quienes “más lo necesitan”, en contraposición a “los vivos de siempre” que “siempre ganan”, fueron solamente palabras. Los hechos y las medidas que se tomaron (y las que no) mostraron que detrás de ese discurso, el eje del Gobierno estuvo en garantizar las ganancias del empresariado, a costa del salario, desempleo y pobreza de la mayoría trabajadora.

Los anuncios que podrían llegar a representar algún tipo de garantía para los trabajadores como la prohibición de despidos o el impuesto a las grandes fortunas, quedaron en la nada. El primero fue abiertamente ninguneado por los empresarios que avanzaron en las desvinculaciones y no renovaciones de contratos, fue emblemático el caso de Techint de Paolo Rocca despidiendo luego del decreto a 1500 empleados.

Leé también La culpa no es del virus

Al día de hoy son más de cinco millones las personas afectadas por despidos, suspensiones o ataques salariales durante la cuarentena, según los datos de la investigación del Observatorio de La Izquierda Diario. Por el lado del impuesto a las grandes fortunas, éste finalmente quedó en la nada y en el último tiempo ni siquiera ya se habla de que vaya a ser presentado en algún futuro. El único proyecto presentado al respecto es el del Frente de Izquierda Unidad.

Leé también ¿Qué pasa con el impuesto a las grandes fortunas?

Dos medidas pilares del plan de Alberto Fernández para la crisis profundizada por la pandemia del Coronavirus fueron los ATP y el IFE. El primero fue directamente a subsidiar a las empresas para pagar el salario a sus empleados, incluso alcanzó a varios CEOS y a empresas que no pudieron demostrar que tuvieran crisis alguna.

Mientras que el IFE, destinado a las familias que no pudieron obtener ingresos o los vieron reducidos durante la pandemia, consistió en un monto de $10.000, cuando según el propio Indec una familia necesita $43.000 para no ser pobre.

No se puede dejar de mencionar la suspensión de la movilidad jubilatoria que decretó el gobierno, afectando así a 2 millones de adultos mayores, uno de los sectores de la clase trabajadora que realmente “más lo necesitan” y menos tienen.

El caso del amague y retroceso de la expropiación de Vicentin, mostró también cómo el Gobierno optó por priorizar los intereses de quienes más tienen y dejar tranquilos a los empresarios “que siempre ganan”.

Por si fuera poco, actualmente el gobierno se encuentra negociando con los acreedores internacionales la “deuda odiosa”, ilegal e ilegítima, por la cual ya destinó 2.000 millones de dólares en lo que va de la pandemia.

Son miles de millones de dólares que podrían haberse utilizado entre otras cosas a garantizar un salario de emergencia de $30.000 para todos los que lo necesiten. Una medida tan elemental como esa hubiera atenuado al menos parcial y provisoriamente la desigualdad que hoy se ve reflejada en el informe de la Cepal para la región.







Temas relacionados

Impuesto a las grandes fortunas   /    Ingreso Familiar de Emergencia   /    Covid-19   /    Pandemia   /    Vicentin   /    Coronavirus   /    ATP   /    Reforma jubilatoria   /    Argentina   /    Alberto Fernández   /    Ley de Movilidad   /    CEPAL   /    Pobreza   /    Desigualdad   /    América Latina

Comentarios

DEJAR COMENTARIO